Entradas

Historias absurdas: Pareja feliz

Imagen
Si todo sale bien, no tendrán hijos. Dedicado a esos Gumer y Nati que todos conocemos.


Todos los comentarios son bienvenidos.

Historias absurdas: Allí arriba

Imagen
En la historia de hoy, vamos a conocer un bar en cuyo interior hay una escalera de caracol que sube (o baja, según la perspectiva) a un lugar de los más curioso


Todos los comentarios son bienvenidos.

Historias absurdas: ¿Te asusto?

Imagen
¿Quién recibe el correo de las 11:30 de la noche? Puede que alguna noche recibas su visita, y por tu bien, necesites hacer lo que él te pide que hagas, si no...


Todos los comentarios son bienvenidos.

Historias absurdas: Día normal

Imagen
Tras unas semanas de retirada temporal, vuelvo para mostraros una novedad en el blog, una colección de historias un tanto absurdas para Youtube de inspiración muy dispar: algunas simplemente se me ocurrieron cuando iba caminando por la calle, otras son sueños que adapté convenientemente para crear una historia, y hasta hay algunas que son una especie de autobiografía, de cosas que realmente me han sucedido... pero poniéndole mucha más inventiva al final. Y sobre todo, todas estas historias, aunque muy cortas y sintetizadas, tienen una interpretación absolutamente libre.
En realidad, no espero que os guste porque ni soy una artista con el dibujo, ni tampoco confiaría demasiado en mi capacidad para contar historias, pero cambiar de rutina de vez en cuando es algo que todo el mundo debería hacer al menos una vez en su vida.
Sin más, os dejo con la primera historia, la aventura de una chica cualquiera que un día cualquiera va a una piscina cualquiera y vive una de esas experiencias absurdas…

Tres libros de mi infancia

Imagen
Coincidiendo esta publicación con el primero de enero del 2018, he pensado que a veces no está del todo mal dejarse llevar por la temática general de las publicaciones de nuevo año, aquellas que repasan lo mejor y lo peor del año anterior, o los nuevos propósitos para el que viene, así que yo también he querido rememorar, pero no nada que tenga que ver con el 2017, sino con la década de mi infancia, la de los 90. Y en esta ocasión, me apetece mucho hablar de tres libros que me dejaron en su momento cierta huella en mi mente infantil; uno de esos libros aún lo conservo, y de los otros dos (por desgracia) no sé absolutamente nada, lo que indica que hace años pasaron a formar parte de la papelera de reciclaje.
Las aventuras de Quino

Esta historia formaba parte del cuaderno de lectura de la Editorial Anaya para primero de infantil, si mal no recuerdo, y la historia trataba de un niño llamado Quino que por su cumpleaños recibía un koala de peluche como regalo, peluche que narraba toda la his…

Oda a la inocencia

Imagen
Seré breve, que hoy es 25D y la gente está a otras cosas que no tienen que ver con leer blogs. Siempre he creído que lo peor de la televisión eran los programas del corazón, poco menos que antros audiovisuales donde gente famosa (¿famosa de qué y por qué?) iba a contar su vida a cambio de dinero ¡Pero si no dicen más que mentiras! ¿Cómo la gente puede seguir viendo estos programas sabiendo que todo es un burdo montaje? Y además ¿por qué la vida de gente ajena a la realidad de cualquier persona de a pie tiene tanto interés? Era simplemente un sinsentido y no podía entenderlo.
Siempre he creído que lo peor de la televisión eran los reality-shows, esos programas cuya fórmula solo funciona la primera vez, porque después parece que ya está todo visto, y eso los guionistas, productores, directores, etc... lo saben, y por eso también necesitan hacer montajes que enganchen a la audiencia, aunque sea a costa de preparar espectáculos que ni los orangutanes de Borneo podrían hacer por su desarroll…