El gran Gatsby: el sueño americano (II)



En el anterior ensayo dije que Gatsby dedicaba demasiado tiempo a perseguir un objetivo (Daisy Buchanan) que era del todo inalcanzable. Al final de la historia, nosotros mismos podemos comprobar que Gatsby se convierte en una víctima de ese sueño que le elude una y otra vez. De todas maneras, ese esfuerzo para conseguir lo que quiere le está convirtiendo en un mito de alguna manera, porque se convierte en un héroe, en el heredero del sueño americano. También conviene señalar que la perspectiva que tenemos de Jay Gatsby no sería la misma sin la perspectiva personal de Nick Carraway, vecino de Gatsby y principal narrador de toda la historia. En algún sentido, Nick destapa varias inconsistencias en cuanto a la importancia que tiene la identidad en esta novela, el cómo se perciben a sí mismos los personajes, pues también sirve para hacernos una idea de cómo se concebían los EEUU.

Si en la entrada anterior había dicho que Daisy era el sueño americano de Gatsby, aquí digo que Gatsby es el sueño americano de Nick, y hay varias razones para fundamentar esta teoría. Por un lado, nosotros como lectores nos hacemos una opinión sobre la actitud de Gatsby a través del punto de vista que nos ofrece Nick; por otro lado, y teniendo en cuenta la confianza que él deposita en el concepto de empezar desde cero, esa visión de Gatsby como hombre hecho a sí mismo refuerza aún más ese concepto que Nick tanto admira. Teniendo en cuenta eso, la teoría de Gatsby siendo el sueño de Nick se hace más fuerte prácticamente al final de la novela. Si no lo habéis leído, parad aquí para evitar spoiler, y volved a leer a partir de la cita. Cuando Nick regresa a la ya vacía casa de su amigo, es como si nada más existiera en el mundo. Es en ese momento cuando se da cuenta de que la muerte de Gatsby es producto de un sueño evasivo, exactamente como la vida que llevó. La siguiente cita podría ser considerada como un epílogo sobre el vacío y la futilidad que llenaron la vida de Gatsby:

"Por un transitorio momento encantado, el hombre debe de haber contenido el aliento en presencia de este continente, obligado a una contemplación estética que no entendía ni deseaba, frente a frente por última vez en la historia con algo adecuado a su capacidad de asombro".

Estas palabras muestran hasta qué punto Daisy era el sueño de Gatsby. Ella era "ese continente" para él, el nuevo mundo que tanto deseaba conquistar. Y a pesar de ello, lo que Gatsby mejor supo conquistar fue la avaricia y la apatía, se convirtió en víctima de la indiferencia que transforma los sueños en corrupción y promesas traicionadas. En otras palabras, Gatsby fue detrás de un sueño que se convirtió en una pesadilla, y todo por estatus, éxito y riqueza como medida desesperada para recuperar a su antiguo amor.



Después de lo que ocurrió con Gatsby, se percibe cierta exclusión de voces e historias que nos hacen pensar que la única historia real es la que Nick nos cuenta, pues es la suya la única que podemos oír, de modo que Nick Carraway ha sido el que ha llevado la batuta todo el momento. Es más, creo que puedo decir sin mucho miedo a equivocarme que lo que Nick quería ver en Gatsby eran sus propios sueños (¿se podría decir entonces que la personalidad que nos estaba mostrando Nick de Gatsby estaba totalmente edulcorada por sus propias fantasías?), unos sueños netamente materialistas, pues cada vez que Gatsby aparece en los pensamientos de Nick, siempre es en referencia a sus fiestas, su mansión, sus ropas, su coche, su riqueza...

Una y otra vez, tanto América como el sueño americano es representado como una constante fuente de conflictos, y Nick es un buen ejemplo de ese conflicto interno en busca de una identidad propia. Su personalidad es abierta y sabe escuchar a la gente, pero ama y rechaza a la vez el estilo de vida de los ricos. Su estado de ánimo va desde la sensación de esperanza y oportunidades, hasta un sentimiento de soledad absoluto. De hecho, él poco a poco se va separando del resto de personajes porque al final lo único que acaba sintiendo es rechazo absoluto, sobre todo hacia la vieja aristocracia.

En la tercera parte del ensayo veréis cómo este comportamiento tiene mucho que ver con el contexto histórico en el que Nick Carraway vive, además de analizar muchos más detalles.

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://www.blogdecine.com/oscars-2014/oscar-2014-mejor-vestuario-para-el-gran-gatsby

https://www.papelenblanco.com/animacion-a-la-lectura/las-portadas-para-el-gran-gatsby-que-nunca-se-publicaron

Comentarios

  1. Hola Carolina,
    Veo dos planos, el real representado por la visión en off del amigo, Nick Carraway, donde también asistimos a un rechazo de la sociedad de clases norteamericana ejemplificada por la aristocracia y la opulencia y el propio protagonista, Gatsby, quien se encamina por la vida irreal en medio de un sueño, el llamado sueño americano que más bien le arrastra hasta el infortunio y la utopía amorosa.
    Excelente reflexiones analíticas, que como siempre felicito y alabo. Este análisis me ha hecho decantarme por adquirir el libro. Muchas gracias, compañera. Siempre es un gran aliciente intelectual leerte.
    Un abrazo y felices fiestas, que lo pases muy bien con los tuyos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marisa!
      Para mí, Nick y Gatsby son las dos caras de la misma moneda, pues ambos buscan constantemente su lugar en el mundo, una motivación que le de sentido a su existencia. Por eso ambos encajan tan bien con el ideal del sueño americano, porque de alguna manera están replicando la propia debacle que el país vivía durante esa época de los años 20.
      Me alegra mucho que hayas decidido leer el libro, así sacarás tus propias conclusiones, y puede que veas detalles que yo no haya logrado percibir.
      Y por supuesto, gracias por tus palabras, que siempre me animan para seguir escribiendo ;)
      También deseo que pases unas muy buenas fiestas
      ¡Un abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

El cuento del rechazo hacia la desinformación

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué