Lo que piensan los poetas sobre la colonización (III)



En la primera parte de este tema, había mencionado que en los poemas de Louis Bennet se podía encontrar la enorme influencia que el imperio tenía sobre los colonos. En esta ocasión, el poeta ugandés Okot p'Bitek trata en su poema La lengua de mi marido es amarga, cómo la educación británica se convierte en herramienta para rechazar y humillar cualquier cosa que recuerde a una cultura ancestral.

Al igual que sucedía en el poema de Bennet, el protagonista del poema es un hombre llamado Ocol que siente una terrible vergüenza de su pasado africano, el cual considera inferior en todos los sentidos. Sin embargo, lo más interesante es que este poema está enlazado con otro titulado La mujer con la que comparto a mi marido, donde Okot da una vez más voz a la esposa, de nombre Lawino, para que ella misma explique cómo su marido la ha abandonado por una mujer africana que se ha dejado influenciar por la cultura europea:

"Ocol ya no está enamorado de lo viejo
Está enamorado de una chica moderna
El nombre de la que es hermosa
Es Clementine
¡Hermano, cuando veas a Clementine!
La hermosa que aspira
A parecerse a una mujer blanca."

El último verso prácticamente lo resume todo. Esta chica moderna absorbe la cultura europea no por el simple gusto de aprender, sino porque cree que eso hará que parezca una mujer blanca. Luego la razón por la que Ocol sienta cierto desprecio hacia su mujer, es porque ella le recuerda a su pasado africano. De hecho, seguramente os hayáis percatado del parecido que hay entre el nombre del marido y el propio autor del poema. Esto no es una simple coincidencia ya que ambos hombres, tanto el real como el ficticio, han recibido una educación europea. La diferencia aquí, es que Okot se siente orgulloso de sus orígenes africanos; Ocol solo ha aprendido la lengua inglesa para hablar desde el resentimiento y la amargura.


El racismo contra uno mismo es un hecho probado

Solamente he hablado sobre cuatro poetas de distinta procedencia, pero al igual que ellos, muchos otros poetas también han tratado de esa manera el tema del poder de Inglaterra y América. En cuestión de estatus, es obvio que ambos imperios han representado el sueño de escalar hacia una posición superior dentro de la sociedad, o incluso adquirir una nueva identidad. Y a pesar de todo, el origen histórico es una noción que se ha mantenido intacta.

Canto de Lawino




Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://www.chimpreports.com/makerere-pays-tribute-to-fallen-poet-okot-pbitek/

http://www.contioutra.com/racismo-no-facebook-um-pequeno-experimento/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)

El cuento del rechazo hacia la desinformación