La sirenita: la religión también se difunde con cuentos de hadas (I)



Sí, parece que tengo una "pequeña" obsesión con la religión (en el fondo no lo niego), pero lo que he leído en el famoso cuento de Hans Christian Andersen es tan evidente que no puedo pasarlo por alto. Mucho se ha hablado del legado que este autor danés dejó en sus historias, como en El patito feo, en el que Andersen casi parece reflejar sus complejos respecto a su aspecto físico a través de los ojos de un cisne que no sabe que lo es. Pero tampoco es ningún secreto que Andersen manifestara sus profundas convicciones religiosas a través de los cuentos, y en este sentido, La sirenita me parece el más significativo de todos.

La historia que hemos aprendido (aquí Disney ha metido mucha mano también), es que la sirenita quiere ser humana para vivir su amor con el marinero del que se había enamorado, pero lo cierto es que se le ha dado muy poca importancia a la razón principal por la que ella quería ser humana:

"¿Por qué no estamos nosotros dotados de alma inmortal?¡Yo daría todos mis cientos de años solo por ser un ser humano durante un día y después tener un lugar en ese mundo celestial!"

Esta es la auténtica razón por la que la sirenita estaba dispuesta a dejar su condición como criatura mitológica (paganismo); porque quería ser inmortal (conversión al cristianismo). La entrada en ese mundo celestial del que habla pasa por convertirse ella misma en un ser humano dotado de alma. Aquí quizá podemos entender que la sirenita es esa persona que pertenece a "la religión equivocada", pero ahora quiere abrazar "la religión verdadera" para ser inmortal; estableciendo otra comparativa más, también podemos entender que la sirenita es esa Eva tentada por la serpiente parlante (la bruja del mar) para ser como un dios (ser humano).


Eva comió de la manzana porque se le prometió que sería como un dios; la sirenita entregó su voz para poder ser humana

¿Y qué fue una de las primeras cosas que la sirenita hizo justo después de ser transformada en un ser humano? Envolverse en su larga mata de cabello al darse cuenta de su desnudez. El pudor es un sentimiento muy humano que ella experimenta solo tras su transformación, exactamente igual que sucede con Adán y Eva.

Lamentablemente, el final que le dio Andersen al cuento no es tan bonito como Disney lo pintó, así que si no habéis leído la historia original y queréis hacerlo, os sugiero que paréis en este punto porque se avecina un buen spoiler. Bien, tras muchos intentos por enamorar al hombre que amaba, éste acaba casándose con otra mujer, porque aunque él llega a sentir un gran cariño hacia la sirenita, ese amor no se traduce en el amor de dos amantes. La consecuencia es que ella no logra esa deseada vida inmortal, y muere evaporándose el agua, pero dejando partículas que aún disponen un hálito de vida. Traducido, esto simplemente quiere decir que la sirenita no está en el cielo, pero tampoco en el infierno; donde ha ido a parar, es al limbo:

"Flotamos invisibles dentro de las casas de los seres humanos donde habitan niños, y por cada día que encontramos un niño bueno que complace a sus padres y se gana su amor, Dios acorta nuestro tiempo de prueba. Los niños no saben que volamos por la habitación y cuando les sonreímos con satisfacción, un año de los trescientos se borra."

Esto es dicho por las llamadas hijas del aire, quienes al igual que la sirenita, no tienen alma inmortal, pero pueden crearla a través de buenas acciones; es decir, la sirenita queda en una especie de limbo tras la muerte. No es humana (no es cristiana), así que no puede ser inmortal (ir al cielo), pero para conseguirlo debe hacer buenas acciones durante años (para ir al cielo las personas deben creer en Dios; de otra manera, es imposible)


En un principio, únicamente había planteado este ensayo para tratar las referencias cristianas que Andersen plasma con bastante claridad a lo largo del cuento, pero es que también me he dado cuenta de que hay muchas referencias respecto a lo que se esperaba de las mujeres durante el siglo XIX, y me daría hasta lástima no aprovechar ese recurso, de modo que ese será el tema a discutir en la segunda parte de este artículo.

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
https://lalibroteca7.wordpress.com/tag/grandes-ilustradores-2/

http://blogs.disneylatino.com/disney-classic/2014/10/03/15-secretos-de-la-sirenita/

Comentarios

  1. Es curioso cómo en sociedades como la Grecia clásica de antes del siglo V, -a partir de aquí es cuando apareció la filosofía-, la mitología y la poesía de Homero y los Aedos eran el nódulo central en la interpretación del mundo. Cada sociedad tiene sus motivos para introducir sus desviaciones. En la sociedad judeocristiana y la católica por antonomasia, nos encontramos con referentes literarios que se convierten en tapahuecos del verdadero sentido literario didáctico. Quizá en La sirenita Andersen quiera reivindicar su oposición al Luteranismo danés, no lo sé. Por mi parte no había reparado en la influencia de la religión en el cuento hasta leer este artículo, que por otra parte está genial y se entiende muy bien con los ejemplos que pones. Me llama mucho la atención el intrínseco interés de la religión occidental por el problema de la redención tras la muerte. La eternidad en el Cielo siempre pasa por el filtro del arrepentimiento y la búsqueda de la identidad sagrada. Dios dirige el proceso a través del hombre y éste dispone para obedecer.
    Me ha encantado.
    Un abrazo, Carolina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marisa :),
      Por lo que sé, Andersen se basaba mucho en la experiencia propia a la hora de escribir sus cuentos, y teniendo en cuenta que era su madre la que practicaba la fe luterana, es muy probable que él quisiera separarse de todo eso volcándose en un cristianismo más tradicional. Si queremos verlo desde el sentido más estricto, creo que este cuento en parte representa la lucha entre el paganismo y el cristianismo, no ya solo por el propio carácter mitológico de la protagonista, sino por la idea de redención tras la muerte, como bien mencionas.
      Siendo sincera, hasta ahora yo tampoco había captado todas esas enseñanzas en "La sirenita", hasta que se me ocurrió leerlo por segunda vez y ya de adulta.
      Me encanta que te haya encantado ;)

      Eliminar
  2. Nunca me había planteado este cuento desde esta perspectiva, sí desde la representación del ideal de mujer en su época, y después del ideal "modernizado" según Disney.

    Creo haber leído alguno de tus ensayos al respecto, pero este en concreto, no y me ha gustado mucho porque trata un tema que me fascina, como el cristianismo fue transformando, adaptando, ridiculizando y silenciando otras religiones y creencias.

    El tema del limbo de quiénes nacieron antes de Cristo es otro de mis grandes temas de reflexión y debate interno: supuso un gran impacto para mí y para todo lo que había creído hasta entonces descubrir que todos aquellos que habían nacido antes de Cristo nunca accederían al Reino de los Cielos, simplemente porque habían escogido mal su fecha de nacimiento, pero: cual era su culpa si en realidad es designó de Dios? Quiere eso decir que creer en el Dios cristiano está por encima de una moral universal o grandes valores humanos? Y que ocurre con los nacidos en lugares a los que La Palabra no ha llegado? Estas reflexiones hicieron que nunca más pudiera ver la religión en la que me habían educado de la misma manera. E igual, la Sirenita, a pesar de haberse convertido...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María,
      Pues esos mismo interrogantes me los planteé yo también durante mucho tiempo, y cuando por fin pude hablar con personas 100% creyentes, que llevaban estudiando la religión durante mucho tiempo, tampoco sabían que contestar; la única respuesta que siempre recibía es que los planes que tiene Dios para nosotros son un misterio. Obviamente, y teniendo en cuenta todo lo que pasa en el mundo a costa de la religión, llega un momento en que estas explicaciones son del todo insuficientes para llegar al fondo del asunto.
      Muchas gracias por valorar tan positivamente mi ensayo ;)
      ¡Un abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

Hablemos de la generación burbuja

El gran Gatsby: el sueño americano (I)

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)