Medea: bruja por no querer ser santa



Las metamorfosis de Ovidio no es solo un conjunto de poemas sobre la creación del mundo, sino que es una inmersión profunda dentro de la mente humana. Y una de las historias más reveladoras es la del personaje mitológico de Medea, por su transgresión dentro del contexto de la cultura clásica y de cómo se percibían los roles de género. Algunos de los nombres que sirven para definir su personalidad son venganza, determinación, rebelión, y también verdugo. Antes de entrar más en detalle, creo que no vendría mal un resumen rápido para saber exactamente a qué tipo de personaje estoy analizando. Ella era una hechicera que por amor ayudó al hèroe Jasón a conseguir el Vellocino de Oro, pero pasado un tiempo Jasón la abandonó para casarse con Glauce, hija del rey de Corinto; como respuesta ante tal traición después de todo lo que ella había hecho por él (había matado incluso a su padre y a su hermano por Jasón), Medea mata tanto a la nueva mujer como a los hijos que ella misma tuvo con Jasón, para devolverle a su antiguo amor todo el daño que le había hecho. Es más, hay incluso un síndrome que lleva su nombre para denominar a las madres y padres que matan a sus hijos por venganza.

Hechas ya las explicaciones, no hay duda de que Medea puede ser considerada casi como un símbolo de la pasión controlando por completo la mente humana; porque la venganza, al fin y al cabo, es una pasión humana. La venganza es el orgullo para superar la humillación, y en el caso de Medea, es la defensa del honor anteponiéndose a los instintos maternales. Esta es la transgresión que encontramos en esta obra de Ovidio, porque este tipo de descripciones no son comunes en las mujeres de la literatura, ya que se supone que todas deben ser pasivas, sumisas, y resignadas a su destino. Todas estas cualidades era lo que le daban la mujer su estatus como ser puro y bondadoso, como la figura en la que el guerrero debía de apoyarse, y defender su dignidad con la vida si era necesario. Las mujeres podían tener  a grandes héroes dispuestos a luchar por su amor, es cierto, pero a costa de negarles su identidad como seres humanos. Y el hecho de no reconocer en las mujeres sentimientos de venganza, independencia, heroicidad, o maldad, ayudaba en ese proceso de deshumanización.

Creer en la santidad eterna de las mujeres, es una "costumbre" que sigue perdurando 

Aunque siendo justos, Medea no es el único personaje mitológico que rompe las reglas de los roles de género. También tenemos a Procne, cuyo marido había torturado y violado a su propia hermana. En situaciones así, siempre se espera que sea otro familiar varón el que consume la venganza, pero Procne, al igual que Medea, no está dispuesta a ser simplemente la víctima, así que también mata a sus propio hijo y se los da de comer a su marido. Estos hechos no solo son terroríficos por lo que llegan a hacer, puesto que dejan de ser madres para ser guerreras, sino que estas mujeres son vistas como los peores verdugos para el lector. O al menos, no creo que hayáis sentido indiferencia ante lo que hace Procne.

Las mujeres nunca se toman la venganza por sí solas, ¿entonces qué pasa cuando los roles son repentinamente cambiados? Que para la sociedad son poco menos que diablos, sin importar todo el mal que les hayan hecho antes. Es más que obvio que un crimen así horripila a cualquiera, pero pensad en algo. Antes he dicho que lo normal en las mujeres era la obediencia, la dulzura, la pasividad; es decir, ellas eran poco más que cachorros indefensos. Las mujeres que no eran así, entonces solo podían ser "Medeas" o "Procnes", mujeres malignas sin ningún destello de bondad. Mientras que los hombres podían ser héroes de gran valentía, u hombres comunes que trabajaban para mantener a su familia sin meterse en muchos líos, o grandes villanos, con las mujeres pasas de un extremo a otro. O santas o brujas, no existía un término medio. Hoy en día aún me preguntó el por qué de esto.

Seguid leyendo para entender el por qué de esta inexplicable imagen

Hay una teoría psicológica bastante interesante, que dice que Blancanieves y la madrastra forman parte de la personalidad de una misma mujer, pero esta mujer debe quedarse con la personalidad de Blancanieves si quiere tener un final feliz y ser aceptada por la sociedad. Está claro que Medea y Procne eligieron a la madrastra. ¿Qué sentido ha tenido negarle a las mujeres este tipo de cualidades? Tenerles aún más miedo. ¿Qué otra cosa se puede esperar de un ser que siempre es obediente y sumiso? Si se sale de ese patrón, es cuando el miedo hace acto de presencia, porque cuando algo se sale de la norma establecida, entonces aparece el terror mezclado con el odio. Terror por lo que antes he comentado, y odio porque te habían dicho que las mujeres no eran humanas.

Todos los comentarios son bienvenidos.

Programa de Tv: Mitos y Leyendas - Medea



Película: Medea (subtítulos en español)



Fuente de las imágenes:
http://www.casadellibro.com/ebook-las-metamorfosis-ebook/2910017395632/2121623

http://dibujos-animados.org/imagenes-de-las-princesas-de-disney/

https://es.pinterest.com/pin/5207355789034663/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

El cuento del rechazo hacia la desinformación

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué