El príncipe Oroonoko: primera novela inglesa antiesclavista (I)



La mayor parte de la literatura inglesa escrita durante el período de la Restauración tenía una gran influencia religiosa, pero conceptos emergentes como el realismo, la historia, o los sucesos reales anticiparían las bases de la novela por medio de una mujer, Aphra Behn, quien conoció de primera mano los hechos que tuvieron lugar en su época, así como lo relatado en su obra. Podríamos decir que es uno de los primeros escritos autobiográficos de la historia. De hecho, la novela empieza con una declaración de la propia autora donde asegura que en ningún caso la historia es una ficción, sino que ella misma es testigo de la realidad sin ningún tipo de ornamento. El argumento trata sobre el príncipe Oroonoko y su mujer Imoinda, quienes son capturados por los ingleses y traídos a Surinam como esclavos.

Lo que más llamó la atención en su momento, fueron las descripciones sobre los horrores de la esclavitud, especialmente lo que concierne a la parte final y el destino que sufre Oroonoko, de modo que no solo es considerada una de las primeras novelas abolicionistas de la historia, por no decir la primera, sino que también habla de los indígenas como personas de gran espíritu e inocencia, y no como simples salvajes.

Sí, en 1688 había una novela que hablaba mejor de los negros que algunos ejemplos de hoy en día
Aphra Behn está dando a los europeos una visión sobre la esclavitud muy diferente a la que hasta ese momento habían recibido, pues su importancia reside en que les permite saber casi de primera mano (y digo casi porque obviamente ella no sufrió los estragos de la esclavitud) lo que suponía ser un esclavo en el Nuevo Mundo. La historia se escribió para impactar al lector, a la vez que para provocar cierto sentimiento de culpa por la situación de los esclavos africanos. Este es uno de los aspectos a destacar a lo largo de la novela, así como el papel del colonialismo africano en la búsqueda del Nuevo Mundo, la lucha por la libertad dentro del discurso socio-político, o el papel de las mujeres en la sociedad. Pero antes de empezar con estos temas, analicemos de qué manera la escritora reflejó los hechos históricos de su tiempo en la novela, pues acostumbraba a dejar claras sus ideas políticas.

El príncipe Oroonoko fue publicado en 1688. En este mismo año, se sabe que varios parlamentarios planearon una revolución contra el rey James II por su catolicismo, una traición que Behn deja entrever con una cita que va dirigida hacia estos revolucionarios: "La palabra de un rey es sagrada".

Además de esto, la novela está llena de críticas tanto hacia la democracia como hacia los Países Bajos, sobre todo por la descripción de las torturas que los neerlandeses aplicaban en Surinam. Behn sentía una total aversión hacia William III, el candidato del "Whig Party" (partido liberal de los siglos XVII y XVIII) ya que ella era del "Tory Party" (partido conservador), pero pronto vio cómo todo se venía abajo al ser James II expulsado del trono tras la Revolución Gloriosa.

La propia Aphra Behn percibiría este momento como el fin de una buena época
En realidad, no hay mucha información sobre la vida de Aphra Behn. No hay manera de saber si decía la verdad cuando afirmaba que estuvo en Surinam siendo testigo de todo lo que pasaba, pero podemos obtener alguna conclusión analizando elementos sociológicos. Se sabe que Behn era muy monárquica y solía crear personajes que fueran muy leales a Charles II, pero en esta novela, las figuras monárquicas representadas en el gobernador Byam y James Bannister son tremendamente sádicas y libertinas. Puede que este desacuerdo con sus preferencias reales tuviera que ver con su lealtad a los hechos reales en Surinam por encima de todo; por otra parte, hay otra razón de peso para dar esta historia como verdadera, y es el espionaje. Durante los años en los que estos eventos suceden, Byam había tomado el control de las colonias en Surinam, algo que puso en alerta a Charles II, así que ordenó enviar a Aphra como su espía.

Con todo esto, puede que otra motivación para escribir El príncipe Oroonoko fuera la visión que Behn tenía de Surinam como una colonia potencialmente productiva y rica, que necesitaba a un noble suficientemente preparado para cuidar de ella. Pero ni siquiera Behn confiaba del todo en la capacidad del rey para esa tarea, como ella misma reconocía. Ella consideraba que si los británicos no sabían cómo manejar una colonia por culpa de un gobernador que no era suficientemente noble, entonces la democracia y el comercialismo neerlandés irían a peor. Visto así, también se puede entender esta novela como una protesta monárquica.

 En la siguiente entrada seguiré desarrollando el resto de puntos importantes.

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://www.abebooks.com/servlet/BookDetailsPL?bi=14642833599&searchurl=an%3Daphra%2520behn%26n%3D200000228

http://www.culturaocio.com/cine/noticia-10-inquietantes-curiosidades-peliculas-disney-20150913095758.html

https://en.wikipedia.org/wiki/Aphra_Behn

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)

El cuento del rechazo hacia la desinformación