El gran Gatsby: el sueño americano (III)



Para esta tercera parte del ensayo sobre El gran Gatsby, vamos a centrarnos un poco más en el contexto histórico. Durante los años 20, EEUU todavía se estaba recuperando de los desastres de la Primera Guerra Mundial, aunque en realidad estos daños tienen mucho más que ver con heridas espirituales y psicológicas que físicas. Viéndolo así, puede que nos resulte más fácil entender que Nick también representa esa parte de EEUU que lucha una y otra vez para encontrar su lugar en el mundo; es decir, el autor de esta novela no solo une la visión romántica del sueño americano en sus personajes, sino que también une los efectos de la guerra en sus mentes. Gatsby y Nick son los mejores ejemplos de ello, sin ir más lejos, pero el resto de los personajes también viven sus propios conflictos personales, y la mayoría tienen que ver con fingir una vida perfecta frente a los demás. Así es como se maneja la frustración de la forma más fácil.

El Gran Gatsby, película de 1974

Si hay algo que todos tienen en común en esta novela, es la necesidad de reconstruir un paraíso perdido (el sueño americano). La frustración empieza, precisamente, cuando comienzan a darse cuenta de que puede que ese paraíso nunca existiera, y que solo fuera algo real en su mente. Después de todo, El gran Gatsby habla de las apariencias, incluso de la supervivencia, pero esta última conlleva vivir el presente y ser reconocido por lo que tienes. Un ejemplo de esta conexión entre supervivencia y apariencias lo encontramos en las personas que acuden a las fiestas de Gatsby. Lo que hacen todos ellos es intentar reproducir el estilo de vida de Hollywood, pero simplemente es una imitación; de ninguna manera sus vidas reales son así. Y sin embargo, ¿qué otra alternativa tienen? Lo único que saben a ciencia cierta es que su país les dice que tienen que vivir el momento, porque puede que luego sea muy tarde; puede que cuando menos se lo esperen, otra guerra estalle. Carpe diem. Los jóvenes y ricos como Gatsby y Nick tienen que disfrutar los placeres de la riqueza mientras tengan el mundo en sus manos.

Durante esta era, la gente dependía la una de la otra para sobrevivir, sobre todo después del conflicto de guerra. Tanto Gatsby como Nick son conscientes de la importancia de la colaboración humana, pero rechazan sistemáticamente ese tipo de relaciones. Gatsby apenas entabla unas pocas relaciones con los que acuden a sus fiestas, y Nick en el fondo siente un profundo rechazo hacia la aristocracia y la falsedad. Se trata siempre de fingir y aparentar, y aunque odian esa actitud, en su mentalidad eso es mejor que ser un marginado sin ninguna meta que cumplir, o nada por lo que luchar.

Así es como Nick y Gatsby sobreviven

En la segunda parte, había dicho que Nick ve en Gatsby su propio sueño, o al menos eso es lo que quiere ver en su amigo debido a la profunda admiración que siente hacia él. Es posible que la lección que Nick ha obtenido es que los sueños se obtienen aprendiendo del pasado, no tratando de recuperarlo. Su última reflexión es prueba de ello:

"Gatsby creía en la luz verde, el orgiástico futuro que, año tras año, aparece ante nosotros. Nos esquiva, pero no importa; mañana correremos más deprisa, abriremos los brazos y... un buen día..."

El mensaje de esta cita es especialmente poderosa, porque es la conclusión final que el autor quiere que entendamos sobre el futuro de EEUU. Este país puede intentar reproducir el pasado tanto como quiera, pero la verdadera clave para el éxito reside en el cambio y la renovación. Gatsby dependía demasiado de su antigua historia de amor con Daisy, y Nick vive de los recuerdos de sus experiencias; si esto no fuera así, entonces no tendría sentido que nos narrara toda la historia en base a sus experiencia en el Valle de las Cenizas (una de las localizaciones donde se desarrolla el argumento), sobre todo teniendo en cuenta que él dice despreciar todo aquello.


Como conclusión final, cabe destacar que tanto Nick como Gatsby comparten un elemento común: la esperanza. Gatsby es capaz de sacrificarse por su sueño, y Nick mantiene la ilusión de encontrar su lugar en el mundo. Es cierto que cada sueño y cada proyecto de futuro empieza con esperanza e ilusiones, pero lo que podemos aprender al final de la novela es que los auténticos valores del ser humano permanecen en el pasado, en la edad de la inocencia.

Audiolibro: El gran Gatsby, de F.S.Fitzgerald


Documental: Biografía de F.S.Fitzgerald


Trailer: El gran Gatsby


Canción: Like a great Gatsby - Elliot Murphy


Recordad que podéis ver todos los vídeos del blog aquí

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://edition.cnn.com/2014/10/30/opinion/merjian-art-modern-wwi/

https://classicfilmguru.wordpress.com/2013/05/12/the-great-gatsby-1974-vs-the-great-gatsby-2013/

http://www.pickywallpapers.com/samsung-galaxy-tab/movies-tvshows/the-great-gatsby/the-great-gatsby-jay-gatsby-and-nick-carraway-wallpaper/download/

Comentarios

  1. Hola amiga Carolina,
    Super interesante que reflejes el contexto histórico partiendo de la desazón residual que queda tras la Primera Guerra Mundial. La sociedad y el carpe diem presenta un enfoque de sofisticación en las relaciones y de perpetuidad de un sueño inalcanzable donde la fastuosidad y la superficialidad intentan tapar la frustración y la imagen del antihéroe perdedor. Nick y Gatsby son antítesis, personajes antagónicos en su forma de ver la vida y un mundo en renovación que pronto despertará a nuevos proyectos no muy solidarios para otros pueblos del mundo (EEUU). El reparto del mundo quedó patente y homogeneizado en un rumbo decadente, sobre todo, entre las grandes esferas elitistas y el stablishment intervencionista. Baste ver los resultados y las consecuencias junto con el advenimiento de una nueva era tras la posterior Segunda Guerra Mundial. Lo que Nick no sabe es que esa admiración por la idealizada figura de su amigo a él le salvará de la quema, pues la mantiene tan sublimada como estereotipada, creo yo (lo digo sin haberme leído el libro, solo por lo que deduzco de tu brillante análisis) y gracias a que no le resulta muy real además de que odia la sociedad de las clases altas, le permitirán encontrar su lugar en el mundo prescindiendo de metas inalcanzables. O eso se espera que consiga.
    Te tengo que felicitar nuevamente. Esta tercera entrega es la que me ha gustado más, a partir de aquí tengo una visión de conjunto más completa del libro, aunque las otras dos son impecables.
    Un abrazo y felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marisa!
      Como has visto, en esta novela es fundamental entender el contexto histórico de EEUU para comprender cómo se crea el ideal del sueño americano, que desde mi punto de vista, es lo más relevante de esta historia. Nick se muestra un tanto contradictorio en algunos sentidos, porque odia y ama a la vez la extravagancia que le rodea, pero algo pasa con Gatsby que le hace abrir los ojos (no te lo cuento, que lo quieres leer ;)) y ver la realidad tal cual es.
      Muchas gracias por felicitarme, siempre me resultan muy valiosas tus críticas y opiniones
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Está guay la entrada, aunque solo me la he leído por encima ya que aún no he leído el libro y lo tengo entre mis pendientes. Tampoco he visto la peli, ya que estamos, así que voy sin grandes spoilers ni nada de nada ^^

    ¡Felices fiestas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Holden!
      Entonces si lees el libro pásate de nuevo por esta entrada, a ver si opinas lo mismo que yo, o por el contrario piensas que me he podido pasar de frenada ;)
      Gracias por comentar, y disfruta también de unas felices fiestas

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

Hablemos de la generación burbuja

El gran Gatsby: el sueño americano (I)

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)