Preguntas que debes hacerte sobre Números (I)



Parece que voy a hablar de matemáticas (seguro que alguien buscando información matemática da con esta página en el buscador), pero de lo que voy a hablar, como bien sabéis los que habéis ido leyendo estas ensayo-reflexiones sobre la Biblia, es del cuarto libro del Pentateuco, llamado Números. Al contrario que el resto de libros, en Números nos encontramos con un complicado entramado de legislaciones y normativas a la hora de controlar el censo de población israelita, todo ello entremezclado con narraciones de distinto tipo que no parecen guardar una conexión lógica, lo que me lleva a pensar que este libro tuvo que pasar necesariamente por distintas etapas de redacción hasta adquirir una sola forma definitiva.

A primera vista, puede parecer que hacer un censo de la población israelita no va a contar te nada de fundamental relevancia, ya que son meros trámites, pero vamos a ver qué es lo le dice Dios a Moisés exactamente en Números 1:

"Haced un censo de todos los israelitas, por clanes y familias, para saber el nombre y número exacto de todos los hombres de veinte años en adelante, aptos para la guerra".

¿Para la guerra? ¿De qué guerra habla? ¿Por qué Dios iba a querer preparar a su pueblo para una guerra, sabiendo todos lo que una guerra conlleva, que es destrucción, violaciones y muerte, especialmente contra civiles inocentes? Pues porque este libro, aparte de servir como censo, también sirve para mostrar a Dios como general de guerra, aquel que favorece a su pueblo para que arrase a todos los demás.


Creo que ya podemos empezar a pensar en Dios como Marte, señor de la guerra según la mitología

Pero volviendo al tema anterior, ¿para qué guerra se tienen que preparar los israelitas? Para tomar Canaán, la tierra que Él les había prometido tras su salida de Egipto tras 40 años de vagar por el desierto; por supuesto, Dios mismo propicia esta guerra ayudando a los israelitas a destruir a los cananeos por completo, ciudades incluidas, lo que lo convierte todo en una interesante paradoja, pues los israelitas han pasado de ser víctimas de los egipcios, a verdugos de los cananeos por orden de su Señor. Una de las regiones que tomaron bajo su poder era Moab, pero aquí pasó lo impensable, y es que los israelitas empezaron a adorar a otros dioses y a corromperse por culpa de la influencia de las mujeres. Sí, a los ojos de la religión las mujeres son inferiores en todos los sentidos, pero su poder de influencia no es de este mundo. Como era de esperar, Dios manda matar tanto a los israelitas que se dejaron arrastrar por el culto a otros dioses, como a los pocos habitantes que ya quedaban en la región (mujeres incluidas), según Él, como represalia ante sus malas mañas. En todo caso, los cananeos no son los culpables de esta situación, pues no fueron ellos los que invadieron un pueblo extranjero. La ira de Dios viene dada por el hecho de que su propio pueblo hubiera preferido en cierto momento a otros dioses antes que a Él. Recordad lo que ya mencionaba en esta entrada respecto al temperamento de Dios, su nombre es Dios celoso.

A medida que avanzamos en la lectura de la Biblia, la imagen del dios puro y bondadoso queda más y más alejada

Siguiendo con el tema de la guerra, vamos a recordar una cita dicha por el faraón de Egipto durante el período de esclavitud israelita:

"Matad ahora mismo a todos los niños varones  y a todas las mujeres que no sean vírgenes. A las muchachas vírgenes dejadlas con vida, y quedaos con ellas."

Nos horripila la matanza de esos bebés, y nos atormenta pensar qué trato le darían a esas mujeres vírgenes, vistas solo como botín de guerra. Así cualquiera pensaría que el faraón y sus acólitos eran seres realmente bestiales, carentes de humanidad. Solo que esta cita no pertenece al faraón, os he engañado. Esta cita podéis encontrarla en Números 30,31, y fue dicha por Moisés para que los israelitas arrasaran la región de Madián. De nuevo, vemos cómo las víctimas han pasado a ser verdugos.


