Lo que me dice una simple imagen



Me veo en la obligación de advertir que el siguiente conjunto de palabras que forman esta nueva entrada, puede ser sumamente tedioso y aburrido, pues no deja de ser una reflexión propia sobre una simple imagen; no tiene más ciencia. Así que para evitar que marquéis la casilla de aburrido, os pongo sobre aviso. Y ahora, allá voy.

Vida y esencia. Son las dos palabras que me vienen a la cabeza al contemplar la imagen que encabeza el post. Para mucha gente a lo mejor sugiere naturaleza, belleza, libertad, o incluso un sentimiento de felicidad. A primera vista, da la impresión de que no hay mucho que mirar, que solo son un par de chicas saltando o bailando en el medio del bosque, o a lo mejor en el medio de absolutamente nada. Puede ser que estén bailando ballet o jugando entre los solitarios árboles mientras el sol las observa. Los que leen con más o menos asiduidad este blog se preguntaran qué tipo de extraña reflexión es esta. Resulta que a fuerza de analizar y examinar diversos textos literarios en profundidad, me he dicho que por un día podía probar a hacer el esfuerzo con una imagen, porque incluso el mensaje de una simple fotografía puede transmitir algo mucho más profundo que una interpretación obvia. Digamos que todo cobra un sentido distinto y especial.

En este caso, la característica más llamativa de la imagen es su absoluta ausencia de objetos; todo tiene que ver con la vida en estado puro. Los árboles, el sol, las dos jóvenes. Creo que mediante esta perspectiva, todos estos elementos son hijos de un mismo concepto: la vida y la esencia de las cosas. La persona que lo vea y lo analice también de esta manera, probablemente comparta los mismos sentimientos, porque él/ella también es parte de esa esencia primaria que la naturaleza nos ha dado. El contraste que percibo es la sensación de libertad y energía, pero también de calma y paz. Dinamismo y tranquilidad, dos conceptos totalmente opuestos que en una imagen parecen convivir juntos. Es la vitalidad humana en contraposición con la calma de la naturaleza. Suena profundamente trascendentalista (y hasta pedante), lo sé, pero he encontrado la manera de hablar de filosofía a través de la naturaleza.

Sin embargo, al contemplar esta imagen hay una palabra que inconscientemente me ha venido a la mente: inspiración. ¿De qué manera puedo explicar cómo la palabra inspiración es evocada en la fotografía? Según las ideas que me vienen a la mente, creo que tengo una respuesta más o menos clara. Describo la inspiración como la conexión entre energía y calma, naturaleza y ser humano, práctica y diversión, esencia y conocimiento, mente y cuerpo. Además, también puedo sacar en claro que la inspiración se convierte en una especie de dicotomía entre elementos complementarios, es decir, la combinación de factores que nos pueden ser útiles para cumplir un propósito. Las personas tienden a pensar que solo mediante un trabajo duro conseguirán muchos más éxitos en su vida, cuando el factor realmente importante es el estilo de vida. Sobre este tema discutí en la entrada sobre Las claves del talento. 

Por esa razón, el mensaje subyacente que he encontrado en la imagen de dos chicas bailando en el bosque es inspiración. Es cierto que mucha gente encuentra precisamente su inspiración en contacto con la naturaleza, pero digamos que la imagen es el símbolo de la idea de que podemos encontrar las herramientas necesarias para percibir el mundo que nos rodea de manera distinta. En este sentido, cada persona tiene su propio potencial.

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de la imagen:
http://www.shutterstock.com/video/clip-11489717-stock-footage-three-friends-young-girls-enjoy-nature-running-jumping-dancing-in-fields-on-sunset-slow-motion.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

El cuento del rechazo hacia la desinformación

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué