La reina de las nieves: todos quieren ser ella (II)



Sigamos con la continuación del ensayo sobre La reina de las nieves, una novela que bien podría representar la apatía general existente en el mundo, a la vez que todos esperan que suceda algo mágico que les diga que tienen un propósito en la vida.

En la entrada anterior había dicho que la historia empieza cuando Barrett ve una extraña luz en el cielo y él la interpreta como algún tipo de señal. ¿Pero acaso fue él el único que la vio? Pues nada más lejos de la realidad. Si hay una cosa característica de los personajes de esta novela, es que todos parecen guardar secretos, hasta que llega el momento en el que el alcohol (o las drogas) hacen efecto y más de uno se va de la lengua. O simplemente, la necesidad de confesar que a lo mejor el universo también les está mandando señales a ellos. La pareja formada por Andrew y Liz resulta que también han contemplado una luz misteriosa en algún otro momento de sus vidas, y ambos se preguntan si aquello no querría decir algo más. Pero mientras tanto, lo que hacen es simplemente dejar pasar los días, dejar pasar su vida entre droga y droga. Es más, esta cita referente a la luz es especialmente reveladora:

"Un progenitor gigantesco y hasta ahora desconocido ha decidido que ha llegado el momento de que sus hijos sepan que les está observando, que les cuida; que, después de todo, no han estado perdidos en el bosque todo este tiempo".

Creo que no es una coincidencia que todos los personajes que han visto la luz sean precisamente los que más falta de cariño parecen sufrir. Viéndolo así, lo más fácil es que todos ellos entiendan esa aparición como la compensación por su sufrimiento.


¿En qué se basan las religiones, si no en prometer un lugar que compense todos sus sufrimientos?

Pero si hay alguien que realmente está sufriendo es Beth, la mujer de Tyler. Los que hayan leído el libro, verán que casi todos buscan ser el centro de atención, o destacar por algo para sentirse especiales, aunque yo solo haya mencionado a los personajes más relevantes. En otras palabras, todos quieren ser la reina de las nieves, como dice el título; todos, menos Beth. En ella se puede percibir cierto sentimiento de culpabilidad por haber sido precisamente el centro de atención durante tanto tiempo (estaba enferma de cáncer), para luego tratar de llevar una vida normal como si nada hubiera pasado. Ella cree que le debe algo al mundo por eso, y no al revés, lo cual le da a todo un significado mucho más retorcido. Es más, llevando las cosas al extremo, casi se podría decir que el cáncer de Beth es el símbolo metafórico de todo lo que consume lentamente al resto de los personajes, que es vivir sin rumbo fijo en la vida mientras esperan a que algo mágico pase. Hay que recordar además que Tyler parece ver en Beth un medio para alcanzar sus propósitos de ser un músico reconocido, así que de alguna manera, Beth también representa ese hermano fantasma de los hermanos Meek, aquel que se supone que debe mediar entre los dos y completarlos. Al menos para Tyler, la enfermedad de Beth era la excusa para que él sintiera, aunque fuera solo por unos momentos, que era una persona plena.


No quisiera acabar este ensayo sin mencionar la importancia que tiene el contexto histórico en el desarrollo de esta novela. Los eventos de esta historia tienen lugar tras los atentados del 11S, pues en algún momento se hace referencia a la política de Bush y a la inseguridad del país. No se puede comprender la mentalidad de los personajes sin conocer los momentos por los que estaba pasando EEUU en general, y lo que había sucedido con la mentalidad estadounidense es que habían pasado de ser una nación confiada y segura de sí misma, a ser temerosos de todo el mundo. EEUU necesitaba convencerse de que seguía siendo la primera potencia mundial y que era especial, aunque el resto del mundo ya no lo pudiera ver así tras los atentados, al igual que sucede con los personajes. Tienen miedo al futuro.

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://www.telesurtv.net/news/Sorpresiva-nevada-en-Nueva-York-deja-4-muertos-20141119-0022.html

http://maria-reynadelapaz.blogspot.com.es/2013_05_01_archive.html

http://mundo.sputniknews.com/america_del_norte/20160413/1058647973/arabia-saudi-vinculos-11-septiembre.html

Comentarios

  1. Es muy interesante ese paralelismo entre el miedo y la inseguridad mundial tras el atentado de las Torres Gemelas que encabeza la primera potencia del mundo, EEUU, y ese miedo psicológico y comportamental hacia el futuro que ejemplifican los personajes. Tal vez Beth sea el epicentro del libro y además su actitud y línea de pensamiento confronta la de los demás que actuan desde un prima oportunista, pienso, al importarles más la notoriedad.
    Original concepción del mundo a través de las particulidades de vida de unos seres temorosos. Tendría que leer el libro para averiguar qué relación guardan las apariciones. Promete su lectura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marisa!
      No sé si has leído "Las horas", o probablemente al menos sí conozcas la película. El autor es el mismo que el de esta novela, y eso a lo mejor puede darte una idea sobre qué tipo de personajes caracterizan sus obras, y suelen ser personas que han sido marcadas por un factor común. A partir de ahí, todos sus secretos y miserias quedan desveladas. Creo que Cunningham es uno de esos autores a los que hay que leer leyendo (valga la redundancia) a sus personajes, no tanto al argumento en sí.
      Un abrazo para ti también

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)

El cuento del rechazo hacia la desinformación