Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (III)



Ya hemos llegado a la última parte de este intenso análisis sobre el segundo libro del Pentateuco. Como había comentado, hay un tema en concreto sobre el que me interesa mucho hacer hincapié, y es ese paralelismo entre el temor y el amor a Dios. Para ello, el Éxodo nos regala estupendas citas de las cuales destacaré las pertenecientes al Éxodo 14, 15 y al Éxodo 20,21 respectivamente, ambas dichas por Moisés:

"¡Haces cosas maravillosas y terribles! ¡Eres digno de alabanza! ¡Desplegaste tu poder, y se los tragó la tierra! Con tu amor vas dirigiendo a este pueblo que salvaste".

"No tengáis miedo. Dios ha venido para poneros a prueba y para que siempre sintáis temor de Él, a fin de que no pequéis".


Lo maravilloso y lo terrible no son sinónimos, como tampoco es coherente decir "no tengáis miedo" para seguidamente decir "para que siempre sintáis temor de Él". Dios se nos presenta de la siguiente manera: es el salvador del pueblo de Israel, su nación más amada y protegida y no permite que nadie les toque sin sufrir las consecuencias; a cambio de haberles salvado de una vida muy cruel y penosa, los israelitas le deben obediencia y respeto si no quieren sufrir las consecuencias de su ira. Porque sí, Dios también sufre del pecado de la ira hasta el punto de querer matar a su pueblo, podéis leerlo en el Éxodo 32. Conceptos tan contradictorios como terror y amor confluyen en la figura de Dios; hay que amarlo, pero a la vez hay que tenerle miedo. No, corrijo esta última parte. En realidad, Dios no pide a los israelitas ser amado, sino respetado y obedecido. Como curiosidad, os contaré que esos mismos votos son los que se le exige a la mujer cristiana para con su marido, respetarlo y someterse a él, pero no especifica que tenga que amarlo. Teniendo en cuenta la jerarquía de la religión, donde Dios es la cabeza del hombre, y el hombre es la cabeza de la mujer, tiene cierto sentido. Estableciendo esta comparación, vamos a pensar que Dios es el marido, e Israel es la mujer. Ahora, leed detenidamente esta cita dicha por "el marido" (Dios) en el Éxodo 34 para que su "mujer" (Israel) entienda cómo se las gasta:


"No adoréis a ningún otro dios, porque el Señor es celoso. Su nombre es Dios celoso".

Claves para entender la mente de un maltratador


El amor del Señor hacia su pueblo no tolera una lealtad a medias, ni la rivalidad de otros dioses u objetos de culto. Eso es lo que la Biblia nos explica acerca del Dios celoso. Tenemos que tener la convicción de que Dios es superior a nosotros, de que somos nosotros los que provocamos que Él sea violento porque no le obedecemos, y de que no tolera bajo ningún concepto ser cuestionado, ni muchísimo menos que nos fijemos en otros dioses que no sean Él. Tenemos que entender que si Dios nos pega, es porque nos quiere. Que por cierto, qué paradoja que Dios sienta celos de unos dioses que supuestamente no existen, ya que Él es el único y verdadero... a no ser que Él les haya creado también, claro.

Y ahora vamos con el segundo tema que queda por tratar, y son las leyes del pueblo de Israel con Dios. Pero no voy a hablar de los Diez Mandamientos, sino de las leyes que Dios había dictado previamente y que habían quedado rotas tras la adoración de los israelitas al becerro de oro. Una de ellas la encontramos en el Éxodo 20,21 y son leyes relativas a los esclavos. Esto ya nos tiene que sonar mal de primeras. ¿Cómo que leyes relativas a los esclavos, si los israelitas acaban de ser liberados de eso precisamente? ¿Les libera de la esclavitud egipcia pero permite que entre ellos se esclavicen? La respuesta es sí. La esclavitud estaba aceptada si tu amo era otro israelita; es decir, lo malo no es el acto de esclavizar, sino la procedencia del que lo lleva a cabo. Por cierto, si el esclavo era varón se le liberaba al cabo de seis años; las mujeres no corrían la misma suerte.


Por supuesto, también tenemos leyes relativas a la moral donde se establece que los israelitas no deben oprimir ni maltratar al extranjero, ya que ellos mismo fueron extranjeros en Egipto. Qué pena que esto caiga en saco roto con una sola orden, o más bien con la contradicción de Dios en el Éxodo 23,24:

"Mi ángel irá delante de ti, y te llevará al país de los amorreos, hititas, ferezeos, cananeos, heveos y jebuseos, a quienes yo arrancaré de raíz. No sigas el mal ejemplo de estos pueblos".

No hace falta que los israelitas se salten ninguna ley, puesto que ya está el mismo Dios para romperlas. En realidad, es bastante complicado saber qué entiende Dios por extranjero, o por no maltratarlos, ya que incluso da órdenes de derribar los altares de estos pueblos, lo que podemos entender como un proceso de destrucción de la cultura extranjera para imponer la tuya propia. A mi modo de ver, la figura de Dios ha quedado un poco más ensombrecida gracias al libro del Éxodo. Se percibe un lado manipulador, malicioso, interesado, y hasta violento que cuesta mucho identificar con ese Padre amoroso con el que se supone que nos tenemos que sentir seguros. Me encantaría leer vuestras opiniones al respecto, tanto si estáis de acuerdo, como si pensáis que ya me estoy metiendo en terrenos demasiado pantanosos.


Próxima parada: el Levítico.

Audiolibro: El Éxodo


Documental: El Éxodo descifrado


Tráiler: Exodus: Dioses y reyes


Película: Exodus: Dioses y reyes


Película: Moisés


Canción: Libéranos - BSO El príncipe de Egipto


Recordad que podéis ver todos los vídeos del blog en el siguiente enlace                 https://www.youtube.com/channel/UCOq0hbMiz_IBW6kIClelOAQ
                
Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://bendicionescristianaspr.com/la-biblia/antiguo-testamento/el-becerro-de-oro/

http://es.slideshare.net/copsctenerife/delegacin-de-gobierno-violencia-de-genero

https://www.mixcloud.com/discover/esclavitud/

Comentarios

  1. El Dios que nos presenta el AT no es un Dios de amor, es un Dios de temor y cólera que premia o castiga severamente a su pueblo "en esta tierra". Debido a ello Jesús no fue admitido como Mesías por el pueblo judío pues, aunque cumplía las condiciones estipuladas por los profetas, su doctrina estaba en total oposición a la oficial de la Biblia.
    Muy Buena conclusión Carolina.
    Un abrazo:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, y eso es algo que estoy descubriendo ahora. Debido a la educación católica que recibí, había creído como verdad inamovible eso de "Dios es amor", hasta que te haces mayor, te pones a investigar la Biblia de verdad usando el razonamiento crítico, y te das cuenta de que has pasado demasiado tiempo viviendo en la mentira.
      Gracias por comentar, me alegra mucho que te pases por el blog ;)

      Eliminar
  2. El mensaje de "Dios es amor" lo demostró Jesús con cada palabra y cada acto que realizó. No es ninguna mentira, la mentira está en todo aquello que nos aparta de esa verdad. De hecho Jesús extrae del Antiguo Testamento los mandamientos de amor a Dios y de amor al prójimo y los sitúa por encima de todas los demás. De esta forma Jesús se opone frontalmente a todo aquello que va en contra de estos dos mandamientos.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Entiendo que el mensaje que Cristo predicaba se basaba sobre todo en el amor al prójimo, pero curiosamente eso no se corresponde en absoluto con la personalidad que demuestra tener el Dios del AT, como así he ido demostrando a lo largo de los ensayos; lo que Yahveh busca es la obediencia por medio del temor para que no exista oposición a su poder; que le amen o no es absolutamente secundario. Estaríamos hablando de dos personalidades (Dios/Yhaveh - Cristo) que no tienen nada que ver entre sí. Con lo cual, existen dos opciones: o hay un Dios que es falso, o estaríamos hablando de un Dios con doble o múltiples personalidades, lo que en psiquiatría sería calificado un trastorno mental. Gracias por dejar tu opinión, Cristina

      Eliminar
  3. La biblia está hecha desde la mente e idiosincrasia del hombre, en base a criterios multidisciplinares, pero sobre todo y desde mi punto de vista, para fomentar el adoctrinamiento, el temor y la obediencia. Esto ocurre fundamentalmente y de manera radical en el AT aunque se repite en el NT y tiene como objetivo encuadrar a las amplias masas para distintos fines, pero el más significativo desde que el mundo es mundo sería sustraerlo a la sumisión del poder dominante y que éste no sea cuestionado. Recordemos que en época esclavista y llegando a la feudal el nódulo central de la ideología y el sistema de creencias (y ello incluye la religión o el fundamentalismo en su hipérbole)es dios. Otra cosa es que se incumplan las premisas que se exigen seguir a pies juntillas por parte de ese mismo poder establecido (hablaríamos del Vaticano y los papas, por ejemplo, que predicaban y/o practicaban cosas antagónicas al amor de dios.
    Jesucristo, a mi modo de ver, se encuentra en otro plano. Y sí que sería un fiel reflejo del ideario del amor. Hay teorías teológicas y filosóficas que le demarcan como un libertador político. Lo que ocurre es que el concepto de salvador está idealizado, poetizado y sublimado hasta el punto de haber sido necesario incluirlo en el dogma. Un Mesías cristiano es lo que necesitaban las diferentes culturas ligadas al culto judeocristiano y hebreo para cumplir con una serie de mandatos de adoctrinamiento y por tanto no facilitarles a la gente de esas sociedades el poder contribuir a promover cambios sociales y políticos en el contexto histórico que les influye. Esto es algo que creo que es así como conclusión personal. Si bien estoy absolutamente de acuerdo con los planteamientos de estos tres posts monotemáticos, brillantes y esclarecedores.
    Enhorabuena por este trabajo tan objetivo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué se enseña que en esta vida tiene que haber dominadores y dominados? Para imposibilitar la alternativa de un modelo de vida libre ¿Por qué para obtener esa obediencia se educa en base al miedo? Para que no exista oposición. La Biblia tiene enseñanzas que entre sí se contradicen, y sin embargo sigue un sistema de adoctrinamiento muy lógico y efectivo para lograr su objetivo. No es extraño que grandes líderes mundiales de todas las épocas se hayan apoyado con tanto énfasis en la religión y la figura de Dios para hacerse con el poder; de hecho, la Iglesia Católica tiene un amplio recorrido en este sentido.
      De la figura de Cristo se podría decir mucho también. Incluso me atrevería a decir que es probable que su historia haya sido también manipulada de alguna manera para cumplir según qué expectativas. ¿Por qué no se sabe nada de su juventud? ¿Por qué hay tantos textos apócrifos del NT?
      En fin Marisa, aún me queda mucho por pensar y escribir al respecto.
      Muchas gracias por leerme con esa atención ;)

      Eliminar
  4. Hay muchos historiadores que han escrito acerca de estos temas. Y también han sido analizados y cribados por los filólogos: expertos en detectar falsificaciones en los textos. Yo sé de primera mano como filóloga y de buena tinta como aficionada a la historia que la mayor parte de la biblia son inventos, y lo que no es inventado y es verdaderamente histórico es para poner los pelos de punta.
    No sé si desear que pronto te leas los evangelios y los hechos de los apóstoles con espíritu crítico, bueno, sí, tienes capacidad para hacerlo (creo sinceramente que para otras personas con menor capacidad sería destructivo). De la figura de Jesús no es verdad la mitad de la mitad. a mí, de todas maneras, me gusta más Apolonio de Tiana, me gustan más los filósofos neoplatónicos, muchas teorías hindúes, los mazdeístas, que son la clave de todo... no necesito a los judíos ni a sus mesías para explicar el universo, me resultan demasiado limitados. Me encanta estudiar las lenguas antiguas y las civilizaciones de todo el globo.
    pero te animo a que sigas leyendo la biblia con tu criterio, y quizás te escriba un correo con una selección de bibliografía conteniendo la investigación de estos textos. A lo mejor acabas estudiando filología clásica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pavitra,
      Ya me queda muy poco para publicar el análisis respecto al último libro del Pentateuco, y eso es como decir nada prácticamente teniendo en cuenta toda la cantidad de libros que conforman la Biblia, y aún así, estoy viviendo la experiencia como si estuviera despertando de un sueño muy largo, y me atrevería a decir que hasta un poco doloroso.
      Y tengo que darte ya las gracias de antemano si estás dispuesta a enviarme esa bibliografía, seguro que me es de mucha ayuda en el estudio de las religiones; de hecho, creo que si me animara a estudiar de nuevo en la universidad, Teología es una carrera que me tienta mucho.
      Muchas gracias por comentar, estás aportando información muy valiosa ;)
      ¡Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

El cuento del rechazo hacia la desinformación

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué