La Abadía Tintern: cuando solo queda el paso del tiempo



La imagen que estáis viendo corresponde a la Abadía Tintern, en Gales (Reino Unido), y sobre esta abadía del siglo XII versa la entrada de hoy. Abadía Tintern, así es como se llama el poema escrito por William Wordsworth, donde habla de lo importante que fue para él este lugar en su juventud, y donde la naturaleza es descrita como el elemento capaz de conectar el alma humana con sensaciones que van más allá de nuestro entendimiento. Un sentimiento compartido por la mayoría de poetas del Romanticismo, por cierto. Contemplando la imagen, no es de extrañar que el poeta se hubiera sentido transformado al establecer esa conexión con el mundo natural, porque de alguna manera despierta dentro de él una esencia reprimida en otros aspectos de su vida. Sin embargo, parece que Wordsworth es capaz de entender esas sensaciones años más tarde, cuando regresa al mismo lugar de su juventud:

"Los groseros placeres de mis días juveniles,
Y sus alegres movimientos animales se han ido.
Ese tiempo ha pasado,
Y no existen ya todas sus alegrías dolorosas, ni sus locos arrebatos.
Mas no por eso desmayo, ni me lamento ni murmuro;

Otros dones han seguido;
Por tal pérdida, creo yo, ha habido abundante recompensa."



El poeta reconoce que su visión hacia la naturaleza ha cambiado, pero no porque la Abadía haya sufrido un cambio en sí, sino porque ha sido el paso del tiempo el que ha cambiado su perspectiva. Wordsworth sabe que nada será como hace cinco años, sabe que no puede volver a recuperar esas mismas experiencias, y sin embargo nada de eso le entristece, ya que toda la experiencia de su juventud le ha aportado un conocimiento y madurez que no habría podido conseguir de otra manera.

Personalmente, me sentí identificada con esta visión del tiempo, con aceptar que nada volverá a ser igual a como nosotros lo vivimos siendo más jóvenes o niños, porque la percepción cambia inevitablemente con el paso del tiempo. Teniendo esto en cuenta, más nos vale preguntarnos si acaso tiene sentido decir que antes todo era mejor; puede que nuestros recuerdos de esos momentos hacen que nos parezca que lo que teníamos antes era mejor. Yo creo que es distinto, ni mejor ni peor.

Siguiendo con el tema del tiempo en el poema, parece que un proceso personal se ha completado para el poeta, puesto que ahora tiene una sucesora que va a experimentar las mismas sensaciones que él: su hermana. Así es como se completa un círculo, así es como se conectan la naturaleza y el tiempo siguiendo un proceso cíclico. Hace cinco años, Wordsworth contemplaba la naturaleza a su alrededor con lo que él llamaba "ojos salvajes", ojos que aún no habían visto nada, ojos que no habían vivido; ahora es su hermana la que mira la Abadía Tintern con ojos salvajes. Quién sabe, puede que alguno de nosotros vea algún día esa Abadía con ojos salvajes también (si no la habéis visto ya), y entonces nos acordaremos de Wordsworth, de la naturaleza, y del paso del tiempo.

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://www.ma.utexas.edu/users/lhitt/

https://www.poetryfoundation.org/poems-and-poets/poets/detail/william-wordsworth

Comentarios

  1. El tema me parece muy interesante, el paso del tiempo y la sensación de que nada volverá a ser igual, ni mejor ni peor, solo distinto es uno de mis grandes temas de reflexión personal.
    Precisamente ayer sumé un año más y en la conversación de la charla con mis amigas salió el tema de los años y de cómo el tiempo da su justa perspectiva a las cosas, quitando importancia a todo aquello que tiempo atrás parecía ser esencial. ¡Qué cosas! Excelente artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Superviviente,
      No es ningún mito aquello de que las cosas se pueden llegar a ver de manera distinta con el paso del tiempo, y no en el sentido de que tu personalidad cambie, sino que la sabiduría y experiencia de los años te ayuda a ver cosas que antes pasabas por alto, o considerabas poco importantes.
      Y si he entendido bien, solo me queda decirte que espero que hayas tenido un muy buen cumpleaños :)
      Muchas gracias por pasarte y por dejar tu opinión
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Muy buen análisis Carolina; desde mi punto de vista la vida y evolución del ser humano puede compararse con a crianza de un buen vino:
    Nace como zumo de uva con altos contenidos de azúcares, (todos los bebés son dulces)se almacena en depósitos asepticos de acero inoxidable donde se produce la fermentación, proceso químico con violentas reacciones que transforman los azúcares en alcohol (periodo de pubertad en el que probamos nuestras fuerzas reaccionando instintivamente a los estímulos negativos y vamos conformando nuestra personalidad)Terminada la fermentación se extrae el vino de esos recimientees asépticos y se traslada a barricas de roble que le permiten madurar con el tiempo, dándole cuerpo y sabor. (época de madurez).
    Al igual que con el vino, las personas maduramos a lo largo del tiempo y ningún periodo es mejor o peor que el anterior, todos son diferentes y necesarios para nuestra maduración como personas. Lo que ocurre es que en nuestra mente guardamos los recuerdos agradables y tendemos a olvidar los desagradables.
    Un abrazo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier,
      Muy acertada me parece tu analogía con la crianza del vino, y es más, de nosotros depende que podamos convertirnos en vinos listos para ser Gran Reserva o en vinos listos para ser mezclados con Coca Cola.
      Muchas gracias por comentar, Javier ;)
      ¡Un abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

Hablemos de la generación burbuja

El gran Gatsby: el sueño americano (I)

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)