Los freelance de España y la economía sumergida



Llevaba ya algún tiempo sin publicar ningún artículo referente al mundo freelance, y esta noticia de CincoDías, aunque tenga un año de antigüedad (se puede hacer un muy buen chiste malo con el juego de palabras), ha sido la excusa perfecta para comentar algo que vengo pensando desde hace tiempo:

"Los trabajadores freelance de España están contentos con su situación. La flexibilidad horaria, el teletrabajo, o la relación directa con el cliente hacen que el 87% de los autónomos quieran seguir siéndolo. Sin embargo, se siguen encontrando barreras para que el autoempleo se extienda".

El artículo expone varias cosas interesantes sobre lo que es vivir como freelance, centrándose sobre todo en sus beneficios, como la flexibilidad horaria, el gusto de ser tu propio jefe, o aceptar solo los proyectos en los que se quiere trabajar. Casi diría que algunos puntos son hasta demasiado optimistas, como si fuera un camino de rosas, pero en realidad no es ese el tema del que quiero hablar. Lo que más me ha llamado la atención ha sido precisamente la última línea de la cita que he puesto, la que hace referencia a las barreras para que el autoempleo se extienda. Bien, esto tiene 1001 matices. 



Es completamente cierto que a día de hoy es muy complicado llegar a ser trabajador autónomo, por no hablar de las sentencias agoreras que puedes oír de boca de tus amigos, familiares y conocidos cuando les hablas sobre la posibilidad de convertirte en trabajador por cuenta ajena: "más vale que ganes mucho dinero de primeras, porque te vas a arruinar", "tal y como están las cosas, ser autónomo es un suicidio", "tú déjate de tonterías y búscate algo que te de un sueldo fijo". ¿Cómo culparlos? Después de todo, se preocupan y por ti y consideran que lo mejor en tiempos de crisis es ir a lo más seguro. ¿Pero sabemos realmente cuánta gente hay en España viviendo de la economía sumergida, dadas las dificultades para darse de alta como autónomo? Cobrar en negro es algo que siempre ha existido, sí, pero los trabajos tipo freelance han aumentado aún más esta situación. Y esto ocurre así porque en primer lugar, y como ya he explicado muchas veces aquí, aún queda mucho para que en países como España se contemple el trabajo freelance como un trabajo serio sin posibilidad de regatear los precios; y en segundo lugar, que no deja de ser una consecuencia del primero, si el trabajo freelance se devalúa por ser tan abundante, el sueldo conseguido por la mayoría de freelancers no llegaría ni a los 600 euros al mes. B siempre irá detrás de A, y la pescadilla siempre se morderá la cola.

Teniendo en cuenta esto, tenemos el siguiente panorama, ¿qué pasa si realmente se generaliza la economía sumergida hasta el punto de que pueda suponer un problema para el mantenimiento del propio sistema económico? Porque ya no es solo que miles de jóvenes lleguen a la mitad de su vida laboral sin haber cotizado jamás, sino que esto se verá reflejado en el impago de impuestos, que provocaría un descalabro monumental de todo el sistema. Porque nadie está cotizando. Porque nadie está "trabajando". No lo digo con el ánimo de meter miedo, sino como una bandera roja que nuestros (no) gobernantes parecen no darle la atención que merece. Aunque pensándolo bien, y acercándonos peligrosamente al año sin gobierno, me sorprende enormemente que este país aún no haya colapsado sin un capitán al mando del barco. Al final España va a ser el viejo avaro que tiene más dinero del que parece.

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
https://exportandoeconomia.wordpress.com/2016/04/24/economia-sumergida/

http://www.elblogdelinfo.com/index.php/tag/autonomos/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

El cuento del rechazo hacia la desinformación

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué