Algo que me preocupa


Últimamente vengo notando algo en el mundo del entretenimiento, cine y televisión sobre todo, que me está empezando a preocupar un poco, y es una tendencia a "glorificar" (por ponerle a un nombre) comportamientos muy perjudiciales en todos los sentidos. Voy a ir paso por paso.

Hace unas semanas vi la película Juego de armas, basada en la historia real de dos "don nadie" que se hicieron de oro a costa de negociar con armas durante la guerra de Irak. Mi picardía me estaba diciendo desde el minuto uno que la película, lejos de mostrar a los protagonistas como lo que eran, unos delincuentes, iba a dar la imagen de los típicos veinteañeros con los que los adolescentes de 14 años sueñan con ser, rodeados de lujos y viviendo la vida a tope (el tan famoso y malentendido carpe diem que ahora se lleva tanto). No me equivoqué en absoluto.

Viendo esta imagen, ¿qué pensáis? ¿Que son criminales de la peor calaña sabiendo que lo que hacen les va a costar la vida a mucha gente, niños incluidos? ¿O más bien, que deben ser los putos amos?

No voy a hacer ahora una crítica de la película, pero se supone que tiene que ser fiel a los hechos reales, y cuando ambos acaban con sus huesos en la cárcel (esto no es spoiler porque es la historia real), no se aprecia ningún tipo de moraleja final. Como si en realidad, ninguno se arrepintiera sinceramente de lo que habían hecho; el único dolor, era que los hubieran cazado. Casualmente, la sala de cine estaba especialmente llena de adolescentes, sobre todo entre 15 y 17 años más o menos. ¿Qué se les pasaría por la cabeza? ¿Tendrían la misma sensación espantosa que yo tuve, o por el contrario sentirían cierta envidia y admiración hacia los protagonistas, aunque en el fondo supieran que lo que esos "putos amos" hacían era lucrarse a costa de la guerra?

Me recordó mucho a la película infame de El lobo de Wall Street. Y no digo que sea infame por mala, sino por la objetificación brutal y deshumanizada de cada uno de los personajes. De hecho, esta película fue muy criticada en su momento por ser considerada machista llegando a rozar la misoginia, pero lo cierto es que ni los hombres salen bien parados. Si las mujeres solo eran objetos para el sexo, los hombres eran objetos para el dinero. Película basada en hechos reales también, por cierto. Y de nuevo, ¿qué imagen nos da el cine?

¿Desgraciado, o puto amo?

A ambas películas le falta esa moraleja final, pues ambas películas muestran a seres humanos completamente esclavizados por el ansia de poder. Y lo que me preocupa, es que haya gente que no se de cuenta de esa obvia bestialización de la conducta humana, y deseen estar en esa posición de esclavitud. Sin embargo, puedo decidir pensar que los directores simplemente decidieron no juzgar a los personajes por sus actos, y que la gente sacara sus propias conclusiones; esta opción me parecería bastante factible, pero tengo la terrible sensación de que en el imaginario colectivo se ha aceptado al malote con mucho dinero como el icono a admirar. Y si no, mirad el siguiente ejemplo de delincuente ascendido al Olimpo de los más admirados.

El Elvis Presley de los narcotraficantes

Uno de los tráilers de esta serie me ha causado un impacto importante. En él se ven varias imágenes de la vida de Pablo, y en cada corte aparece una palabra que lo define: Padre, Sicario, Asesino, Generoso, Jefe... Y en uno de esos cortes, aparece un niño aterrado al que un adulto está apuntando con una pistola a la cabeza (se supone que es Pablo Escobar quien le apunta). Que me lo confirme alguien que vea la serie, pero de ser cierto, ¿por qué de repente se glorifica de esa manera la imagen de un individuo así? Puede ser porque aún tenemos en mente la idea de que el que más cabezas pisa, es el que más triunfa. Y nosotros queremos sentirnos identificados con el triunfador siempre.

Podéis pensar que son paranoias mías, que nadie le da tanta importancia porque ya sabemos todos distinguir entre el mal y el bien, pero esto es algo que de verdad me preocupa. Me preocupa porque no son ejemplos aislados, y porque pienso que se nos envenena la mente para que nos importe poco los muertos que dejemos por el camino, si con eso vamos a lograr ser admirados hasta el punto de que hagan películas y series sobre nosotros contando lo desgraciados que éramos. Desgraciados, sí, pero oye, al menos ricos y famosos. Eso de ser la víctima es un rollo, al final nadie se acuerda de ti.

Tráiler: Juego de armas


Tráiler: El lobo de Wall Street


Tráiler: Narcos


Podéis ver todos los vídeos del blog aquí
https://www.youtube.com/channel/UCOq0hbMiz_IBW6kIClelOAQ 
           
Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://www.ecartelera.com/noticias/33499/preestreno-juego-de-armas-madrid-barcelona/

http://www.filmaffinity.com/es/film828416.html

https://www.oficinadanet.com.br/post/16927-top-10-melhores-series-disponiveis-na-netflix-de-acordo-com-os-colaboradores-do-oficina--parte-3

Comentarios

  1. Hola Carolina,
    ¿Te has fijado que no es casual, estoy segura, que las tres películas que pones de ejemplo sean de nacionalidad norteamericana? Si observamos muchas cintas bélicas que no sean directa y claramente una crítica sin sesgar, lo que hacen es justificar y/o ensalzar como algo patriótico y heroico la intervención militar y las guerras de ocupación a lo largo del periplo histórico de EEUU y sobre todo desde las dos guerras mundiales. ¿Otra casualidad? No lo creo...prácticamente toda esa industria cinematográfica bebe del mito del gran sueño americano, idealizando, estereotipando, hasta alcanzar un grado caricaturezco esa pantomima de la realidad con el objetivo de que nos la creamos. Tienen tanto poder de propaganda que no se preocupan siquiera de generar filtros que ayuden a digerirla, de modo que nos tragamos ese sistema de creencias como un leitmotiv romántico.
    ¿Que cómo afecta esto a los jóvenes? Sin ir más lejos, no tenemos más que presenciar los programas basura de tele 5 o el legendario programa cliché Gran Hermano. Es de estudio sociológico y psicológico, aunque no creo que se investigue jamás como fenómeno piramidal en las universidades españolas, si hablamos de su influencia en nuestro país, y mucho menos en su estrato de origen, porque la idea del todo vale para conseguir ser figura mediática o un arquetipo fiel del malote oportunista que triunfa vendiendo sus principios al mejor postor, ya están muy extendidas en la sociedad. Precisamente los jóvenes son los que más televisión, videojuegos, cine propagandístico e internet consumen. Claro que es preocupante, Carolina.
    Me gusta el punto de vista que das, estoy muy de acuerdo. Excelente análisis.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marisa,
      Muy acertada tu puntualización; no, a mi tampoco me parece nada casual la nacionalidad de las películas y de la serie, como tampoco me parece nada casual que las tres estén basadas en hechos reales, y que los protagonistas no superen ni los 30 años (en el caso de Pablo Escobar, ya era millonario desde antes de los 30). Guerra + dinero + juventud = Violación de la conciencia.
      El mensaje que transmiten es "más te vale ser depredador que ser presa", ¿pero quién está diciendo que si no eres depredador, es porque forzosamente eres una presa? Como en la guerra, aquí interesa mostrar solo dos bandos, o el A o el C, o eres de los ricos o eres de los pobres... Creo que aquí no va solo de adorar la figura del depredador, va de eliminar cualquier tipo de solución alternativa que no pase por declarar la guerra al "rival más débil". Y de eso saben mucho muchos países, entre ellos EEUU.
      Un placer leer tus comentarios, Marisa :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

El cuento del rechazo hacia la desinformación

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué