El espíritu te atrapa y te caes: cuando la epilepsia es cosa de espíritus (I)



Es una lástima, porque creo que este libro no ha sido aún traducido al español. Y digo que es una lástima porque ha sido uno de los libros que más me ha impactado en los últimos años, y de volver a leerlo siempre prefiero hacerlo en español. Me pierdo en divagaciones sin ir al grano, disculpad. La historia de este libro, escrito por Anne Fadiman, es parecida a la de Huéspedes del Sheik, pues es otro estudio etnográfico sobre una cultura totalmente diferente a la occidental, pero este es incluso un poco más complicado. Este libro nos cuenta la travesía de una familia por distintos centros de EEUU para tratar de tener bajo control la epilepsia de la hija pequeña, Lia, que no tiene más de cinco años. ¿Y cuál es el problema en todo esto? Que la cultura Hmong de la que proceden los padres, Foua Yang y Nao Kao Lee, es incompatible con los procedimientos sanitarios de los EEUU. Para mayor información, los Hmong son un grupo étnico que habita en varios países de Indochina y que entre sus creencias destaca la que dice que nadie puede separar el bienestar físico de una persona de su salud espiritual.

En la milenaria historia Hmong también destaca la Guerra de Vietnam, cuando muchos de ellos fueron reclutados en secreto por la CIA para luchar contra el comunismo

Con esta separación entre culturas (y añadiendo la problemática de una niña con epilepsia), parecería muy fácil decir que el protocolo a seguir es simplemente tratar de acercar ambas culturas para tener un buen entendimiento por el bien de Lia ¡Pues nada de eso! La solución es cien veces más complicada. Corrijo, no la solución, sino la situación. Tened en cuenta que yo solo os he hecho un minúsculo resumen sobre la cultura Hmong, porque estoy casi segura de que mucha gente iba a considerar el estilo de vida Hmong como primitivo a causa de sus costumbres y de su relación con la naturaleza y el mundo espiritual.

Desde la perspectiva occidental, entendemos por primitivo todo aquello que no encaja con nuestra idea de civilización, incluso cuando nuestros métodos seguramente tampoco sean los mejores. Por ejemplo, algo que llamó mucho mi atención es cómo las mujeres de esta cultura dan a luz a sus hijos, que de hecho, es la manera natural de hacerlo: en cuclillas o de pie, dejando que la fuerza de la gravedad facilite las cosas. ¿Y por qué las mujeres occidentales lo hacemos horizontalmente? Porque para los médicos es más fácil, y también porque Luis XIV tuvo el "genial" antojo de ver nacer a sus hijos.

Sí, parece que antes del siglo XVII las mujeres occidentales tenían hijos en cuclillas o de pie

Para la mayoría de nosotros, la idea de parir de forma natural sin anestesia es terrorífica, pero según las leyes de la naturaleza (y no las de la medicina) esta es la manera más apropiada y menos dolorosa de tener hijos. Es cierto que tienes doctores para asistirte, pero eres tú quien tiene que seguir sus reglas porque ellos no van a seguir las reglas de tu cuerpo; o al menos no las van a seguir al 100%. Ahora nuestra manera de hacer las cosas ya no parece la más lógica, ¿verdad?

Hablemos de otra situación descrita en el libro para ver si somos capaces de entender por qué los padres de Lia se negaban en rotundo a darle la medicina de los doctores para controlar la epilepsia. Imaginemos que tenemos un familiar muy querido que tiene la misma enfermedad que Lia, y la única solución que los doctores dan es hacer rituales para invocar espíritus sanadores. La primera reacción que tendríamos sería ignorar estos procedimientos y considerar los métodos que por cultura consideramos que son más apropiados. Sí, por cultura, no por lógica ni porque sea más natural, no tenéis más que pensar de nuevo en lo de los partos para daros cuenta de que lo que se impone de verdad es la costumbre de nuestra cultura. Quería llegar sobre todo a esta parte, porque fue una de las cosas que en un principio más me irritó de los padres de Lia, el que prefirieran invocar a espíritus sanadores antes que dejar que los médicos trataran a su hija, sobre todo porque Lia estaba en una situación de riesgo muy alto. Lo cierto es que hasta que no piensas en esto, no puedes ver que los padres únicamente actuaron en consecuencia según su sistema de creencias.

En la siguiente entrada seguiré hablando de este particular "desprecio" entre culturas y por qué la multiculturalidad y la integración no es tan sencilla como la pintan. Por cierto, el título del libro tiene que ver con las caídas de Lia al suelo cada vez que tenía los ataques de epilepsia y que sus padres atribuían a la posesión de un espíritu maligno.

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://articulo.mercadolibre.com.mx/MLM-561248441-el-espiritu-te-atrapa-y-te-caes-un-nino-de-hmong-sus-medico-_JM

http://elojocritico.info/suenos-que-matan-la-muerte-subita-de-la-etnia-hmong/

http://serpadresembarazo.taconeras.net/2012/01/09/cuando-en-occidente-teniamos-hijos-de-pie/

Comentarios

  1. ¡Hola Carolina!

    Me resulta muy agradable leer un ensayo tuyo, sobre todo si es de tanto calado como éste, después de tanto tiempo.

    Creo que en él pones el dedo en la llaga sobre algo, tan de moda hoy en día en nuestra sociedad, como es la multiculturalidad que vemos como solución a todos los problemas, sin darnos cuenta de que su mera existencia es imposible, por el simple hecho de que cuando varias culturas se relacionan en un determinado ámbito espacial y social, la sociedad evoluciona creando una nueva cultura sincrética que contiene elementos de todas ellas.

    Espero con ansiedad la continuación del ensayo.

    Un abrazo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier,

      Lo cierto es que vuelvo con ganas después de haber pasado dos semanas sin internet excepto para lo más básico, y como ya sabes, este tema se las trae.

      Desde una posición cómoda, lo más fácil es pensar que la multiculturalidad significará un acercamiento mayor entre personas procedentes de distintos ámbitos, cuando la realidad es que se necesita mucho trabajo para que los conflictos a causa de estas diferencias no supongan un dolor de cabeza diario, y de hecho, la historia de este libro confirma ese caos provocado por el choque de culturas.

      Muchas gracias por comentar y por seguir atento al blog, aunque haya estado un tiempo ausente :) A ver si logro que la continuación del ensayo no te deje indiferente.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Ya echaba de menos tus ensayos, pero se ve que el parón te ha sentado bien porque vuelves con fuerza!

    Y además, con uno de los temas que más me gustan: la percepción cultural, que tan difícil es de analizar sin prejuicios.

    Por cierto, sabía que el parto en cuclillas es más natural, pero que el origen de parir tumbadas fuera el capricho de un hombre, por muy rey que fuera me ha puesto de dejado helada.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María,

      La experiencia me dice que casi nadie puede hablar de contrastes culturales sin caer en el prejuicio, sobre todo cuando la cultura que te han enseñado y has vivido ha sido solo una; por eso pienso que la palabra multiculturalidad está fatalmente entendida hoy en día.

      PD: Lo de Luis XIV es una de esas "pequeñas anécdotas" irrelevantes para la historia que nunca nos cuentan los libros de estudio

      Un abrazo ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

El cuento del rechazo hacia la desinformación

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué