Top Girls: (in)solidaridad femenina (II)



Si hay una escena de esta obra que creo que merece la pena destacar, es la que se produce entre Marlene y una mujer llamada Mrs. Kidd, cuyo marido está compitiendo con Marlene por un ascenso en el trabajo; poned especial atención a las palabras de la dedicada esposa:

"Soy yo la que sufre las consecuencias. No soy yo la que va a conseguir un ascenso. Le he puesto a él en primer lugar en todos los sentidos. ¿Y qué es lo que tengo ahora? "Que si las mujeres esto, que si las mujeres lo otro"... ¡No es culpa mía! Tienes que ser muy cuidadosa cuando trates con él, está muy dolido".

De esta frase sacamos tres conclusiones sobre la vida de esa pareja: ella es la que se encarga del trabajo duro, ella sabe que no se la va a valorar por ello y aún así lo acepta, y además es mucho más receptiva a pelear con otra mujer que con su marido, a pesar de que está dando a entender que el comportamiento de él no es exactamente justo. Por otro lado, Marlene tiene también sus propias preocupaciones, y tienen que ver con mantener su estatus como mujer trabajadora, pues no está interesada ni en la familia ni en la vida doméstica. A lo largo de la obra se pueden ir descubriendo detalles sobre Marlene en un aspecto mucho más íntimo, y gracias a eso descubrimos que en realidad los problemas del resto de mujeres a ella no le interesan en absoluto. Podemos entender que no quiera escuchar a Mrs Kidd, porque no sería justo renunciar a su puesto solo para que el marido de esa buena mujer no se sienta dolido; en cambio, el hecho de que no le interese escuchar a su hermana, o que no quiera tener relación con su propia hija, ya nos chirría más. Si no habéis leído la obra, pensaréis "bueno, a saber lo que hay detrás" (algo que se suele decir mucho cuando el comportamiento de una persona simplemente nos parece incomprensible). Pues sí que lo hay, y es que en la psicología de Marlene, independencia significa por fuerza individualidad.


Individualidad no tiene por qué necesariamente significar indiferencia hacia los demás

Para Marlene, igual que para muchas otras personas, la palabra "grupo" o "colectivo" simplemente no existe. Es exitosa, consigue lo que quiere, pero huye constantemente de aquello que cree que le asigna un rol específico como mujer, como por ejemplo, ser madre. Si es por esto por lo que Marlene se comporta de manera indiferente con sus compañeras y con su propia familia, entonces su éxito como mujer de negocios no hay que entenderlo como un éxito de las mujeres trabajadoras en general, sino como un éxito únicamente individual. Es más, el tema sobre las múltiples perspectivas que la sociedad tiene en relación a los roles hombre-mujer ya se muestra desde el principio de la obra; Churchill presenta una cena entre mujeres de distintos períodos históricos, cada una con su propia historia, pero de hecho esto es lo único que hacen, solo contar historias. No piensan en cómo se puede mejorar la situación de las mujeres en el futuro, porque todas ellas tienen una forma de pensar muy distinta, no solo por la época histórica en la que vivieron, sino porque además cada una tiene su propia opinión sobre lo que significa ser mujer.

Este tema acerca de lo que significa ser hombre o mujer parece un invento del siglo XXI, o XX sin ir más lejos, pero voy a aprovechar este momento para hablaros de Margaret Cavendish, una duquesa de siglo XVI en cuyo trabajo, Oraciones Femeninas, hace una reflexión sobre los roles de género y el lugar de las mujeres en el mundo desde múltiples perspectivas, y aún así era muy complicado saber cómo las mujeres percibían su propia situación. Cavendish y Churchill pertenecen a momentos de la historia totalmente opuestos, pero ambas sabían que toda mujer tenía el derecho de llevar su vida como quisiera, así como de darse cuenta de quién era su verdadero enemigo.

La discusión sobre los roles de género no es algo nuevo; preguntádselo a esta duquesa del siglo XVI

La conclusión que podemos sacar de este ensayo, es que los derechos de las mujeres equiparados a los hombres hubieran sido una utopía de no ser por el duro esfuerzo que muchas de ellas hicieron no solo pensando en ellas mismas, sino también en sus compañeras. Y otra importante enseñanza que no está de más extraer, es la consideración de que a veces no es tanto el poder de la opresión como el consentimiento de los oprimidos. Aunque el pensamiento individual es fundamental para la libertad y la independencia, el ser humano no puede sobrevivir fácilmente sin la ayuda de otros.

Representación de Top Girls de alumnos de Artes Escénicas



Fragmento de Top Girls



Recordad que podéis ver todos los vídeos del blog aquí
https://www.youtube.com/channel/UCOq0hbMiz_IBW6kIClelOAQ

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
https://brendanmccallum.com/2012/10/22/top-girls-by-caryl-churchill-at-mtc/

http://filosofia.laguia2000.com/general/individualismo

http://irispress.es/mqciencia/2011/08/19/margaret-cavendish-excentrica-y-genial/

Comentarios

  1. Yo siempre he creído que se consiguen más cosas cuando se lucha por un grupo que por uno mismo, pero desde luego que no es fácil preocuparse por el prójimo en esta sociedad tan competitiva que hemos creado. Y el prójimo puede ser un amigo, todas las mujeres del mundo o los animales, ya me entiendes :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, en este caso he hablado de mujeres porque es el contexto que la obra plantea, pero prácticamente puedes aplicar las mismas situaciones de una forma más genérica, y ver que se prima la competición por encima de la cooperación, como bien dices.
      Es esa otra "pequeña esclavitud" a la que estamos sometidos sin darnos cuenta.
      Gracias por comentar :)

      Eliminar
  2. Estoy muy de acuerdo con el sentido del post. Ahora lo veo claro después de leer la primera parte. Creo que la insolidaridad femenina y la competencia se corresponde con mujeres que pertenecen a un estatus más alto u ocupan cargos de mayor responsabilidad. Ahí es donde el individualismo se desarrolla con mayor ferocidad. La obra habla de una mujer exitosa de negocios, es algo significativo. También considero que el grupo, la colectividad, tanto en hombres como en mujeres tiene un efecto positivo y liberador para ambos.
    Excelente ensayo y descripción.
    Un abrazo carolina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marisa :),
      Al igual que te comenté en la primera parte del ensayo, lo patriarcal no necesariamente va ligado a una figura masculina, y tampoco necesariamente tiene que englobar a todos los hombres por el hecho de ser hombres, sino a los de una determinada clase social. Eso mismo pasa con Marlene, ella puede parecer feminista, pero en el fondo se va descubriendo que no le importan tanto los problemas del resto de mujeres como mantener su propio estatus. Por esa razón, creo que esta obra se dedica a desmantelar el problema de la insolidaridad entre las mujeres de la obra para que nosotros podamos ver lo que subyace detrás, que es el problema de las clases sociales.
      Muchas gracias por tu valoración ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

El cuento del rechazo hacia la desinformación

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué