Preguntas que debes hacerte sobre el Levítico (II)



En esta segunda y última parte del ensayo del Levítico, tengo preparado algo muy especial, porque voy a demostrar claramente las contradicciones de Dios respecto a sus propios mandamientos. Primero, hagamos memoria volviendo al Éxodo. En ese libro se contaba cómo Dios liberó al pueblo israelita de la esclavitud a la que estaban sometidos por parte de los egipcios, y cómo desde ese momento pasaron a ser su pueblo favorito, el pueblo elegido. Una de las enseñanzas que los israelitas debían aprender, es que no trataran mal al extranjero, pues ellos mismos habían sido extranjeros en Egipto. Podéis encontrar estas palabras en el Levítivo 19:

"No hagáis sufrir al extranjero que viva entre vosotros. Tratadlo como a uno de vosotros; amadlo, pues es como vosotros. Además, también vosotros fuisteis extranjeros en Egipto."

Parece que por fin aparece ese Dios piadoso que les enseña a amar y respetar al prójimo, aunque ellos no hubieran sido bien tratados, pero tan solo hace falta avanzar un poco hasta el Levítico 25 para que ese discurso cambie completamente:

"Si quieres tener esclavos o esclavas, cómpralos de las otras naciones que te rodean. También puedes comprar a la gente extranjera que vive entre vosotros, y a los hijos que os nazcan mientras estéis en vuestro país; a ellos podéis comprarlos en propiedad y dejarlos como herencia a vuestros hijos cuando muráis; siempre podréis serviros de ellos. Pero ninguno de vosotros debe dominar ni tratar con crueldad a sus hermanos los israelitas."

Vamos por partes. En primer lugar, queda claro que el problema para Dios no es que las personas se esclavicen las unas a las otras, sino que su pueblo preferido, los israelitas, sea esclavizado; en segundo lugar, es un tanto difícil entender a qué se refiere Dios cuando dice que hay que tratar bien al extranjero que vive entre ellos, pero que no hay ningún problema con comprarle como esclavo; y en tercer lugar, por si aún había alguna duda de si Dios claramente no ama a todos por igual, la última línea es prácticamente una sentencia: no me importa que tratéis con crueldad a los esclavos, siempre y cuando no tratéis así a los israelitas.


Una vez más, el comportamiento de Dios llega a ser tan contradictorio que si se le juzgara como se juzga a una persona, sería diagnosticado con un trastorno mental

Como ya sabemos, el quinto mandamiento de la ley de Dios es no matarás... pero no matarás ni tratarás mal a tu prójimo a menos que Él lo pida. Las reacciones violentas de Dios son algo bastante común a lo largo de toda la Biblia. Por ejemplo, en el Levítico 24 hay un ejemplo de cómo Dios instruye a su pueblo para que castigue debidamente al que maldiga su nombre:

"Saca del campamento al que me maldijo; que pongan la mano sobre su cabeza todos los que le oyeron, y que lo maten a pedradas todos los de la comunidad."

Lo más irónico e hilarante de todo, es que justo después de este pasaje Dios dice que todo aquel que le quite la vida a otra persona, será condenada a muerte. Y hablando de la muerte, quiero comentar una cosa al respecto que me parece bastante importante. Cuando una persona muere, ya sea de forma natural o, en la mayoría de casos, como castigo, aún no se menciona nada ni sobre la vida eterna ni sobre la existencia de un posible infierno. Se muere y ya está. Habrá que leer el resto de libros de la Biblia para saber cuándo aparece alguna referencia sobre este aspecto, porque la religión solo cobra su sentido cuando se habla de una posible vida tras la muerte.

          
Audiolibro: El Levítico


Podéis ver todos los vídeos del blog aquí

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://impactoevangelistico.net/noticia/3504-libro-levitico

http://slideplayer.es/slide/1053916/



Comentarios

  1. Me ha gustado mucho esta tercera parte que complementa a las otras dos en un análisis impecable. En tu último fragmento citas a la muerte desde el punto de vista de la época en que se escribió el levítico con el añadido de que no se menciona ni el infierno ni la vida eterna. Creo que habrá que esperar a la llegada del Cristianismo y a que por tanto, la Iglesia como Institución oficial con una religión categorizada y permitida y que además ambiciona expandirse mundialmente adopte una actitud conciliadora y redentora como metodología de captación y aceptación por parte de un grupo de fieles que a su vez la financien a través de donaciones. Y no olvidemos tampoco que durante toda la época esclavista, hasta la feudal, el nódulo central era dios, por el poder con que fue conferida y jerarquizada la Iglesia. El Vaticano tenía un proyecto propio ligado al poder (durante las cruzadas los papas no solo lucharon geoestratégicamente por conquistar y reconquistar reinos y civilizaciones sino que eran reyes, dirigían el Estado, incluso permitieron la esclavitud.
    Muy interesante post. Los aspectos que tocas en éste son un complemento importante respecto de la idea de un dios del Antiguo Testamento que a nivel sistémico todavía se está fraguando. Su carácter disociativo me ha parecido muy certero, le has dado un enfoque psicológico, incluso patológico con el que estoy muy de acuerdo.
    Un abrazo, Carolina :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marisa :)
      Es que esta es una de las partes que más han llamado la atención, que aún no se haga mención a la existencia de la vida eterna, o del infierno como castigo eterno por los pecados cometidos en vida.
      En religiones mucho más antiguas ya se hablaba de esta dualidad respecto a la vida en el más allá; había un más allá puro y lleno de luz, y otra más oscuro para las almas que han hecho mal durante su vida terrenal (no hablo de almas pecadoras, porque el concepto de pecado como tal lo conocemos no existía en Egipto y en otras culturas, por ejemplo)
      Curiosamente, es con la aceptación de Cristo como Mesías cuando la Iglesia finalmente se institucionaliza, como bien señalas, pero a la vez también es cuando el mensaje de amor del NT contradice prácticamente al AT. De nuevo, nos encontramos con dos caras absolutamente distintas de la misma religión.
      Un abrazo, y gracias por dejar tu opinión ;)

      Eliminar
  2. Perdón, se me han cruzado los cables, hablaba de esta segunda parte cuando me refiero a que complementa a la primera.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)

El cuento del rechazo hacia la desinformación