Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2017

Preguntas que debes hacerte sobre el Deuteronomio (II)

Imagen
Hay algo que me inquieta y me molesta muchísimo a partes iguales a la hora de hablar de religión, y es el debate que se prepara a la hora de decidir qué religión es mejor y más piadosa que las demás. ¿A qué razones atienden para decir esto? Si se basan en el contenido de sus respectivos libros sagrados, no puedo comprar vocal por motivos como los que se muestran en el Deuteronomio 11 y 13:
"Destruid por completo todos los lugares donde los pueblos que vais a conquistar adoran a sus dioses: en los montes, en las colinas y bajo los árboles frondosos. Derribad sus altares, haced pedazos las piedras y quemad los troncos a los que rinden culto; destruid las imágenes de sus dioses y borrad de aquellos lugares su recuerdo."
(En referencia al castigo que hay que dar a familiares o amigos que adoran en secreto a otros dioses) "Ni siquiera tengas compasión de él: no le tengas lástima ni lo encubras. Al contrario, mátalo. Apedréalo hasta que muera, por haber querido apartarte del Se…

Huéspedes del Sheik: etnografía de un pueblo iraquí (II)

Imagen
Siguiendo con el análisis de este trabajo de Fernea sobre su vida en Irak, tengo que añadir una puntualización que considero importante, y que olvidé por completo hacer en la primera parte. Tengo que recordar que el lugar en el que Fernea y su marido vivían era un pequeño pueblo de Irak, y eso supone que la situación de estricto conservadurismo probablemente se agudizara aún más que en las ciudades más grandes. Dicho esto, lo último que comenté sobre la autobiografía de Fernea fue lo mucho que destacaba la influencia de las mujeres dentro del grupo. Este aspecto me parece ciertamente importante e interesante, porque la perspectiva que nosotros tenemos sobre el poder de las mujeres en los países árabes es que es un poder invisible. Fernea menciona el hecho de que bajo un manto de discreción, las mujeres no solo ejercían influencia sobre los hombres de muchas maneras, sino que además eran un pilar fundamental a la hora de tomar ciertas decisiones.

Este poder secreto tiene que ver con pod…

Huéspedes del Sheik: etnografía de un pueblo iraquí (I)

Imagen
Si me preguntaran si soy islamófoba, seguramente la respuesta sería sí. Para los que no siguen el blog con frecuencia, esta primera frase que he escrito es razón suficiente para salir del blog y no volver a él. En cambio, los que sí me leen con asiduidad y saben la opinión que tengo yo de la religión, esto no les parecerá tan raro; es más, seguro que os parecerá hasta obvio. También es cierto que podríais preguntaros: de acuerdo, estás analizando la Biblia y estás viendo que es muy perniciosa, ¿pero acaso te has leído el Corán para decidir si ya lo desprecias también o no? En primer lugar, no me hace falta leer el Corán (que lo voy a hacer) para darme cuenta de que voy a leer las mismas extravagancias de la Biblia; y en segundo lugar, porque gracias a la lectura de un libro llamado Guests of the Sheik (Huéspedes del Sheik) he podido ver cómo la religión condiciona la vida de los musulmanes desde los años 50 en prácticamente cualquier ámbito. Nada parece haber cambiado desde entonces. …

Preguntas que debes hacerte sobre el Deuteronomio (I)

Imagen
Y al fin hemos llegado ya al último libro del Pentateuco para poner fin a la agónica travesía de los israelitas por el desierto. En este libro ya no volveremos a ver una conversación directa de Moisés con Dios, sino que Moisés se dirigirá al pueblo en primer persona como profeta y portavoz de Dios. Antes de entrar en la tierra prometida, Moisés hace un recordatorio de todo lo que han vivido hasta ese momento para prevenir a los israelitas de que es mejor no provocar la ira de Dios. De hecho, voy a destacar tres grandes citas gloriosas de este recordatorio en el Deuteronomio 2 y 2,3 respectivamente:
"A partir de hoy haré que ante vosotros todos los pueblos de la tierra se llenen de espanto. Cuando oigan hablar de vosotros, se echarán a temblar y la angustia se adueñará de ellos."
"Pero el rey Sihón no quiso dejarnos pasar por su tierra, porque el Señor vuestro Dios hizo que se negara rotundamente a ello, con el fin de ponerlo en vuestras manos, como todavía lo está hoy.&qu…