Por supuesto, la destrucción del país de Canaán para que los israelitas lo invadan es apoyado por Dios en todo momento, pero algo hay en su discurso respecto a la repartición de botines de guerra, que me ha hecho pensar en la posibilidad de sacrificios humanos, aunque obviamente, no lo manifiesta de manera explícita. Dios exige que una parte de los botines conseguidos (incluyendo personas) sea entregada a Él como contribución, aunque en realidad se supone que eso debe ir a parar al sacerdote, que actuaría como una especie de mediador o representante de Dios. En un momento dado, se dice que fueron apresadas 16.000 muchachas, y de ellas 32 fueron entregadas como contribución al Señor. Si queremos pensar "bien", esas muchachas se convirtieron en esclavas del sacerdote; si queremos pensar mal, esas jóvenes pudieron haber formado parte de un sacrificio humano, un sacrificio de vírgenes que en nuestro imaginario atribuímos a ritos satánicos. Ya sería un giro argumental de cine que Dios fuera Satán.

Y aún no está todo dicho sobre este penúltimo libro del Pentateuco.

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://laverdadinformativa.blogspot.com.es/2010/11/leer-numeros-111-de-la-santa-biblia-nos.html

https://www.pinterest.se/pin/327636941617702837/

http://www.taringa.net/post/info/18439618/La-prueba-irrefutable-de-que-Dios-Si-Existe-Megapost.html


Comentarios

  1. Hola Carolina,
    Magistral es poco para describir este ensayo. Como te he dicho en otras ocasiones anteriores, tu capacidad de análisis es muy lúcida y crítica. Me gusta mucho que pienses con la sensatez del buen observador y crítico. Eso dice mucho de tu forma de pensar, la objetividad es necesaria y más en los tiempos que corren.
    Dicho esto, me centro en la reflexión. Tan de acuerdo como gratamente sorprendida. ¿Sabes que añadir intenciones a la obra de Dios del Antiguo Testamento es un cúmulo de declaraciones para la posteridad? Así le recordarán a la Divina providencia las generaciones venideras, como sucede. Lo que ocurre que el poder poético de sugestión es muy grande entre los adeptos religiosos y aceptar evidencias científicas no es propio del adoctrinamiento. Pero el ensayo deja muy claro que el dios castigador lo es en los hechos y también en su práctica de instigación: que los israelitas tengan que hacer la guerra y no el amor, es muy fuerte y lo que recordamos de la Biblia es pura entelequia. Lo parecería a siple vista pero no lo es. No, porque si sacamos las frases y las recolocamos en un contexto riguroso vemos las verdaderas intenciones social-políticas. No son meros conceptos vagos e imprecisos, gracias a las frases que extraes sabemos que las vírgenes serían seguramente violadas por sus captores o hechas pasto de los sacrificios. Al igual que dios le exigió a Abraham hacer con su primogénito, sacrificarlo por puro mandato divino. Creo que la Biblia antigua es un libro de civilizaciones en conquista y pugna de territorios. Canaán es un triunfo del poderoso Israel, aspirar a agrandarse geoestratégicamente, no era pecata minuta en aquellos tiempos de expansión de la doctrina divina. De hecho, las doce tribus de Israel se fueron expandiendo. ¿Cómo sería su expansión? ¿pacífica? Lo dudo. Las guerras eran el instrumento de reconquista de áreas geográficas, los botines existían, como luego ocurriría también en Las Cruzadas y los papas estrategas de guerra.
    Genial ensayo, como te decía, muy bueno. Sigue así.
    Un abrazo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marisa!
      Muchas gracias por tus palabras, me dan muchos ánimos para seguir esforzándome más en estos análisis.
      Yo misma tengo un pasado católico, y a pesar de que ahora veo las cosas de una forma muy diferente a como las veía de niña, me cuesta comprender por qué aún hay personas que defienden las decisiones de Dios como pruebas de amor por su pueblo (eso contando con que se hayan leído al menos el Pentateuco); a muchos les parecerá una blasfemia, pero Dios es lo más cercano a justificar el "si te pego es porque te quiero", y puede que ese concepto tan poético que mencionas de entender la Biblia se compare a la venda que tienen en los ojos muchas personas maltratadas, quienes cegadas por un amor mal entendido, no son capaces de ver la naturaleza auténtica de la persona que las está maltratando.
      Aunque también reconozco que me ha pasado lo contrario; ver a tantas personas manifestar el amor tan grande que sienten hacia Dios, me ha hecho preguntarme qué sienten ellos que yo no puedo sentir.
      Un abrazo, Marisa :)

      Eliminar
    2. No podías haber expresado mayor verdad. Totalmente de acuerdo contigo. Yo también era muy creyente hasta los catorce años. Y me pregunto lo mismo. Un abrazo y te lo digo desde el corazón, no te preocupes por las voces fanáticas, hay gente buena y mala, más ignorantes y con menor ignorancia pero sin espíritu crítico. Tú eres investigadora de las palabras y el pensamiento. Sigue así que me encantas.

      Eliminar
    3. Y yo te doy las gracias de corazón ;)

      Eliminar
  2. ¡Hola! Carmorán, no se si me recuerdas. Me alegra que sigas escribiendo en tu blog, me gustan mucho este tipo de temas (el análisis, la investigación, biblia, etc). Y aunque creo en Dios y lo sigo, respeto la opinión de cada persona y me encanta oír (leer) sus opiniones, así me ánimo a investigar más, hacer mis análisis y aprender. Me alegra que sigas activa en tu blog ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Sí, recuerdo tu usuario, pero no recuerdo exactamente cuál fue el último artículo en el comentaste.
      A mí me alegra que mi artículo te ayude a investigar y a hacer tus propios análisis.
      Un saludo y gracias por comentar :)

      Eliminar
    2. Gracias a ti, soy el de la Entrevista Freelancer que me hiciste jajaja ¡Saludos!

      Eliminar
    3. ¡Luis! ¡Ahora me doy cuenta, hombre! jaja
      Espero verte más por aquí :)

      Eliminar
  3. Yo me inclino a pensar en sacrificios humanos, estaban más de moda y como que tenían más impacto :D Aunque mira, no sabía nada de esto y nunca viene mal aprender cositas nuevas cada día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fíjate que uno de los puntos donde el cristianismo quiere diferenciarse de las religiones paganas es en la ausencia de sacrificios humanos, y que precisamente la Biblia hable de una forma tan ambigua sobre el destino de esas mujeres, da mucho que pensar.
      Un gusto verte por aquí de nuevo, Holden :)

      Eliminar
  4. Estoy comenzando a leer tu blog hoy. Me alegra mucho ver a alguien que lea la biblia y piense por sí misma. Espérate cuando llegues a Jueces y veas las burradas grandísimas que hacen los judíos: el sacrificio de la hija de Jefté, el exterminio de la tribu de Benjamín... (casi, excepto 10 varones). No sólo hay gente que lee la Biblia y sigue siendo cristiana, es que hay montones de teólogos y expertos en textos e historia bíblicas que a pesar de saber todo esto, siguen creyendo que era el Verdadero y el Único dios. Hay montones de otras civilizaciones con tradiciones sagradas, con visiones maravillosas de la espiritualidad y con sacrifcios humanos de vez en cuando también. Mira, cuanto más estudio historia más me debería acostumbrar, pero más me cuesta sentirme de la misma especie que tantos asesinos guerreros. Más me horripila pensar qué cosas habrán hecho y en nombre de qué mis ancestros en la Guerra Civil, o en las Guerras Carlistas. Por lo pronto comencé el año leyendo el libro de Robert Solé de la expedición de Bonaparte a Egipto y me horroricé totalmente de las cosas que hacía el ejército francés, tanto la chusma soldadesca como el Estado Mayor. Me parece que mientras no haya Ilustración, Instrucción, Formación, Filosofía, Intelectualidad, no podremos conseguir librarnos de tanto primitivo. Menos mal que tenemos la carta de los derechos humanos de la ONU, si al menos consiguiéramos que todo quisque la cumpliera...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pavitra,
      A mí me alegra mucho que te animes a comentar. Yo fui católica durante mucho tiempo, pero no ha sido hasta alcanzar la edad adulta cuando me he interesado por entender de verdad lo que es la Biblia (la religión en general) para evitar quedarme con lo que parecía una verdad inquebrantable, y que ahora veo que se derrumba como un castillo de naipes: Dios es amor.
      Aún me queda mucho camino por recorrer en la Biblia, pero sé que cuando la termine voy a comprender con mucha más claridad el rumbo que el mundo ha tomado durante tantos siglos.
      Un saludo y muchas gracias por comentar, espero que sigas pasando por este espacio ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)

El cuento del rechazo hacia la desinformación