Louise Bennett: humor como forma de protesta contra la injusticia (I)



          Ya dije en este artículo que no sería la última vez que iba a hablar sobre Miss Lou, así que esta vez le tocan unas cuantas entradas propias, porque hablar sobre colonización, literatura, poesía, y sobre todo humor, no es un tema nada sencillo. ¿Y cómo se pueden agrupar todos estos temas bajo la figura de Louise Bennett? Pues empezando por el origen de todo. Hubo un tiempo en el que la lengua criolla (lenguaje surgido a partir de la convivencia de varias culturas) era terriblemente despreciada, al igual que sus hablantes. Según los más puristas, o los que ahora serían llamados nazis de la lengua, esta lengua no tendría la complejidad gramatical que sí poseían las lenguas históricas, como tampoco había complejidad en su literatura. Con este panorama, era obvio que los escritores y hablantes nativos se rebelaran contra lo que consideraban una injusticia, injusticia que se trataba sobre todo de una lucha de poder.

Imperialismo. Poco más hay que decir.

Miss Lou fue una de las poetisas que dedicó su vida a recuperar la dignidad perdida debido al dominio imperialista. No hay duda de que Bennett fue una de las figuras más importantes no solo en su defensa del criollo y la cultura jamaicana, sino en su particular estilo. El humor, la ironía, la parodia y el sarcasmo son recursos literarios que la mayoría de gente interpreta como diversión sin más, pero la realidad es un poco más compleja. Siendo Bennett una acérrima defensora de su cultura, tiene poco sentido que sus poemas fueran un simple entretenimiento para divertir a su público; lo cierto es que el humor usado como un medio de protesta ha sido una herramienta muy poderosa para entender la triste y difícil situación que los caribeños han sufrido desde el proceso de colonización. Mediante la ironía, Bennett logra criticar hasta la realidad más dolorosa de lo que significó la colonización para su gente. A diferencia de poetas que expresaban su rabia valiéndose de metáforas para simbolizar la opresión, ella se sirve del buen humor para darle más intensidad a los poemas.

Además de la poesía, Bennett trabajó también en otros campos artísticos como el teatro, la radio, la televisión, o la música, donde rápidamente se dio cuenta del poder de la risa. En otras palabras, se dio cuenta de que el humor podía ser usado como barrera contra el racismo y la exclusión, o incluso un aliado para defender el mestizaje. Este último tema es el que trata en Colonización a la inversa, donde habla sobre la hipotética situación de una Inglaterra colonizada por Jamaica:

"¡Qué confusió y 'emosió hay en la Inglaterra!
Se enfrentaron a una guerra, y atrevieronse con lo peó

pero me pregunto cómo llevarán

una colonisasió a la inversa"


Bennett quería mostrar una Inglaterra fuerte y poderosa, una tierra que no tiene miedo de ninguna hipotética colonización, simplemente porque nunca iba a pasar. Pero lo más interesante es lo que dice en el último verso, ¿qué pasaría si Inglaterra resultara ser colonizada? ¿Estarían los ingleses preparados para algo como eso? Si han ganado tantas batallas, conquistado tantos territorios, ¿por qué deberían asustarse del mestizaje? Es así como Bennett usa el sarcasmo para enfatizar la idea de que el poderoso imperio todavía teme a los nativos y a todo lo que tiene que ver con ellos, incluyendo sus raíces. Este poema es un desafío en toda regla hacia los ingleses, obligándoles a pensar cómo serían las cosas si ellos fueran los colonizados.


Esto no es todo, aún quedan muchos más poemas-protesta que no os dejarán indiferentes.

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://caribbean-beat.com/issue-82/remembering-miss-lou#axzz4MiyaV7va

http://www.istrit.org/GrandeGuerra/GrandeGuerra003.html

Comentarios

  1. Recurrir al criterio del sentido del humor para hacer crítica social me parece un arma de lucha muy inteligente y además ayuda a desmitificar mejor y en mayor cercanía respecto a las masas los convencionalismos del poder dominante ligados al Imperialismo y al colonialismo. Creo que el espíritu a contra corriente y de denuncia de Louise Bennett, junto al estilo y tono constructivo, queda concentrado en el post en los dos últimos pareados. Ambas estrofas alcanzan el sarcasmo creativo asentándose a su vez como recurso eficaz y divulgativo. Me ha encantado,el tema es de mucho interés para mí. Muchas gracias, Carolina.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marisa!
      Es una auténtica pena que Bennett sea tan poco conocida a nivel internacional, porque su particular estilo ponía de manifiesto lo que no muchos artistas pueden hacer, y es que lo absurdo no se puede combatir desde la ira, sino desde la comedia, pues solo así es como se pone de manifiesto su verdadera naturaleza.
      Muchas gracias a ti por dejar tu huella en este blog :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

Hablemos de la generación burbuja

El gran Gatsby: el sueño americano (I)

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)