Huéspedes del Sheik: etnografía de un pueblo iraquí (I)



Si me preguntaran si soy islamófoba, seguramente la respuesta sería sí. Para los que no siguen el blog con frecuencia, esta primera frase que he escrito es razón suficiente para salir del blog y no volver a él. En cambio, los que sí me leen con asiduidad y saben la opinión que tengo yo de la religión, esto no les parecerá tan raro; es más, seguro que os parecerá hasta obvio. También es cierto que podríais preguntaros: de acuerdo, estás analizando la Biblia y estás viendo que es muy perniciosa, ¿pero acaso te has leído el Corán para decidir si ya lo desprecias también o no? En primer lugar, no me hace falta leer el Corán (que lo voy a hacer) para darme cuenta de que voy a leer las mismas extravagancias de la Biblia; y en segundo lugar, porque gracias a la lectura de un libro llamado Guests of the Sheik (Huéspedes del Sheik) he podido ver cómo la religión condiciona la vida de los musulmanes desde los años 50 en prácticamente cualquier ámbito. Nada parece haber cambiado desde entonces. Sin embargo, no voy a ser injusta. Si bien no he cambiado mi opinión sobre el mundo islámico tras haber leído este libro, sí que he suavizado muchos de los prejuicios que antes tenía y que soy consciente que venían de un sentimiento etnocéntrico.

La autora del libro, Elizabeth Warnock Fernea, cuenta cómo fue la estancia durante dos años de ella y su marido en un pequeño pueblo de Irak, con el fin de hacer un estudio etnográfico sobre las costumbres del país. El contexto de la historia data de 1956, y como habréis adivinado, el shock cultural es inminente nada más poner un pie en tierra iraquí. Este gran contraste cultural tiene que ver sobre todo con la reacción de los hombres al verla sin el velo puesto, y con la segregación por sexos en cualquier ámbito.


Desde mi punto de vista, la historia de Fernea tiene un valor añadido en cuanto a objetividad a la hora de describir su experiencia conviviendo con mujeres musulmanas, un punto a favor que reconozco que ayuda a eliminar ciertos prejuicios sobre el mundo musulmán. Muchas de las ideas preconcebidas tiene que ver con los harenes, y con las mujeres viviendo juntas. Desde la perspectiva occidental, percibimos esto como un gueto, o como una manera de limitar la libertad de las mujeres. Pero hay sorpresas, porque a lo largo de la historia lo que nos va a quedar muy claro es que los lazos entre el grupo de mujeres son incluso más importantes que los lazos entre marido y mujer.

En esta etnografía hay algo muy importante que dice muchísimo acerca de cómo funciona la influencia de la cultura, y es que para las mujeres de El Nahra (así se llama el pueblo iraquí) Fernea es una pobre mujer, porque ni tiene hijos, ni oro, ni madre. En este punto, Fernea experimenta un conflicto cultural muy importante, porque esas mujeres la miran con la misma lástima con la que ella las mira a ellas. A sus ojos, Fernea es una persona sin recursos, sin protección, y eso le causa un efecto muy importante porque se da cuenta de lo importante que son las relaciones entre ellas y lo fuerte que es la influencia de estas mujeres.
Seguiré hablando sobre este último punto en la siguiente entrada.

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
https://www.amazon.com/Guests-Sheik-Ethnography-Iraqi-Village/dp/0385014856

http://www.elarsenal.net/2009/02/02/iraq-la-guerra-necesaria/

Comentarios

  1. Me parece un ensayo muy metódico, estudiado, cabal y donde justificas cada planteamiento, además ejemplificas la posición a través del libro de Fernea como visión autobiográfica, lo que aporta gran valor a tu tesis.

    Solo tengo un matiz. Y es que personalmente opino que el problema de degradación social de las mujeres y la falta de libertades de algunos Estados árabes no está originado en la propia religión como doctrina, sino en la interpretación que se hace de la misma, de la religión, por parte del Estado. Este es quien legisla y elabora las leyes a través de sus instituciones y aparatos. Para mí el problema radica y seguirá concentrándose en dicha interpretación, es decir, en la Ley, la que ellos llaman SHARIA. Esta ley recoge el conjunto de los mandamientos de Alá relativos a la conducta humana. Sin embargo, al igual que hacen los terroristas -interpretar el Corán a su antojo- para fundamentar su propósito y asesinar, cometer aberraciones, autoinmolarse en centros públicos, secuestrar y extorsionar, los estadistas y los jueces religiosos o cadís se basan en una interpretación subversiva de la religión. El Estado, aunque esté dirigido por un gobierno fundamentalista, lo que hace es obtener su propia visión parcial y ortodoxa, no objetiva, en todos los casos. Por eso en muchos países existen castigos, lapidaciones, penas de cárcel, pena de muerte, juicios injustos, casamientos impuestos a niñas menores, violaciones bajo impunidad, uso obligatorio del burka allí donde hay mayor influecia del Estado Islámico o de los talibanes, etc. Pero nada de esto lo dictamina la religión en sí misma bajo los preceptos y mandamientos del Corán, ni Mahoma predicó a favor de las injusticias que se imparten en una gran parte del mundo musulmán.
    Esa era mi matización. Por lo demás tú ya sabes que admiro tu inteligencia, tu forma de exponer y la manera en que modelas y estructuras el contenido y las premisas de tus ensayos. Siempre me sumo a tus estudios.
    Cuando hablas de la relación e interacción entre mujeres en un grupo en los harenes lo veo lógico y natural. Porque en definitiva, como muy bien planteas, existen distorsiones de imagen de las sociedades árabes en múltiples aspectos y muchos prejuicios. Por eso es importante desterrarlos como hace este correctísimo post. Espero la segunda parte.
    Un abrazo, Carolina ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marisa,
      Has explicado muy bien tu matización, y lamento no poder decirte más al respecto porque aún no he leído el Corán como para dictaminar si es el Estado y los extremistas los que lo manipulan a su antojo para establecer su gobierno del terror.
      Por ejemplo, si la Biblia fuera interpretada literalmente, no se podría acusar de manipulación, porque las lapidaciones, ajusticiamientos, y condenas de muerte son leyes dictadas y aceptadas por Dios; si en Occidente no hubiéramos tenido la inmensa suerte y lucidez como para darnos cuenta de que obedecer lo que la Biblia dice literalmente solo traería atraso e injusticias, ahora mismo nuestra vida no sería muy distinta de la que viven muchos afganos.
      Espero que siga siendo de tu interés la segunda parte del ensayo ;)
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
    2. Lo entiendo y estoy de acuerdo, Carolina. Yo tampoco he leído el Corán, para puntualizarlo me he basado en algunos cosas que he leído y que opinan los que intentan separar terrorismo islámico de cultura musulmana a los efectos de la privatización de libertades y derechos fundamentales. Es más mi opinión personal aunque reconozco que no está fundamentada desde los textos del Corán.
      Claro que voy a leer tu segunda parte del ensayo, ya tengo ganas ;-)

      Eliminar
  2. El Coran es la recopilacion, tras la muerte de Mahoma, de las revelaciones de la palabra divina que le hizo el Arcangel Gabriel a lo largo de 23 años y no tomó su forma definitiva hasta el año 576 durante el califato de Uthman Ibn Affan, (durante la vida del profeta su transmisión era oral).
    En El Corán se da el caso de que a veces unos versos prohíben una práctica determinada mientras que otros la permiten, por lo que para la mayoría de los eruditos islámicos os versos revelados más tarde a veces están por encima de los versos entregados anteriormente.
    Por otra parte, a la muerte de Mahoma se produjo un cisma en el islam (por una cuestión de poder, más que por asuntos religiosos)entre los partidarios de Ali, sobrino y yerno del profeta (chiíes) que se encontraban en minoría y los que sostenían que la comunidad debía poder elegir a su nuevo gobernante en función de sus virtudes (suníes); división que permanece hasta nuestros días.
    Aun así, los musulmanes no rigen su vida por el Corán, si no por la Sharía o Ley Islámica que aunque basada en El Corán, no constituye formalmente un dogma de fe y está sometida a interpretaciones, pero básicamente permanece inmutable desde hace 400 años lo que ha propiciado un estancamiento socio-cultural en los paises islámicos incomprensible para nosotros.
    Enhorabuena Carolina, has tocado un teme digno de un intenso debate.
    Un abrazo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier,
      Como le dije a Marisa, gracias por hacer la distinción entre Sharia y Corán, porque puede que sea de utilidad para la segunda parte de este ensayo.
      Espero no decepcionarte :)
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Tampoco he leído el Corán así que no puedo hablar de él.

    Sin embargo sí que me ha llamado la atención la parte final, donde se exponen la percepción de las mujeres, porque esa sí la he vivido... En su momento, me llamó mucho la atención que yo mujer "moderna, europea e independiente" fuera mirada con lástima por mujeres musulmanas, incluso más jóvenes, porque no había hombres velando por mí y me viera obligada a trabajar para mantenerme, para mí está percepción fue reveladora, y no estoy hablando de mujeres de pueblos apartados que vivían en harenes, ni siquiera llevaban velo, sino de mujeres con puestos en Universidades y laboratorios, es decir, también trabajadoras.

    Siempre me he considerado abierta de mente y se me da bien ponerme en el lugar de otros, pero reconozco que con las mujeres musulmanas me cuesta comprender. Y en general de la religión me llama mucho la atención que personas incapaces de dejar de fumar y no practicantes, cumplen el Ramadán a rajatabla. Estoy deseando leer más ensayos sobre el islamismo, el tema promete.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María,
      Ese es el gran problema de las culturas. Lo que nosotros vemos como lo más normal y lógico del mundo, para otras personas con costumbres distintas es todo lo contrario.
      Y lo último que has dicho de alguna manera creo que puede explicar la forma de pensar de algunas mujeres musulmanas. Así como hay no practicantes que cumplen el Ramadán, hay mujeres que a pesar de tener sus trabajos tienen un planteamiento muy conservador respecto a lo que una familia debe ser.
      En la segunda parte voy a desarrollar precisamente el tema de la familia y la posición de las mujeres en ella.
      Muchas gracias por dejar tu comentario ;)
      ¡Un abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

El cuento del rechazo hacia la desinformación

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué