Preguntas que debes hacerte sobre el Deuteronomio (I)



Y al fin hemos llegado ya al último libro del Pentateuco para poner fin a la agónica travesía de los israelitas por el desierto. En este libro ya no volveremos a ver una conversación directa de Moisés con Dios, sino que Moisés se dirigirá al pueblo en primer persona como profeta y portavoz de Dios. Antes de entrar en la tierra prometida, Moisés hace un recordatorio de todo lo que han vivido hasta ese momento para prevenir a los israelitas de que es mejor no provocar la ira de Dios. De hecho, voy a destacar tres grandes citas gloriosas de este recordatorio en el Deuteronomio 2 y 2,3 respectivamente:

"A partir de hoy haré que ante vosotros todos los pueblos de la tierra se llenen de espanto. Cuando oigan hablar de vosotros, se echarán a temblar y la angustia se adueñará de ellos."

"Pero el rey Sihón no quiso dejarnos pasar por su tierra, porque el Señor vuestro Dios hizo que se negara rotundamente a ello, con el fin de ponerlo en vuestras manos, como todavía lo está hoy."

"Todas sus ciudades cayeron en nuestro poder y las destinamos a la destrucción. Matamos hombres, mujeres y niños; no dejamos a nadie con vida."


Las citas pertenecen al primer discurso introductorio de Moisés, y pensaréis que he ido a elegir las peores con malicia, pero nada más lejos de la realidad, porque en todo su discurso apenas habla de otra cosa que no haga referencia a la guerra y a la invasión del el enemigo para llegar a la tierra prometida. Ya lo dije en Números, pero lo vuelvo a repetir aquí: en primer lugar, estáis viendo que es Dios el primero que propicia la guerra entre hombres para invadir territorios; en segundo lugar, permite el exterminio de poblaciones enteras que no entran en sus planes (no los considera hijos suyos); y en tercer lugar, estas poblaciones exterminadas ni siquiera sabían quién era Yahveh, motivo principal por el cual Dios propició la masacre contra ellos, además de por otras razones que más adelante comentaré.


"Su nombre es Dios celoso"

La exclusividad y la adoración son fundamentales para Dios, pues el culto a otros dioses que no sean Él suponen un acto despreciable a sus ojos, mucho más que las guerras y la destrucción que antes he mencionado, pero vamos a recordar en primer lugar de qué manera Dios les puso a prueba para ver si eran merecedores de ser el pueblo elegido por Él:

"Acordaos de todo el camino que el señor vuestro Dios os hizo recorrer en el desierto durante 40 años para humillaros y poneros a prueba, a fin de conocer vuestros pensamientos y saber si ibais  a cumplir o no sus mandamientos."

Esto pertenece al Deuteronomio 7,8. Si atendemos a las explicaciones de estudiosos de la Biblia, cuando habla de humillación no está usando exactamente el sentido que nosotros le damos en la actualidad, sino que se trata de una connotación educativa. Para explicarlo de otra manera, como los israelitas no podían saciar la sed por sus propios medios, eso les enseñaba que su existencia dependía por completo de Dios. Teniendo en cuenta que si Dios les alimentó fue porque los israelitas se lo suplicaron al borde de la extenuación, esto tiene más connotaciones de maltrato psicológico que educativas, pues Dios no mueve un dedo hasta que no les ve suplicar, más o menos igual que cuando les sacó de Egipto.


Visto desde esta perspectiva, hay que reconocer de una forma u otra que la imagen de Dios tiene que ser lavada constantemente a medida que la época avanza. No es la primera vez que se trata de defender las palabras de la Biblia aludiendo a los problemas de traducción, a las diferencias de significado, o a que la época no es la misma, y por lo tanto no es justo juzgarlo desde la perspectiva actual, y sin embargo hay que plantearse una cosa muy importante que puede resultar difícil de entender. Vamos a pensar que si Dios impuso tantas normas y leyes sobre el hombre fue por el bien de su evolución, para que aprendiera a distinguir el bien del mal; en definitiva, para que dejara ser un mero animal instintivo y aprendiera a desarrollar una conciencia. Paradójicamente, si el objetivo primordial es que el ser humano evolucione en cuanto a conciencia, supondría un perjuicio contra la propia religión, pues ni muchos hechos de la Biblia, ni el mismo comportamiento de Dios tienen sentido hoy en día. Puestos así, la pregunta sería, ¿no habría que aceptar que la religión no obedece a ninguna verdad universal, sino a las pautas de comportamiento que se han marcado para la humanidad en distintos momentos históricos? En mi opinión, no puede ser considerado una verdad universal aquello que necesita adaptarse a lo largo del tiempo para no caer en conflicto con la época; por tanto, ninguna religión puede ser considerada como verdad universal, o como la verdadera a secas.

Y el análisis del Deuteronomio no termina aquí.

