Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)



Antes de continuar con este análisis sobre el libro del Éxodo, me gustaría explicar un concepto que puede que no quedara claro en la primera parte. Es cierto que Dios dice en muchas ocasiones que Él mismo haría que el faraón se pusiera terco para que no liberara a los israelitas, pero también es cierto que el faraón en otras ocasiones actúa por voluntad propia. Esto nos explica dos cosas: que no hay nada que escape de la acción y la soberanía de Dios, y que el ser humano, sin embargo, también es responsable de sus acciones. Bien, aquí podemos empezar a hablar sobre el concepto religioso de predestinación, que aquí se refiere a que el destino de la humanidad ya está marcado por Dios antes incluso de que suceda. El ejemplo del Éxodo es muy valioso en ese sentido, porque si el faraón se pone terco es porque Dios así lo está queriendo, y porque es así como debe suceder según Sus planes. Ahora bien, este concepto de predestinación puede traer a la mente preguntas peligrosas porque, ¿por qué razón no íbamos a pensar que el pecado original tuvo lugar solo porque Dios lo quiso? Si esto es así, tendría poco sentido decir que el ser humano es malvado y pecador por naturaleza, porque si tenemos en cuenta la teoría de la predestinación, es el mismo Dios el que le empuja a la maldad.

Aclarado este punto, ahora quiero pasar a hablar sobre la falacia que pienso que se esconde tras la afirmación "Dios nos ama a todos por igual":

1. Éxodo 8,9, Dios ordena a Moisés que le diga al faraón las siguientes palabras, en relación a la plaga de tábanos que amenaza con enviar a Egipto:

"Allí (región de Gosen, donde viven los israelitas) no habrá ni un solo tábano. Así sabrás que yo, el Señor, estoy en este país. Haré distinción entre mi pueblo (israelitas) y el tuyo (egipcios)".

2. En el Éxodo 9, 10, Dios le dice a Moisés:


"Ve a ver al faraón, pues yo he hecho que él y sus funcionarios se pongan tercos, para mostrarles las grandes maravillas que puedo hacer, y para que tú cuentes a tus hijos y tus nietos la forma en que me burlé de los egipcios y las grandes maravillas que hice entre ellos".

3. En el Éxodo 10, 11, Moisés le anuncia así la muerte de los primogénitos al faraón:


"En todo Egipto habrá gritos de dolor, como nunca los ha habido ni los volverá a haber. Y para que sepáis que el Señor hace diferencia entre egipcios e israelitas, ni siquiera ladrarán los perros a ningún hombre o animal de los israelitas".

4. Y por último, y el más revelador de todos, en el Éxodo 19 Dios admite frente a Moisés que incluso Él tiene hijos favoritos:


Así que, si me obedecéis en todo y cumplís mi pacto, seréis mi pueblo preferido entre todos los pueblos, pues toda la tierra me pertenece".

De los tres puntos mencionados antes, sin ninguna duda es el segundo el que más impacto me ha causado. Dios dice que se burla de los egipcios. En el contexto de la cita, podemos entender que se burla del poder de sus dioses, pero yo percibo incluso algo de malicia, porque Dios se lleva burlando de los egipcios desde el momento en que los castigó a sufrir hambrunas y esclavitud sin ningún tipo de explicación; a no ser que la explicación resida en que los egipcios nunca le adoraron como Dios único y supremo. Con esto nos tenemos que hacer una idea muy clara de lo que es la Biblia, o al menos, lo que es el AT. En ningún caso el amor al prójimo, o simplemente el amor, va a ser lo más primordial que los seres humanos tengan en sus vidas, porque lo que Dios va a valorar sobre todo es la obediencia, y en base a la sumision Él elegirá a sus protegidos.




Someterse en el temor a Dios. Ese es el mensaje más claro y más fuerte que podemos encontrar hasta ahora. Irónicamente, los israelitas se libraron de la esclavitud para someterse a un nuevo faraón que recibía el nombre de Yahvé, pues solo si hacían lo que a su Señor le agradaba, obedeciendo sus mandamientos y cumpliendo sus leyes, no sufrirían ninguna de las plagas que los egipcios sufrieron. Desgraciadamente, no se libraron de la obligación de sacrificar a los primogénitos varones. Y no lo digo yo, podéis encontrar esas palabras dichas por Dios/Yahvé en el Éxodo 15,16 y Éxodo 12,13 respectivamente. Teniendo en cuenta la situación de los israelitas antes y después de su liberación, Dios en realidad no es tan distinto de los esclavistas egipcios.

Ya nos va quedando un poco menos para el final del ensayo. En la siguiente y última entrada hablaré sobre por qué los conceptos de amor y temor a Dios están tan estrechamente relacionados, además de comentar algunas curiosidades sobre las leyes que Dios establece con los israelitas.

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://palabradeverdad.com/pages/recursos/laminas/Exodo.html#prettyPhoto

http://slideplayer.es/slide/1074992/



Comentarios

  1. Enhorabuena por este magistral ensayo, Carolina. Chapó. Algunas cuestiones y preguntas que tan objetivamente respondes no me las había planteado desde la óptica que establecen las remisas a analizadas.
    Estando absolutamente de acuerdo con tu análisis varias me gustaría abordar como refuerzo y complemento lo siguiente:
    En primer lugar, el factor obediencia y sometimiento me consta que recorre todos las partes del Antiguo Testamento. Pero en el éxodo se ve claro al observarse cómo interactúa dios (Yavé) con el pueblo egipcio y también descubriendo cómo le otorga preferencia al pueblo isralí solo por cuestiones de adoctrinamiento y fe ciega. Sin importar las graves consecuencias que puedan acarrear tanto unos como a otros, pues como muy bien planteas ni siquiera los israelitas se libran del castigo, aun cuando ejecutan fielmente los dictados divinos (muerte de los primogénitos). Es una cosa que has planteado tú que también quería remarcar.
    En segundo lugar, creo que no interviene la lógica ni una relación lineal, unidireccional, causa-efecto: yo hago el mal y por tanto merezco tu cstigo. Yo hago el bien y te premio. Sino que Yavé es un dios arbitrario, juzga según le convenga subjetivamente. No hay reglas, todo ocurre por puro capricho de una autoridad moral que no es ejemplar. ¿Qué ocurriría si los hombres, hechos a imagen y semejanza de dios (como se nos refiere en determinados pasajes del Génesis) actuaran siempre como él recurriendo a la arbitrariedad y eliminando la causalidad? Que hagan lo que hagan son malos, porque así lo establece él (tú planteas muy bien el concepto de la predestinación). Y yo concluyo: Eso parece indicar una cosa, esto es, la búsqueda de incitación al hombre de la antigüedad para que sus actos no tengan ningún valor, que es como presuponer que el orden establecido debe ser el que existe y que por tanto nada se puede cambiar. En una sociedad esclavista esto era motivo de perpetuación del modo de producción, del propio sistema esclavista. Y me da que tiene mucho que ver con un desarrollo de clase al escribir los textos sagrados, premeditado, argüido por hombres que tenían cierto poder y que no querían perder sus privilegios y capacidad de dirección respecto de las amplias masas de adeptos religiosos, de fieles. No sabemos quien escribió los textos, lo que sí que están escritos con un objetivo claro de control de masas y de contención del libre albedrío. Por ello me pregunto si fue gente con poder para provocar el efecto de disuasión a la hora de intentar cambiar el sistema económico. Y por tanto impedir que cambiase la clase en el poder.
    Me reitero en la admiración por tu análisis que siempre me hace pensar y eso es muy bueno.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Como siempre, me alegra mucho saber que mis ensayos te están siendo tan útiles.
      Ya tengo lista la última parte para el viernes, y aquí es donde voy a demostrar con ejemplos cómo se establece una especie de relación de maltrato entre Dios y los israelitas, quienes le tienen que estar eternamente agradecidos a su Señor por haberles sacado de Egipto. De hecho, hasta yo me sorprendía cuando lo estaba escribiendo porque, aunque me estuviera ciñendo a hechos puramente objetivos, me estaba pareciendo una similitud muy polémica, pero también muy real.
      La lógica que Dios emplea para hacer y deshacer es sumamente interesada, y eso lo voy a explicar refiriéndome a las primeras leyes que establece con los israelitas, leyes que muchas veces son violadas cuando conviene.
      En cuanto a lo que comentas sobre con qué intenciones se escribió la Biblia realmente... no me atrevería a señalar un solo objetivo, pero lo que sí que cada vez me va quedando más claro, es que gracias a determinados pasajes hemos ido aceptando que en el mundo tiene que existir por fuerza una jerarquía, donde unos sean los amos en la cúspide de la pirámide, y otros los sirvientes que se encargan de mantenerlo todo desde la base. Teniendo en cuenta que la Biblia ha sido prácticamente un manual de conducta durante siglos, ¿cómo no vamos a aceptar que la obediencia a la autoridad sin cuestionarla es buena, cuando ni siquiera se cuestiona a un Dios que actúa de manera arbitraria?
      Un placer leer tus comentarios ;)

      Eliminar
  2. Yo querría añadir que hay datos que aún no conoces bien de la historia de Egipto. A pesar de todo, el análisis es acertado.
    En Egipto no se pasaban hambrunas (la ribera del Nilo es fertilísima) ni ellos eran esclavizados, y casi no esclavizaban a los vencidos (no como los otros pueblos de la época). La biblia de los judíos no da datos históricos ajustados, sino que se inventan la mitad. O todo. De hecho los egipcios más bien nunca tuvieron esclavos judíos, sino que hubo unos israelitas que durante una época se asentaron en el Delta y un siglo después se marcharon libremente. Eso es lo que sabemos de los textos egipcios.
    Pero tanto los egipcios con su culto solar y divinización del faraón, como los judíos con su Yahveh, ambos se dedican a crear mitos que sometan las voluntades, que supriman la rebeldía, que sean rentables para los que cobran los impuestos. Utilizan la mitología para controlar a la masa. Nada nuevo bajo el sol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pavitra,
      Gracias por los datos, tomo nota; en realidad, me estaba ciñendo a lo que la misma Biblia decía, y es que en el Éxodo se hacen referencias a la esclavitud de algunos egipcios, algo que sirve para demostrar que a Dios no le importaba la esclavitud en sí, sino quiénes eran los esclavizados.
      Muchas gracias por tu aporte ;)
      ¡Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué

El cuento del rechazo hacia la desinformación