La sirenita: la religión también se difunde con cuentos de hadas (II)



Como comentaba en la entrada anterior, en un principio pensaba basar el ensayo sobre este famoso cuento en analizar todas sus referencias religiosas, pero me encontré también con un valioso manual sobre qué era todo lo que una mujer del siglo XIX necesitaba para "pescar" marido, y nunca mejor dicho lo de pescar teniendo en cuenta la temática marina de la historia. Vayamos al momento en el que la sirenita negocia entregar a la bruja del mar lo más preciado que tiene, su voz, a cambio de ser humana. Como es lógico, ella se pregunta cómo va a conquistar a su enamorado, si ni siquiera va a tener una voz para hablar; ni corta ni perezosa, la bruja le responde que con su precioso físico basta. Disney versiona varias partes del cuento de Andersen, pero la clava representando lo que la bruja le aconseja a Ariel:


¿Os habéis fijado en lo que dice la letra?:

"Los hombres no te buscan si les hablas, no creo que los quieras aburrir.
Allá arriba es preferido que las damas no conversen, a no ser que no te quieras divertir.
Verás que no logras nada conversando, a menos que los pienses ahuyentar.
Admirada tu serás si callada siempre estás, sujeta bien tu lengua y triunfarás."

Más claro agua. Las mujeres solo debían ser madres, amas de casa, a ser posible tener un buen físico, y lo más fundamental, estar calladas. Así funcionaban las cosas durante el período histórico en el que vivió Andersen. Las mujeres, incluyendo las de clase alta, tenían que espabilar si querían encontrar a un marido que las mantuviera a ella y a sus hijos, y a veces eso requería que sacrificaran lo mejor que tenían con tal de casarse. En el caso de la sirenita, el bien que sacrificó fue su voz. Es más, en un pasaje de la historia se explica que uno de los requisitos fundamentales para obtener su alma inmortal, era que el príncipe se casara con ella. Lo dice entre líneas bien claro, era fundamental que las mujeres se casasen para poder sobrevivir. 


La sirenita entregó su voz, pero probablemente muchas mujeres del siglo XIX tuvieron que abandonar sus aspiraciones y quedarse al margen para sobrevivir

Luego hay otra parte bastante sorprendente en la historia, y es cómo el príncipe percibe a la sirenita:

"El príncipe dijo que debería quedarse siempre con él, y se le permitió dormir junto a su puerta en un cojín de terciopelo."

Reconozco que no pude evitar cierta risa ante la situación tan patética de la pobre sirenita. Ha entregado su voz, ha hecho el esfuerzo de abandonar el mar a sabiendas de que le puede perjudicar más que beneficiar, y todo para que su amado la acabe viendo como una mascota, como un gracioso cachorrito al que se le deja dormir en un cojín frente a la puerta del amo. Aquí sería interesante preguntarse si Andersen estaba criticando la actitud sumisa que se esperaba de las mujeres. Este autor apenas tuvo relaciones sentimentales, se sospechó de su sexualidad, e incluso se llegó a decir que en realidad era un misógino, pero viendo lo que sucede con la sirenita a lo largo del cuento, me cuesta creer el último punto. Creo que si Andersen estuviera de acuerdo con el sometimiento de las mujeres en el matrimonio, le habría dado un final mucho más feliz a la protagonista. O también puede ser que, enlazándolo con la explicación religiosa, Andersen viera en la sirenita ese modelo de mujer abnegada capaz de cualquier sacrificio por amor, esperando siempre el momento de la redención. En cualquier caso, los cuentos de Andersen no son felices, por norma general.


Sea como sea, el cuento de La sirenita nos enseña que todo lo que se esperaba de una mujer era que fuera bonita y obediente, y aún así, el final (¡alerta spoiler!) nos dice también que eso no es garantía de nada, que si se cruza en el camino una mujer más joven y bonita, todo tu sacrificio habrá sido en vano. Así que por favor, todas y todos (porque es un mensaje que también vale para los varones), si la persona que os gusta dice que prefiere tener a personas calladas y obedientes a su lado, huid al mar, que vais a estar mucho mejor allí.

Audiolibro: La sirenita, por Hans Christian Andersen


Radio: La rosa de los vientos - Enigmas literarios



Trailer: La sirenita



Película: La sirenita




Recordad que podéis ver los vídeos del blog aquí

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
https://www.amazon.es/Sirenita-Andersen-Translated-Cuentos-Christian-ebook/dp/B007USQO6O

http://www.abc.es/catalunya/gente-estilo/20140120/abci-modistas-invisibles-siglo-201401131007.html

Comentarios

  1. Hola Carolina.
    He leído en una autobiografía de Andersen que éste tuvo una infancia muy dura, en medio de la pobreza, alejado de su padre (sin una figura paterna a la que imitar en su rol paternofilial), viviendo con una madre supersticiosa e iletrada y por lo que parece con dos abuelos que tenían una patología mental. Se caso su madre por segunda vez y ambos progenitores le pusieron a trabajar de niño como aprendiz de artesano. Imagino la frustración porque tenía grandes inquietudes intelectuales teniendo que recurrir al autodidactismo. Hasta que consiguió una beca para estudiar arte dramático. La relación con su tutor, un hombre con profundos desequilibrios emocionales, le provocaría profundos traumas. Su benefactor, el que le había pagado la beca, logró sacarlo de la escuela y le ayudó a encontrar trabajo como preceptor privado, consiguiendo también terminar el bachillerato e ingresar en la Universidad de Copenhague.
    No digo que estas circunstancias fueran una justificación pero si pueden haber generado en él un condicionamiento influyente a la hora de escribir. En cuanto a su relación con las mujeres, tuvo amores desgraciados. Pueden haber connotaciones personalistas en sus cuentos, de los duros años de infancia y juventud y su relación con las mujeres de su familia y amores no correspondidos o mal llevados. Lo que sí he leído en alguna web es que en sus cuentos subyace un criterio de análisis y de crítica social de la época que le tocó vivir. Si los personajes de sus cuentos estaban socialmente inadaptados y marginados, como la sirenita -a quien el mismo autor niega la posibilidad de mejora social y afectiva, arrastrándola a la soledad y a la nada-, debe de ser un reflejo de su propia experiencia vital y marginación. El propio sentido moralista que él otorga a sus personajes tendría mucho que ver con el carácter moralista de su sociedad contemporánea donde sus textos se ganaron mucha aceptación, inmersos en una cultura muy religiosa y puritana. No me resulta extraño que existan esbozos literarios hacia la misoginia. Religión, moralina y machismo o misoginia en un contexto social de represión de clase.
    Y tengo que admirar tu análisis, porque estoy de acuerdo con tus conclusiones, porque leyéndote se entiende por completo la relación que se desencadena entre experiencias traumáticas y proyección social y literaria, en su caso. Fenomenal post. Tienes una enorme capacidad para establecer relaciones aspectuales yendo más allá de lo aparente, porque hay que recordar que los cuentos de Andersen no fueron dirigidos única y exclusivamente a un público infantil.
    Un abrazo (Te he premiado con el Liebster Award: http://nuevoviajeaitaca.blogspot.com.es/2016/11/nuevo-premio-liebster-award.html )
    ¡Enhorabuena, te lo mereces!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marisa!
      Gracias por aportar más aspectos sobre la vida de Andersen. Lo cierto es que la gran mayoría de escritores plasman siempre sus propias vivencias o traumas en lo que escriben (y el que lo niegue, está mintiendo como un condenado); después de todo, son nuestras experiencias en la vida las que nos dan historias que contar. Yo tengo ciertas teorías respecto a Andersen, y es que en el fondo pienso que fue un hombre que simplemente decidió volcar su vida en contar historias porque sentía cierto rechazo hacia la vida social. Eso puede explicar el por qué de la melancolía en muchas de sus historias, o por qué no tenía una mujer e hijos en su vida. Y creo que la sociedad de su época prefería pensar que el escritor favorito de los niños era misógino antes que homosexual.
      Y qué decirte del premio, todo un honor recibirlo de tu parte :)
      ¡Un abrazo y gracias por comentar!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)

El cuento del rechazo hacia la desinformación