En compañía de lobos: un cuento sexista (I)



"Una fiera y solo una aúlla en los bosques de la noche". De esta manera empieza En compañía de lobos, uno de los cuentos que la escritora postmodernista Angela Carter incluye en su libro La cámara sangrienta, un recopilatorio de los cuentos clásicos de toda la vida, pero mucho más retorcidos. A modo de pequeña introducción para entender por qué la versión que hace Carter de los cuentos es tan agresiva, voy a explicar de manera resumida en qué se basa el postmodernismo: es anti-modernismo. Así, como suena. Todo el progreso que se consideraba legítimo en el modernismo, ha dado paso a un mundo donde los prejuicios han echado raíces, donde las personas han dejado de tener un objetivo a conseguir y las carencias y faltas de referentes tratan de taparse bajo un falso alo de avance moral y espiritual. Hablando claro, el postmodernismo vendría a ser ese ciudadano cabreado con el partido político que le ha prometido estabilidad, y que lo único que ha ofrecido son promesas vacías. El postmodernismo siente un profundo desencanto hacia la etapa anterior, y su forma de rebelarse es hacer pedazos las normas previamente establecidas. En realidad, este movimiento no aporta ideas nuevas, tan solo trastoca las que ya existían. Y esto es lo que pasa con los cuentos de Angela Carter. Esta historia es la transformación de Caperucita Roja en una crítica a la sexualidad, los roles de género, la pérdida de la inocencia, o la religión. Cuidado, que vienen curvas, y alguien puede acabar mareándose.


Palabras como "bestia" y "noche" van a ser especialmente recurrentes porque van a ser el detonante para crear una atmósfera oscura, muy similar a la de la novela gótica, cuya finalidad es introducirnos dentro de una acción muy misteriosa e incluso siniestra.

Al igual que ocurre con el cuento de Charles Perrault, la acción se desarrolla en un bosque donde vive una hermosa e inocente niña con su madre, una mujer muy protectora que le advierte sobre el lobo que ronda por los bosques en busca de presas. En realidad, el mensaje de Carter y Perrault era el mismo. Estas bestias quieren jovencitos, y sobre todo jovencitas, por eso es importante advertir sobre el peligro de hablar con extraños, especialmente si estos extraños son de género masculino. No obstante, esta adaptación guarda las distancias con el cuento original. Lo que básicamente hace Ángela Carter es retratar a su manera las relaciones entre hombres y mujeres en el mundo contemporáneo usando una técnica feminista y postmodernista.

Desde esta misma perspectiva, vamos a analizar el escenario: los bosques oscuros. El papel tradicional de las mujeres siempre ha sido estar en el hogar y cuidar de la familia, así que cualquier cosa que se salga de este patrón será malo y peligroso. De hecho, el bosque, en vez de presentarse como un lugar apacible y tranquilo, es un lugar en el que nadie debería vivir. El bosque es el mundo fuera de las cuatro paredes de una casa, y también es la condena para la joven muchacha. Si se atreve a cruzar los límites, se convertirá en una perdida.

Lilith, la primera "mujer perdida" de la historia. Si no sabéis quién es, ya la estáis buscando
Ahora analizemos a los personajes. El más estereotipado sin lugar a dudas es el lobo, el cual representa el deseo sexual y la visión que la sociedad tiene sobre el hombre, la de una bestia que solo piensa en sexo, como el lobo. Este es un punto muy importante si tenemos en cuenta que en la historia de Perrault, al menos hay un cazador que ejerce el rol de hombre protector. En esta versión esa figura ni siquiera aparece. Los hombres solo aparecen como animales sin más motivación que el sexo y el poder conseguidos por medio de la violencia. Viene a decir que dentro de todo hombre hay un lobo peligroso. Y por supuesto, el personaje femenino no se salva de ser despellejado a estereotipos. La mujer aquí es un ser muy vulnerable que necesita llevar un cuchillo con ella para defenderse del lobo. Interpretado desde la visión postmodernista, necesita un arma para defender su virginidad de la seducción del lobo.

Aunque éste sea descrito como una bestia irracional, sí que es lo suficientemente seductor e inteligente como para convencer a la presa de que le de el cuchillo (que le de su virginidad), como claramente se intuye en la siguiente cita:

"Ella es un huevo sin abrir, un recipiente cerrado; dentro de ella tiene un espacio mágico a la entrada que está fuertemente apretada con un tapón de membrana".

En contraste con la pureza de la chica, la sexualidad es como el mal personificado. El hecho de que las criaturas en los bosques se desnuden antes de transformarse en animales salvajes, refuerza aún más la imagen sexual de los hombres lobo. En el antiguo imaginario, los hombres lobo son el símbolo de la oscuridad humana, una transformación que solo se puede dar a la noche durante la luna llena, porque es en ese instante cuando el corazón humano se separa de Dios, al igual que la luna es separada de la luz del sol. En este sentido, las comparaciones entre sexualidad y religión son más que frecuentes:


"Antes de convertirse en lobo, el licántropo se desnuda. Si espías a un hombre desnudo entre los pinos, debes huir somo si el diablo te persiguiese."


En realidad, tiene lógica que el mal y los demonios sean sexualmente atractivos; de otra manera, ni siquiera existiría la tentación
En esa cita hay dos puntos interesantes. Uno tiene que ver con el simbolismo de la desnudez, que representa el deseo sexual que debe ser prohibido; el otro tiene que ver con el concepto de que, una vez completada la transformación, los hombres lobo tienen que interiorizar su apariencia humana bajo la piel, y luego exteriorizarla otra vez. Así Angela Carter expresa la dinámica de que todo aquello que esté guardado en el interior tiene que salir; de esa manera, la piel interna se vuelve externa y su aspecto interno siempre está preparado para salir y reemplazar la piel que envejece. Es como una comparación con las serpientes, otro animal maligno para la cultura cristiana.

Por ahora, voy a parar aquí. En la siguiente actualización, seguiré hablando sobre el simbolismo religioso.

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://gilesmead.com/portfolio/the-bloody-chamber/

http://horus-philosophia.blogspot.com.es/2013_06_01_archive.html

https://nieuwetijdskinderen.wordpress.com/2015/12/31/lilith-en-inanna/

http://paginaguiselle.galeon.com/aficiones2310296.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

El cuento del rechazo hacia la desinformación

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué