Preguntas que debes hacerte sobre el Génesis (III)



              Hacía tiempo que no actualizaba esta serie-reflexión sobre el Génesis, así que allá voy con la última parte. Lo último que había comentado era que de la descendencia de Noé descendemos nosotros. Ahora me gustaría saltar hasta la historia del patriarca Abraham para comentar lo siguiente:

           "Pero también por causa de Sarai, el Señor castigó al faraón y a su familia con grandes plagas."

               Os pongo primero en contexto. Esta cita procede del Génesis 12-17, y hace referencia a la llegada de Abraham y Sarai a Egipto, donde el faraón se interesó de inmediato por Sarai, y por desear a la mujer de otro Dios le castigó a él y a su familia con las plagas. El castigo puede parecer severo, pero lo que resulta al final es del todo ilógico, ya que el faraón no tenía ni idea de que Sarai ya era la mujer de Abraham. Es más, Abraham le había pedido a su mujer que dijera que en realidad eran hermanos, para que a él no le mataran. En realidad, lo de hermanos es cierto, porque Abraham y Sarai tienen el mismo padre pero no la misma madre, y supongo que la procedencia materna es la que marca la diferencia en la tradición judía. El tema aquí es que el castigo de Dios, viéndolo de esta manera, no tiene sentido. De hecho, más adelante hay otro ejemplo exacto, pero prefiero ir por orden.

         Otra de las palabras que con más asiduidad se repite a lo largo del Génesis es "esclavos". Tener esclavos, aunque era un abuso muy corriente en la antigüedad y los propios profetas de Israel lo denunciaban, parecía no preocupar demasiado a Dios ya que nunca castigaba al ser humano por esta acción. Esto me llevó a una conclusión que tiene que ver con la libertad a la hora de ser el dueño de la vida de uno mismo: nadie elegía libremente ser esclavo o ser abusado, y si se decidía así, era por cuestión de extrema necesidad, pero aún así Dios lo permitía; en cambio, las decisiones libres entre personas adultas, como el sexo antes del matrimonio, se condenaban con severidad. En resumen, elegir lo que hacer con tu propia vida podía costarte sufrir la ira de Dios.


              Al hilo del abuso, hay un pasaje en el Génesis 19-5 que resulta ciertamente chocante:

          "- ¿Dónde están los hombres que vinieron a tu casa esta noche? ¡Sácalos! ¡Queremos acostarnos con ellos!
             Entonces Lot salió a hablarles y cerrando bien la puerta detrás de él les dijo:
          - Por favor, amigos míos, no vayáis a hacer una cosa tan perversa. Yo tengo dos hijas que todavía no han estado con ningún hombre; voy a sacarlas para que hagáis con ellas lo que queráis, pero no les hagáis nada a estos hombres, porque son mis invitados."


          ¡Todo un anfitrión este Lot! Aunque no sé yo si buen padre... Esto ocurría en Sodoma, y según las costumbres del antiguo Oriente, la obligación de proteger la vida de un huésped era aún más importante que el honor de una mujer, aunque fuera de tu propia familia. Como es obvio, hoy en día se reprueba este comportamiento por su bajeza moral, pero lo que se nos pide que tengamos en cuenta a la hora de analizar ciertos pasajes en la Biblia es que la época no era la misma, así que la moralidad tampoco era la misma que ahora. Pues bien, creo que este planteamiento pone en una posición muy peligrosa al propio Dios. Si aceptamos que la ética y la moral dependían de la época, tenemos que aceptar entonces que el mal no depende de Dios, y si no depende de Dios es que Dios no tiene control sobre eso, y si Dios no tiene control sobre eso es porque Dios no es Todopoderoso. A partir de aquí, que cada uno saque sus propias conclusiones. Antes de que se me olvide, ¿os acordáis de la promesa que le hizo Dios a Noé de que no iba a volver a destruir a la humanidad con un diluvio? Pues Sodoma y Gomorra ardieron bajo el fuego que envió Dios para acabar con la vida de todos los que allí vivían. Dios será el bueno de la historia, pero desde luego está demostrando tener tanta malicia y picardía como el Diablo, que hasta ahora no ha hecho acto de presencia.

A veces pienso que Dios es un poco troll

            Para acabar, voy a señalar otros puntos donde la actuación de Dios no parece guiarse por la lógica. Uno de esos momentos aparece en el Génesis 41-30

          "Será tan grande la escasez, que no quedarán señales de la abundancia que antes hubo. Su Majestad tuvo el mismo sueño dos veces, porque Dios está decidido a hacer esto, y lo va a hacer muy pronto."

          Se trata de un sueño que José le interpreta al Faraón, y donde le explica las penurias por las que Egipto tendrá que pasar después de haber vivido años muy opulentos. Las veces que Dios ha hecho esto ha sido por imponer un castigo, pero no se explica la razón por la que Dios le haría algo así a la población egipcia; es un castigo que no tiene justificación, como tampoco tiene justificación lo siguiente:


        "Cómpranos a nosotros mismos y a nuestras tierras a cambio de trigo. Seremos esclavos del faraón y trabajaremos nuestras tierras para él, con tal de que nos des semilla para que podamos vivir y para que la tierra no se eche a perder. ¿Por qué has de dejarnos morir junto con nuestras tierras?"

          Este pasaje del Génesis 47-19 ya se corresponde al momento de escasez de los egipcios, y ellos voluntariamente se entregan al faraón como esclavos para sobrevivir. Como ya había mencionado antes, el esclavismo era un abuso que Dios nunca castigaba, y si tenían que llegar a esa condición, ¿se podría considerar como otro castigo sin explicación por parte de Dios?

          Hasta aquí mi análisis sobre el Génesis. La siguiente parada, será el Éxodo.

Audiolibro: Génesis


Película: El Génesis


           No olvidéis que podéis visitar todos los vídeos en este link
          https://www.youtube.com/channel/UCOq0hbMiz_IBW6kIClelOAQ   
      
          Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://www.buenanueva.net/biblia/1-biblia1er_Grado/3_biblia1-abraham.html

http://elmagazindemerlo.blogspot.com.es/2014/02/la-esclavitud-no-es-tan-antigua-como-la.html

http://elmostacho.com/el-mito-se-desmiente-el-dios-de-los-troll-existe/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

Hablemos de la generación burbuja

El gran Gatsby: el sueño americano (I)

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)