La ciudad sin judíos: el libro que predijo el holocausto (III)



Si pensamos en antisemitismo, lo primero que nos viene a la cabeza es la historia de la Segunda Guerra Mundial y el ascenso de Hitler al poder, pero la persecución hacia los judíos tiene mucha más historia. En primer lugar, los cristianos jamás asumieron que los judíos no aceptaran a Cristo como Mesías, lo que les valió ser acusados de cometer crímenes contra el cristianismo, además de ser expulsados de varias regiones europeas, sufrir la prohibición de tener tierras en propiedad, y recluirles en barrios marginales cuando no quedaba otra más que dejarles establecerse. Lo que la historia nos cuenta es que los judíos eran culpables de todo y de nada al mismo tiempo; es decir, si eran ricos, entonces eran usureros, y si eran pobres, entonces eran parásitos. Y no hay que olvidar que una de las acusaciones más extendidas era la de adueñarse de la economía de los países. ¿Solución? Quitarles las tierras. ¿Solución de los judíos? Dedicarse al comercio, con lo que volvían a ganar dinero, y vuelta a empezar de nuevo con las acusaciones de usureros. Básicamente, las últimas líneas que he escrito son una muestra de que se llegaba a perseguir a los judíos tan solo por tratar de sobrevivir como podían, o como les dejaban.


Esto fue exactamente lo que hizo Leo Strakosch, tratar de recuperar su vida de la mejor forma que podía. He tenido muchas dudas a la hora de plantear esta última parte del ensayo, porque temo estar destripando una parte muy importante de la novela, que es explicar por qué Leo encaja también con el imaginario colectivo del judío conspirador, convertido en una sátira gracias a la mano de Bettauer. Y explicar cómo una sola persona se las ingenia para conducir a todo un país a la misma dirección, es decir muchísimo. Sin embargo, no es que Leo haga una jugada maestra de una sola vez, sino que enlaza "conspiraciones" una detrás de otra hasta llegar al punto final, así que lo que voy a analizar ahora no es ni más ni menos que el ejemplo representativo de lo que expliqué en el primer párrafo, y en especial, de lo que dije en la última línea. No obstante, si preferís descubrirlo por vosotros mismos, os aconsejo que dejéis la lectura en este punto.

Si no puedes con el enemigo, únete a él... para cambiar su punto de vista. Eso es todo lo que necesitáis saber sobre la estrategia de Leo. Él sabe que no puede limitarse a aceptar que la vida de los judíos en Austria quede hecha trizas a causa de una ley, pero es lo suficientemente avispado como para saber que si se quiere cambiar el sistema, hay que hacerlo desde dentro. ¿Y a quién puede convencer Leo de que lo mejor para el país es traer de vuelta a los judíos? Pues a los comerciantes cristianos que veían cómo sus negocios se iban a pique ante la ausencia de clientes. ¿Y cómo iban los comerciantes a lograr tumbar una ley decretada por el gobierno? Pues fundando ellos su propio partido. Y si no lo creeis posible, prestad atención a la labia que emplea Leo Strakosch para convencer a uno de estos comerciantes cristianos:

"¡Usted es el hombre para hacer realidad ese sueño! Todavía nos separan unas semanas de las nuevas elecciones. Son más que suficientes para formar un partido burgués que integre elementos progresistas, comerciantes de prestigio, eruditos, juristas, artistas y fabricantes, con el lema abierto y sin tapujos: ¡Supresión de la ley de excepción contra los judíos! 

¿Es esta la imagen de Leo Strakosh?

La estrategia de Leo no tiene comparación, pero como os he dicho, esta es solo una pieza encadenada en un largo engranaje de planes trazados por él para conseguir un único objetivo, y os sorprenderá saber que ese objetivo primordial no es en realidad poder quedarse en Austria, sino poder casarse con su prometida, Lotte. La ciudad sin judíos, a pesar de las obvias motivaciones de protesta social, también es una historia de amor donde Leo y Lotte son los Romeo y Julieta de Austria, obligados a separarse por una causa mucho mayor que la rivalidad entre familias, pues ella es cristiana. Hay que destacar además que Lotte conoce el secreto de su prometido, sabe lo que se trae entre manos, así que de alguna manera también podemos considerar que es una lucha de dos contra el mundo.

Puestas así las cosas, no nos queda más remedio que admitir que los antisemitas de la novela tenían razón, pues desde luego que hubo una conspiración judía, aunque todo fuera obra de un solo judío "manipulador". Lo que hay que pensar ahora, es que puede que esa manipulación  nunca hubiera existido si el judío en cuestión no se hubiera visto obligado a hacerlo para subsistir. Me remito a lo que dije en el primer párrafo de esta entrada. Y digo más, con esto también se confirma que los antisemitas de la novela tenían motivos de sobra para temer a los judíos, teniendo en cuenta que uno solo fue capaz de desbaratar todos sus planes. ¿Qué hubiera pasado si todos ellos se hubieran puesto de acuerdo?

Curiosidades que hay que saber:

- Hoy en día, Bettauer hubiera sido considerado uno de los escritores más prolíficos de Europa de no haber sido porque en 1925 fue asesinado por un activista nazi; salió de la cárcel a los pocos meses.

- Cuatro meses después de su muerte se publica Mi lucha, de Adolf Hitler

- Uno de los hijos del escritor fue deportado a Auschwitz.

- Se vendieron 250.000 ejemplares de la novela, que para los años 20 era una cifra abrumadora.

- Antes de la subida de los nazis al poder, se realizaron tanto obras teatrales como una película muda sobre la misma.

- La novela ha empezado a ser reeditada hace tan solo 15 años, tras muchos años relegada al olvido por el régimen nazi.

Documental: El holocausto nazi


Documental: En busca de la historia: un engaño mortal





Discurso de Hitler sobre los judíos


Película: Die Stadt ohne Juden (La ciudad sin judíos) (fragmento)


Música: Avanscena (baile judío)


Recordad que podéis ver todos los vídeos del blog aquí
https://www.youtube.com/channel/UCOq0hbMiz_IBW6kIClelOAQ

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://www.jotdown.es/wp-content/uploads/2013/02/Holocausto-4.jpg

http://www.jewishtestimonies.com/es/carl-flesch-sobrevive-la-persecucion-contra-los-judios-en-hungria/

https://bradanovic.blogspot.com.es/2006/09/judos-en-arica.html

Comentarios

  1. Excelente conclusión de una serie que he encontrado muy interesante en cada una de sus partes. Desde luego, sea como sea es cierto que da que pensar qué podrían haber logrado Unidos cuando uno solo ya fue capaz de todos esto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias ;)
      Este es un tema realmente complejo que abarca incluso mucho más de lo que comento en este ensayo, pero si logro hacer pensar con este tipo de detalles, ya me puedo dar con un canto en los dientes.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. ¡Hola Carolina!
    Creo que hay un punto de inflexión que refleja el antes y el después, la diferencia de poner en práctica la estrategia del asesinato, la aniquilación y el genocidio mundial en la órbita de Europa, frente a la política trazada en un principio de la persecución a los judíos. Ese punto de refracción o de cambio de dirección queda representado por la publicación de Mi Lucha, precediendo al inicio de la Segunda Guerra Mundial. Un libro de propaganda donde se prepara a la opinión pública incluidas las clases trabajadoras alemanas y austríacas para que acepten un nuevo orden.
    Respecto del libro de Bettauer y su protagonista, prototipo de la conspiración judía aunque presentado satíricamente por su autor, me parece significativo que la idea general y tópica de la conspiración judía internacional como proyecto, siendo una crítica de Bettauer a los climas de opinión de la burguesía en el poder, se podría asumir en los hechos como un detonante del odio y una justificación escrita como para no solo asesinar al propio Bettauer, sino para emprender acciones de odio contra el pueblo judío. Aunque dicho libro no fuera la causa de la guerra, lógicamente, ha sido utilizado como un instrumento ideológico y literario posterior, por lo que no me extraña que fuese considerado un libro maldito y su autor demonizado. Pero es que cuando la verdad se subvierte de esa manera, no cabe esperar más que una reacción en cadena. Y que todo gire en torno al mismo problema de odio.
    Para mí, Leo Strakosch no intentaba más que sobrevivir entre ese odio y si los antisemitas ven confirmados sus temores debe ser los que se circunscriben a la corriente popular de la gente de la calle. Porque las clases oligarcas y la clase política del III Reich sabía que sus intereses eran geoestratégicos y político-éconómicos. Solo que había que buscar una excusa. En el vídeo del discurso de Hitler el método de inculpación es tan simple como efectivo.
    Me ha encantado el ensayo. Este tercero es un complemento ideal. Los tres posts juntos son un estudio completísimo de refutación de una idea muy extendida que sigue haciendo daño. Bravo por este gran trabajo.
    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marisa,
      Me alegra mucho leer tu opinión del ensayo ;) aunque es un tema tan complejo que yo me he ceñido sobre todo a lo que la novela contaba más que a lo que ocurrió posteriormente en el mundo.

      Los judíos eran un blanco perfecto porque todo el mundo les odiaba, por unas razones o por otras, con lo cual no era nada difícil difundir la idea de que había una conspiración internacional llevada a cabo por ellos para dominar el mundo; y aunque así fuera, habría que preguntarse por qué Hitler empleó tanto esfuerzo en eliminar a judíos pobres, en vez de perseguir a los oligarcas, que por lógica serían realmente los que más daño podían hacer.

      No obstante, el sentimiento antisemita no ha cambiado nada, ahora te puedes encontrar con personas que dicen que Hitler en realidad era un aliado judío que impulsó un falso holocausto para que el mundo les mirara con pena y así tener más concesiones de poder (y creo que esta es la teoría más antisemita que he escuchado hasta la fecha)

      En fin, esperemos que podamos tener la mente lo suficientemente lúcida para no dejarnos arrastrar por el odio. Muchas gracias por comentar Marisa, siempre se crean debates de lo más interesantes ;)

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Una aclaración para no confundir: Estoy de acuerdo en que Bettauer no fue un conspirador. Lo que quiero decir con lo de la subversión del libro es cómo lo utilizan los nazis para hacer propaganda acusando a su autor de conspirador. Un abrazo, Carolina y hasta la próxima entrada para volver y leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que más que conspirador, los nazis le consideraron un agitador de masas que no debía ser mostrado al público, y de ahí que tanto él como su novela fueran relegadas al olvido durante tanto tiempo.
      Gracias por la aclaración :)

      Eliminar
  4. Muy buena entrada :)

    Yo creo que este hombre supo fijarse. Porque mirar, miramos todos pero ver ya no tanto. Y seguramente Leo viera, Leo entendiera una sucesión de acontecimientos, y Leo conociera la historia y su característica cíclica. Y por eso Leo quizá supo ver lo que les venía a los judíos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Holden :)
      La historia es cíclica, pero desgraciadamente parece que el comportamiento humano también lo es, y así como en los años 20 Bettauer ya supo ver lo que iba a pasar con los judíos por ser los eternos cabezas de turco, si levantara ahora la cabeza se le caería rodando al ver que las acusaciones contra ellos no han cambiado nada
      ¡Un abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

El cuento del rechazo hacia la desinformación

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué