En compañía de lobos: un cuento sexista (II)



Aparte de la cuestión sobre los roles de género, la religión también es un elemento casi constante a lo largo del argumento. Mientras que la fe religiosa siempre es presentada como la manera para alcanzar la salvación, resulta que en este relato sirve para todo lo contrario. Y ahora veremos por qué.

Al principio de la historia, se menciona la muerte de un hombre por el ataque de un lobo. Este hombre siempre estaba cantando canciones a Jesús. Y aún así, Jesús no le salvó de ser devorado en el último momento. Pero esto no es todo. La abuela, uno de los personajes que mejor representa los valores cristianos como mujer tradicional y devota, también muere devorada por la bestia. ¿Por qué? Pues porque el deseo sexual es mucho más poderoso que la fe religiosa. Las creencias de la anciana no pudieron imponerse sobre los instintos primitivos:

"Ahora reza a Cristo y a su madre, y a todos los ángeles en el cielo para que te protejan, pero no te harán ningún bien".

Curiosamente, uno de los elementos que aparece en la escena cuando la anciana es devorada (otras interpretaciones dejan caer que en realidad está siendo violada) es la Biblia, la única compañía de la mujer en la vieja cabaña. Puede que esa Biblia quisiera sustituir a duras penas la ausencia del cazador que salva tanto a la abuelita como a Caperucita. Pero este cuento trata más sobre dejarse arrastrar por la tentación, que por querer ser salvado de ella. Finalmente, la moral religiosa queda completamente eliminada cuando Caperucita llega a la cabaña, y por primera vez ve la Biblia cerrada en la mesa, apartada. Tan apartada como han quedado Dios y la religión. Las restricciones han sido eliminadas, así que eso servirá como detonante para la escena final.

Preguntáos una cosa, ¿cuántas veces habéis deseado hacer algo, pero por una serie de restricciones morales, éticas, religiosas, etc... habéis preferido usar una careta, como la pícara Caperucita de la foto?
Lo que sucede más tarde, de alguna manera ha sido deseado por la joven mujer desde el primer encuentro con el lobo en el bosque, pues ha despertado en ella deseos ocultos. No sería cierto decir que no era plenamente consciente de lo que hacía debido a su juventud, ya que desea ser besada por ese hombre misterioso, y además no duda en asumir su sexualidad: 

"La fina muselina salió volando como un pájaro mágico en llamaradas por la chimenea, y ella ahora se quitó la falda, las medias de lana, los zuecos; y también al fuego fueron a parar y desaparecieron para siempre; la luz de las llamas se reflejaba en ella a través de los contornos de su piel; solo la vestía ahora su intacto tegumento de carne".

Ahí tenemos otro símbolo más, el fuego, el cual representa transformación y regeneración; en la tradición cristiana, es una de las principales características de Dios, pues muchas veces se aparece como una llama. Tendría bastante sentido que la figura de Dios aparezca en ese fuego, pues se estaría encargando de destruir lo poco que quedaba ya de la inocencia de la mujer, su ropa. De esta manera, Caperucita se entrega al placer de la carne mediante esta especie de ritual para renacer como un nuevo ser, exactamente igual que hacen los hombres lobo para ser más fuertes y poderosos.

Sin embargo, hay una interesante paradoja en la sucesión de los eventos. Por un lado, el bosque es un lugar maligno, pero por otro lado, la conversión (o perversión) de la chica ocurre dentro de la seguridad de la cabaña, dentro del mismo sitio donde se hizo evidente lo poco efectivos que eran los símbolos religiosos. Y todo esto sucede exactamente durante la víspera de Navidad. Parece una sucesión de burlas a la fe cristiana. Finalmente, la chica acaba durmiendo plácidamente en la cama de su abuela, junto al lobo. No solo ha perdido su virginidad, sino que en un trasfondo más profundo, también ha perdido su papel de víctima.

El espíritu de la bestia vive tanto en hombres como en mujeres, pero la diferencia reside en el poder para controlarla
La pregunta es, ¿querría decir Angela Carter que las mujeres obtienen el poder sobre su vida si aceptan sus deseos internos? ¿O más bien si aceptan los deseos de los hombres? Recordad que este cuento está contado desde el punto de vista feminista. Para llegar a algún tipo de conclusión, hay que hacerse la misma pregunta que nos hacemos cuando le buscamos explicación a una guerra o a cualquier tipo de conspiración, ¿quién sale ganando? Aquí Caperucita pierde la virginidad, la abuelita su vida, y el lobo al final consigue a la chica. Así a primera vista, parece que ya tenemos a un ganador, pero lo cierto es que tanto el lobo como la mujer han usado su poder sexual para renacer como un nuevo ser. Puede que lo que Carter quiere decir, es que no es el sexo lo que tenemos que evitar sino la represión, porque esto es lo que de verdad controla la mente y el cuerpo. Somos en parte bestias, y en parte nosotros mismos.

En este cuento destacaría sobre todo la ideología subyacente sobre el concepto de poder de la cultura occidental, valiéndose de los roles de género y parodiándolos por medio del postmodernismo. Las estrategias que Carter usa son instrumentos ideológicos para manipular el lenguaje a la hora de hablar de la identidad masculina y femenina.

Audiolibro: En compañía de lobos


Trailer: En compañía de lobos


Trailer: Caperucita Roja, ¿a quién temes?


Fragmento: In their own words: british novelists (en inglés)


Canción: Lobo hombre en París - La Unión


Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://es.fanpop.com/clubs/the-company-of-wolves/images/29638050/title/party-photo

https://www.pinterest.com/pin/416160821791088583/

https://www.tumblr.com/search/.thedevils

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

Hablemos de la generación burbuja

El gran Gatsby: el sueño americano (I)

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)