lunes, 20 de marzo de 2017

La ciudad sin judíos: el libro que predijo el holocausto (I)



          El ensayo de hoy versa sobre cómo una sátira es convertida en tragedia por la crudeza de la realidad, y cómo los escritores son, irremediablemente, la voz de la sociedad. Hugo Bettauer probablemente no imaginaba que La ciudad sin judíos era una predicción (muy optimista) de lo que estaba a punto de pasar en Europa. Esta novela cuenta la historia de los estragos que supone para la Viena de los años 20 la expulsión de todos los judíos, de las consecuencias que eso acarreará para todos, y de cómo un joven judío llamado Leo Strakosh usa su ingenio para tratar de recuperar su vida en su ciudad natal, y sobre todo, para poder casarse con su prometida.
          Vayamos primero al contexto histórico durante el cual Bettauer escribió su historia. La guerra austrohúngara de 1914 supuso un punto de inflexión tanto en la historia europea como en la austriaca, lo que provocó no solo miles de inválidos y desempleados en las calles, sino un auge de ideologías extremas. Hasta 1922, justo cuando Bettauer publica su libro, podemos resumir la historia de Austria en desórdenes sociales, inestabilidad política, fluctuaciones en el cambio de moneda, recortes en gasto públicos, reducción de empleo, y enfrentamientos entre socialcristianos y socialistas. Como podréis ver, no hay nada que nos resulte familiar. Dentro de este caos económico y social, había una minoría que, de una manera u otra, parecía no tener ningún problema para subsistir mientras el resto de la población se hundía en la miseria, y esa minoría eran los judíos.

Viñeta antisemita de los años 20

          Antes dije que Bettauer escribió una sátira sobre la situación en Austria respecto a los judíos, y en una sátira convierte el por qué del odio hacia ellos: usureros, ambiciosos, conspiradores, tiranos, pero sobre todo, brillantes y poderosos. De hecho, hubo ciertos momentos en los que se podría considerar que el autor pecaba de prepotente al calificar a los judíos como superiores en prácticamente cualquier ámbito de la vida vienesa, ya fuera ámbito económico o cultural, pero bajo una lectura aguda no es difícil llegar a la conclusión de que las paradojas que el autor usa respecto a los judíos no tienen más ánimo que parodiar los clichés (ciertos o no) que sobre ellos recaían, y que como Bettauer predijo, les llevarían a la penosa condición de apestados. Y sin embargo, parece que el autor escondía un buen as debajo de la manga:

       "Con su enorme agudeza intelectual, con su sentido cosmopolita desligado de toda tradición, con su elegancia gatuna, su relampagueante rapidez de captación, con sus capacidades agudizadas por una opresión milenaria, nos han derrotado, se han constituido en señores y se han apoderado de toda nuestra vida económica, intelectual, y cultural."

       Estas son palabras dichas por el canciller que deseaba imponer la ley anti-judía, un hombre que bien podía haber sido el Hitler austriaco. ¿Pero acaso Hitler diría que los judíos eran tan inteligentes, cosmopolitas, rápidos, y agudos que había que expulsarlos inmediatamente del país? El nazi que se atreviera a decir tal cosa hubiera sido acusado de simpatizante judío al momento. No olvidemos que lo que se promulgaba durante la época nazi era la inferioridad del pueblo judío respecto a la raza aria, uno de los motivos principales por los que los campos de concentración fueron preparados.

Estas eran las bases del nazismo sobre la raza

      Con la cita antes mencionada, Bettauer está siendo muy sagaz con lo que según él consideraba que era el verdadero motivo del antisemitismo, y es la envidia. En el libro nos vamos a encontrar que los judíos eran los periodistas más hábiles y perspicaces, que el poderío cultural de Austria estaba en sus manos, y que la riqueza que el país en general disfrutaba era gracias a su talento para las finanzas. Aquí nos podemos plantear entonces dos preguntas: ¿estaba siendo Bettauer prepotente respecto a su propia condición de judío, o simplemente mostraba lo que no se podía confesar en voz alta? Son solo dos interrogantes, pero son demasiado complejos como para figurarse cuál era la intención del autor mostrando el antisemitismo de esta manera. Solo una cosa es cierta, y es que lo único que Bettauer podía ganar publicando un libro así en un ambiente abiertamente hostil contra el judío eran persecuciones, con lo que podemos concluir que no necesitó acudir a la memoria histórica para denunciar lo que él consideraba un trato degradante por parte de la sociedad, sino que simplemente escribía la información del ambiente en el que vivía.
          En la segunda parte hablaré sobre el efecto que tuvo la ley anti-judía en toda Austria, y de cómo Leo Strakosh se convierte, casi sin quererlo, en el ejemplo de una de las acusaciones más extendidas contra los judíos: conspirador.
          Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
https://www.libreriaalberti.com/libros/la-ciudad-sin-judios/9788437635989/

https://es.pinterest.com/chrvosco/history-people-and-ideas/

https://pt.slideshare.net/charela01/hitler-y-el-nazismo

lunes, 13 de marzo de 2017

Preguntas que debes hacerte sobre el Deuteronomio (III)


          En la segunda parte de esta serie, había demostrado cómo el proceso de destrucción de los pueblos que habitaban Canaán se asemejaban a las acciones terroristas a la hora de destruir una cultura por completo, pero nos faltaba la pieza más importante de todo el puzzle: ¿por qué razón Dios ordenó su destrucción con esa virulencia? La razón era que estos pueblos adoraban a sus dioses mediante sacrificios humanos (la imagen de arriba muestra el sacrificio de un niño a un dios cananeo de nombre Moloc), y lo justo era que esa maldad fuera erradicada por parte de los israelitas. Esta razón nos puede parecer justa para entender el ataque a esos pueblos, pero teniendo en cuenta las órdenes que hasta ahora ha dispuesto Dios para los israelitas, lo que también vamos a entender es que lo que Dios castiga no es el acto del asesinato en sí, sino los motivos. En la última parte había explicado que el castigo a los hijos desobedientes era la muerte a pedradas por parte de los hombres del pueblo, de modo que lo que Dios entiende por maldad es que se sacrifique a un ser humano a otro dios, pero en cambio las penas de muerte a los hijos rebeldes son actos de justicia. Se repite exactamente la misma historia con el esclavismo, no se trata del acto de esclavizar en sí, se trata de quién es esclavizado; por esa razón, a pesar de que los israelitas fueran liberados de la esclavitud en Egipto, Dios les da el derecho de tener esclavos de otras regiones. De todas maneras, esta no va a ser la última vez que seamos testigos de la malicia de Dios.

"El castigo colectivo es un crimen de guerra"

          En el Deuteronomio 24 vamos a ver cómo Dios se retracta del castigo colectivo (la familia de Coré lo sufrió):

          "Los padres no podrán ser condenados a muerte a causa de lo hecho por sus hijos, ni los hijos a causa de lo hecho por sus padres, sino que cada uno morirá por su propio pecado."

          Esta prescripción tenía como finalidad oponerse a la costumbre primitiva de extender el castigo a toda la familia del culpable, pero como dice el dicho popular, más sabe el diablo por viejo que por diablo (en este caso cambiad diablo por Dios, aunque la diferencia no es tanta). Leed que las condenas a muerte ya no se aceptan para el castigo colectivo, pero con las maldiciones hay más mano larga, como así se explica en el Deuteronomio 28:


         "Pero si no obedeces al Señor tu Dios ni pones en práctica todos sus mandamientos y leyes que yo te he ordenado hoy, vendrán sobre ti y te alcanzarán todas esas maldiciones. Serás maldito en la ciudad y en el campo. Será maldita tu cesta y el lugar donde amasas la harina. Serán malditos tus hijos y tus cosechas, y las crías de tus vacas, de tus ovejas, y de todos tus animales. Y maldito serás tú en todo lo que hagas."

          Esto es solo un pequeño párrafo, porque toda la lista de desgracias que le caen al que desobedece a Dios rellena dos páginas, y en ese texto también hay espacio para dejar claro que todas esas calamidades son un castigo contundente tanto para el pecador como para su descendencia. No voy a matar a tus descendendientes, pero les haré malditos igual que a ti. No hace falta decir que hubiera sido más piadoso por su parte una condena a muerte que una vida llena de desgracias.



          No puedo acabar este análisis sin hacer esta referencia al Deuteronomio 18:

        "Yo haré que salga de entre ellos un profeta como tú, uno que sea compatriota suyo y que les diga lo que yo le ordene decir, y les repita lo que yo le mandé."

        Eso es lo que Moisés les explica a los israelitas que Dios le ha dicho, que de entre ellos surgiría un nuevo profeta excepcional, como había sido Moisés. Esta es la primera referencia a la venida de Cristo, y quiero destacarla porque él va a ser la representación de Dios en la Tierra, de ese Dios que hemos estado conociendo hasta ahora. Según las acciones de Cristo, y tras haber analizado las acciones de Dios en el AT, estaremos más preparados para considerar si Cristo y Dios son uno, o si estamos hablando de dos personalidades completamente distintas.

Audiolibro: Deuteronomio



Documental: Las advertencias de las profecías de Israel




          Recordad que podéis ver todos los vídeos del blog aquí
          https://www.youtube.com/channel/UCOq0hbMiz_IBW6kIClelOAQ 
         
          Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://www.jesus-is-savior.com/False%20Religions/Wicca%20&%20Witchcraft/bohemian_moloch.htm

http://www.atrio.org/2014/07/algunas-vidas-valen-mas-que-otras/

http://nuevotiempo.org/labibliahabla/2013/02/13/quien-era-cristo/

lunes, 6 de marzo de 2017

En nuestro tiempo: de niño a hombre



       Aunque la mayoría de mis ensayos suelen tener una perspectiva fundamentalmente femenina, ya sea por la temática o por la autora, hoy rescato de entre mis lecturas una que se centra en el universo masculino, y si hay un autor de la masculinidad por excelencia es Ernest Hemingway. En nuestro tiempo es una compilación de relatos cortos donde no solo vamos a encontrar detalles biográficos de su vida, sino que además es todo un recorrido por la vida del personaje principal, Nick Adams, desde la infancia hasta la edad adulta, desde que es un niño hasta que se hace hombre. Durante este proceso, se relacionará con multitud de personas, pero si hay algo que se va a percibir fácilmente es que con las mujeres va a tener relaciones ciertamente complicadas.
          Al igual que todos los niños, una de las relaciones más emocionales durante su infancia es la que tendrá con su madre, y aún así, durante esa época de su vida Nick estará mucho más interesado en las relaciones homosociales entre hombres, y hay una buena razón por la que eso es así. En el relato llamado Campamento indio, Nick es testigo de cómo el control masculino se impone sobre un acto completamente femenino, como es el de dar a luz. La lección que Nick recibe de esto, es que el protagonismo siempre está enfocado en la figura masculina, y en ese caso era su padre el doctor que se hacía cargo de la situación. La mujer india realmente no tenía un rol, ya que lo único que debía hacer era esperar a que llegara el doctor para que su parto fuera más fácil; es más, tras el parto, el padre y el tío de Nick, que también estaba presente en la cabaña donde sucede la acción, muestran una camaradería entre ellos que refuerza el poder de los espacios homosociales masculinos. Y por si os preguntáis por el marido de la mujer india, sí, él también está en el momento del parto, pero es indio; la masculinidad que aquí se muestra tiene que ver con hombres blancos.

Según algunas biografías, a Hemingway le marcó profundamente el carácter autoritario de su madre

          Incluso en el calor del hogar, las relaciones entre hombres y mujeres no eran mucho mejores. En otro relato sobre la infancia de Nick llamado El doctor y la mujer del doctor, la comunicación entre ambos progenitores es nula. Es más, seguramente os hayáis dado cuenta de que el título en sí invisibiliza por completo a la madre de Nick, quien solo se limita a ser la mujer del doctor. No sabemos si ella es muy inteligente, ni lo que tiene que decir, o si es más segura de sí misma que su marido. Desconocemos estos detalles porque dentro del universo masculino que Hemingway crea esto no tiene la más mínima importancia, y no tiene importancia porque según lo que ha aprendido, el pequeño Nick también considera que las mujeres no tienen nada importante que decir. Es por esto por lo que en el relato siempre busca la compañía de su padre por encima de la madre. Este planteamiento que a priori es misógino, puede tener explicación en la infancia de Hemingway, pues no olvidemos que esta serie de relatos bien reflejan la vida del escritor. Crecer viendo cómo su padre era una marioneta en manos de su madre creó en el pequeño Hemingway cierta inseguridad respecto a su virilidad, por tanto, estas historias también deben ser entendidas como una especie de terapia por parte de Hemingway para superar la dependencia hacia su madre. Si la madre es ignorada una y otra vez, no es porque sea inferior ni menos importante, sino porque para el autor es una amenaza a su masculinidad, y por eso Hemingway separa al padre de la madre, porque siente que su libertad es oprimida por ella.

La familia Hemingway al completo

          Por supuesto, esta distorsionada visión sobre las relaciones entre hombres y mujeres le acompañará hasta su juventud. Nick llega a tener una novia llamada Marjorie, pero rompe con ella debido a la influencia una vez más de una figura masculina esencial para él, su amigo Bill. Paradójicamente, gracias a las radicales opiniones que éste tiene sobre el matrimonio, las mujeres y la libertad, Nick empieza a darse cuenta de que no ha pensado por sí mismo ni una sola vez. Esto le lleva a considerar que ha estado ignorando durante demasiado tiempo algo fundamental en la vida de cada persona, sin importar si se es hombre o mujer, y es el amor.
          Es muy importante considerar esto último como conclusión, porque puede que el final último de Hemingway no fuera afirmar que lo más importante en la vida de un hombre fuera su relación con otros hombres, sino tener buenos referentes masculinos a la hora de crear una identidad propia. Aunque también es posible que esté siendo demasiado optimista respecto a Hemingway, debido a la personalidad tan autodestructiva que siempre le caracterizó y que le llevó a suicidarse en 1961, igual que hizo su padre.

Documental: Biografía Ernest Hemingway


          Recordad que podéis ver todos los vídeos del blog aquí
  
          Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
https://es.pinterest.com/sandihemingway/hemingway/

http://www.californiadesertart.com/?p=1803

https://www.nobelprize.org/nobel_prizes/literature/laureates/1954/hemingway-article.html

lunes, 27 de febrero de 2017

Preguntas que debes hacerte sobre el Deuteronomio (II)


          Hay algo que me inquieta y me molesta muchísimo a partes iguales a la hora de hablar de religión, y es el debate que se prepara a la hora de decidir qué religión es mejor y más piadosa que las demás. ¿A qué razones atienden para decir esto? Si se basan en el contenido de sus respectivos libros sagrados, no puedo comprar vocal por motivos como los que se muestran en el Deuteronomio 11 y 13:

      "Destruid por completo todos los lugares donde los pueblos que vais a conquistar adoran a sus dioses: en los montes, en las colinas y bajo los árboles frondosos. Derribad sus altares, haced pedazos las piedras y quemad los troncos a los que rinden culto; destruid las imágenes de sus dioses y borrad de aquellos lugares su recuerdo."

          (En referencia al castigo que hay que dar a familiares o amigos que adoran en secreto a otros dioses) "Ni siquiera tengas compasión de él: no le tengas lástima ni lo encubras. Al contrario, mátalo. Apedréalo hasta que muera, por haber querido apartarte del Señor tu Dios, que te sacó de Egipto, donde eras esclavo."

         ¿Entendéis ahora la imagen del ISIS de cabecera? Estamos hablando de destruir hasta los cimientos culturas distintas a las nuestras, de matar al infiel lapidándolo, y esto no lo he sacado de un panfleto de un grupo terrorista, sino de la misma Biblia. Entonces repito la pregunta, ¿en base a qué la gente decide qué religión es menos violenta y más piadosa? Ya estamos viendo que tomar como referencia los libros sagrados sería un error, así que la única opción es elegir aquellas religiones que mejor se han sabido adaptar con el paso del tiempo; respecto a este último punto, hice una reflexión en la primera entrada sobre el Deuteronomio que cuestionaba muy seriamente el papel de la religión en el mundo actual.

El islamismo y la religión judeo-cristiana no son tan distintas

           Ahora vamos a ver qué nos dice el Deuteronomio 21, 22, y 23 sobre el castigo a los hijos desobedientes, sobre las mujeres que no son vírgenes antes del matrimonio, y sobre el destino de las mujeres violadas respectivamente:

           "Entonces todos los hombres de la ciudad lo matarán a pedradas. Así acabaréis con la maldad que haya en medio de vuestro pueblo y, al saberlo, los israelitas sentirán temor."

          "Pero si resulta cierto que la joven ya no era virgen, la sacarán a las puertas de la casa de su padre y los hombres de la ciudad la matarán a pedradas, por cometer una maldad tan grande en Israel y haber deshonrado la propia casa de su padre. Así acabaréis con el mal que haya en medio de vosotros."

          "Si un hombre se encuentra una muchacha virgen y sin compromiso de matrimonio, y la obliga a acostarse con él, y son descubiertos, entonces el hombre tendrá que entregar al padre de la joven cincuenta monedas de plata; y, como la ha deshonrado, tendrá que tomarla por mujer y no podrá divorciarse de ella en toda su vida."

        Sacado fuera de contexto, a cualquier persona que lea esto le vendrá a la cabeza la Sharia islámica, o las acciones de cualquier grupo extremista, medidas que por desgracia se siguen aplicando en algunas regiones azotadas por el fanatismo religioso. Demostrado queda aquí que las lapidaciones, y la obligación de las mujeres violadas a casarse con su violador son medidas tomadas en primer lugar por la tradición judía. Es por esto por lo que debemos sentirnos muy afortunados de haber nacido en ciertas partes del mundo, donde sí se ha entendido que interpretar la religión de manera literal solo conduce a violaciones constantes de derechos humanos.

         En la última parte del Deuteronomio aclararé los verdaderos motivos por los cuales Dios ordenó destruir los distintos pueblos que habitaban en Canaán.
            Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://eldiariony.com/tema/isis/

https://www.enlacejudio.com/2017/02/13/el-islam-se-esta-fortaleciendo-en-europa-con-la-bendicion-de-la-iglesia/