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://bendicionescristianaspr.com/la-biblia/antiguo-testamento/deuteronomio-24-leyes-diversas/

https://www.guioteca.com/fenomenos-paranormales/cual-es-el-verdadero-nombre-de-dios-fuente-de-controversia-vigente-hasta-nuestros-dias/

Comentarios

  1. Hola Carolia,
    Me llama la atención el sentido que le dan de connotación educativa los estudiosos de la Biblia al Deuteronomio 7,8. Estudiosos que calculo que en su mayoría deben de ser teólogos y adscritos a la religión propiamente, algunos tendrán cargos en la Iglesia. Para empezar esta visión es corporativista, por llamarlo de alguna manera y doctrinal y adoctrinante, en segundo lugar. Yo también lo veo en su verdadero criterio, para Dios se adoptaría y utilizaría la figura del maltratador en toda su pretensión y objetivo a alcanzar pero solapada, esto es, la absoluta dependencia y sumisión al mandato divino a través de la puesta como condición de una serie de pruebas, súplicas y rogatorios que vengan de un pueblo humillado hasta la extenuación y que no tiene a cumplir más que las premisas que Yahveh impone. Más teniendo en cuenta el acto coercitivo que supone la adoración como fin último que presupone otorgar a este Dios del Antiguo Testamento la configuración de exclusividad del culto.
    Y tu último fragmento me lleva a pensar también en lo político del asunto. En el modo esclavista, la perpetuación del desarrollo de las fuerzas productivas asociadas a las clases existentes, esclavista-esclavo-ciudadanos libres, me lleva a considerar que este libro, así como el de Números y los que se incluyen en el Antiguo Testamento, tienen carácter de Estado y fueron escritos por cuadros, juristas, cargos de la Iglesia ligados al Estado y poderosos escribas que tenían una intención clara de fortalecer ese poder del Estado y de sus clases o estamentos. Con la pretensión de que la sociedad y su estructura fuera inamovible. El lavado de imagen era necesario entonces y en vista del encuadramiento de las consiguientes generaciones de fieles y adoctrinados, porque si se apreciaba el verdadero carácter de clase y el destino determinista que tenían el verdadero sentido de los textos, entonces la lucha por el poder político y la geostrategia de las guerras territoriales no serían fundamentadas ni apoyadas por una inmensa mayoría de desfavorecidos.
    Como siempre un análisis impecable, contundente y científico de una realidad objetiva, la relación entre religión y poder político. Es un punto de vista que añado al análisis estando totalmente de acuerdo en sus postulados materialistas y científicos. Lo que planteas es un ejercicio de veracidad tomando como referencia el contexto histórico y pasajes que denotan cómo querían las élites que fuera el sistema de creencias fundamental. Es de diez este estudio.
    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marisa,
      Entiendo que los teólogos tienen que hacer este tipo de revisionismo constantemente por la razón que he mencionado al final del artículo, porque sino sería inviable mantener la religión dentro de un estado modernizado y avanzado.
      Una cosa era cómo funcionaba la sociedad, la ley, y la política hace más de 2000 años, y otra cosa es cómo funciona todo ahora;obviamente, a los poderes estatales les venía muy bien refugiarse detrás de una Biblia para justificar medidas muy tiránicas, y por eso es tan deseable que la religión siga teniendo poder, aunque sea a costa de hacer revisionismo de vez en cuando.
      Muchas gracias por tu opinión Marisa, siempre dejas comentarios que propician debates muy interesantes :)
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Hola, es cierto. La biblia refleja la moral de aquel pueblo y no la moral de un Dios sobrenatural.
    En tiempos barbaros, Dios fue barbaro.
    Hoy escuchas al Papa y Dios tiene una nueva moral, mas amorosa.
    Personalmente me considero creyente pero no de un Dios biblico, que desde ya deja mucho que desear.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo,
      Pues como bien has visto, el contenido de la Biblia depende mucho más de la época que de Dios mismo. Y a mí me ocurre lo mismo que tú, no soy atea, pero desde luego no es en la Biblia en lo que creo.
      Un saludo y gracias por comentar :)

      Eliminar
  3. Hola Carolina
    El análisis que estás realizando del Pentateuco en este artículo y los anteriores es apasionante y da pie a un interesante debate sobre el tema.
    Contemplas tantos matices que cada vez que escribo un comentario, me veo obligado a rehacerlo varias veces para no excederme en extensión y sintetizar lo que te quiero decir. Me parece estupenda tu linea argumental y de investigación en estos post y muy acertadas las conclusiones a las que llegas, así como la claridad con que las expones.
    Te felicito por ello.
    Un abrazo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier,
      Nu dudes en comentar cuanto quieras con la extensión que quieras, porque te aseguro que tus palabras no van a caer en saco rato.
      Reconozco que en ocasiones siento que me repito con lo mismo, pero gracias a tus comentarios me siento más segura a la hora de buscar matices que pueden ser pasados por alto fácilmente
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Muy buena reflexión, de hecho. ¿Cómo va a ser universal si no aguanta ni un puñado de años sin tener que ser reentendida? Me ha gustado esta entrada, la has escrito con bastante buen sentido. invitas, desde luego, a que uno se pase más a menudo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Holden,
      Muchas gracias por tu comentario, porque ese es exactamente el punto al que quería llegar; si la religión necesita tantas revisiones para sobrevivir a lo largo del tiempo, a lo mejor hay que considerar que la religión no es algo que esté pensado para durar eternamente.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

Hablemos de la generación burbuja

El gran Gatsby: el sueño americano (I)

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)