Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

Como agua para chocolate: recetas para entender la mente humana

Imagen
Mucho antes de que se empezaran a poner de moda los programas de televisión sobre cocina, hubo una novela llamada Como agua para chocolate, de la mexicana Laura Esquivel, donde las recetas de cocina no solo le daban sentido al título, sino que el desarrollo de la historia y los personajes no se hubieran comprendido de la misma manera de no ser por las artes culinarias. En cualquier otra narración, los objetos que hay alrededor de los protagonistas son tan solo eso, objetos que no suelen tener mayor importancia. Pero para los que hayan leído esta novela, saben que Esquivel es capaz de convertir utensilios culinarios en protagonistas mudos durante toda la obra, y no solo eso, sino que además las distintas fases para cocinar el alimento parecen corresponderse con los estados de ánimo de los personajes. Es por eso que puede considerarse la cocina, y todo lo que tiene que ver con ella, como un símil para explicar la mente humana; además, también es de gran ayuda para que el lector pueda en…

Lo que me dice una simple imagen

Imagen
Me veo en la obligación de advertir que el siguiente conjunto de palabras que forman esta nueva entrada, puede ser sumamente tedioso y aburrido, pues no deja de ser una reflexión propia sobre una simple imagen; no tiene más ciencia. Así que para evitar que marquéis la casilla de aburrido, os pongo sobre aviso. Y ahora, allá voy.

Vida y esencia. Son las dos palabras que me vienen a la cabeza al contemplar la imagen que encabeza el post. Para mucha gente a lo mejor sugiere naturaleza, belleza, libertad, o incluso un sentimiento de felicidad. A primera vista, da la impresión de que no hay mucho que mirar, que solo son un par de chicas saltando o bailando en el medio del bosque, o a lo mejor en el medio de absolutamente nada. Puede ser que estén bailando ballet o jugando entre los solitarios árboles mientras el sol las observa. Los que leen con más o menos asiduidad este blog se preguntaran qué tipo de extraña reflexión es esta. Resulta que a fuerza de analizar y examinar diversos textos l…

El príncipe Oroonoko: primera novela inglesa anticolonialista (III)

Imagen
Durante el siglo XVII, cuando las mujeres tenían muchas dificultades para ser escritoras, o directamente sus maridos o padres no se lo permitían, Aphra Behn fue capaz de vivir de la escritura. No solo luchó por hacerse un hueco en una profesión mayoritariamente masculina, sino que además también luchaba contra el estereotipo de la mujer en la literatura. Es cierto que en esta novela, Behn protestaba contra el injusto tratamiento a los esclavos, pero desde luego que no se olvidó de criticar el tratamiento que la sociedad en general daba a las mujeres.

Aphra Behn desarrolló una forma de escribir literatura que anticipó las bases de la novela inglesa. En este sentido, muchos críticos literarios consideran que la innovación en el campo literario es sobre todo cosa de mujeres, ya que supuestamente ellas tendían a escribir desde un punto de vista subjetivo. En esta caso, la innovación que Behn introdujo fue la escritura epistolar, es decir, su narración se comparaba a una carta que estaba si…

El príncipe Oroonoko: primera novela inglesa anticolonialista (II)

Imagen
En la entrada anterior, había comentado que esta es una de las primeras novelas en presentar a los negros de una manera muy comprensiva, y que tanto el tema de la raza como el de la realeza es bastante recurrente; por algo su título es El príncipe Oroonoko. Pues bien, esto también tiene su explicación, y es que Aphra Behn sentía una gran admiración hacia William Shakespeare, y en especial hacia la obra de Otelo.

No es la primera vez que en el título se encuentran referencias a obras anteriores. Aquí analicé lo que había detrás del título de la novela de Mary Shelley.

También hablé del barbarismo que aparentemente Behn atribuye a los británicos en las colonias, especialmente en el personaje de James Bannister. Esta brutalidad crea un fuerte contraste con los nativos de Surinam, mucho más inocentes y pacíficos. En pocas palabras, Surinam es el paraíso perdido de Adán y Eva (Oroonoko e Imoinda), y Europa es la corrupción de la civilización. Comparando esto con la situación actual en el mun…

Pensamientos de mujeres de los años 50

Imagen
¿Qué pensaban de... la soltería?
- ¡Hombre, por Dios! La vida de soltera es la única que una mujer con personalidad puede gozar con la alegría en el semblante.
- No puedo quejarme, porque mi vida de soltera es divertidísima.

- Nada ni nadie me turba el sueño. Es maravilloso ser libre y desenvolverse a placer sin los ojos de una suegra que te observen.


- Una soltera sin novio viene a ser como una viuda sin hijos por quien sufrir.


- Si de soltera la vida nos sonríe y el porvenir no se presenta encapotado, variar de estado es más bien un capricho que lleva su incógnita y sus peligros.


¿Qué pensaban de... sus novios?


- ¡Bendito sea el día que vino al mundo el muchacho que me hace vivir de ilusiones!
- Le diré que no venga con más historias de familia ni en reglas de tres. Antes - le diré - he de enseñarte a conjugar el verbo amar,  y cuando te hayas doctorado, habré salido con la mía, que es la tuya.

- ¡Quién iba a figurárselo! - Ven, - me dijo - acércate que quiero ver lo que tienes en ese ojo. M…

El príncipe Oroonoko: primera novela inglesa anticolonialista (I)

Imagen
La mayor parte de la literatura inglesa escrita durante el período de la Restauración tenía una gran influencia religiosa, pero conceptos emergentes como el realismo, la historia, o los sucesos reales anticiparían las bases de la novela por medio de una mujer, Aphra Behn, quien conoció de primera mano los hechos que tuvieron lugar en su época, así como lo relatado en su obra. Podríamos decir que es uno de los primeros escritos autobiográficos de la historia. De hecho, la novela empieza con una declaración de la propia autora donde asegura que en ningún caso la historia es una ficción, sino que ella misma es testigo de la realidad sin ningún tipo de ornamento. El argumento trata sobre el príncipe Oroonoko y su mujer Imoinda, quienes son capturados por los ingleses y traídos a Surinam como esclavos.

Lo que más llamó la atención en su momento, fueron las descripciones sobre los horrores de la esclavitud, especialmente lo que concierne a la parte final y el destino que sufre Oroonoko, de m…