Incidentes en la vida de una joven esclava: cuestión de raza y sexo (III)



Ya hemos ido viendo como el racismo y el sexismo hacen mella en la mente de la Señora Flint. El sexismo requiere de ella que sea sufrida y abnegada, y el racismo necesita la perpetuación de los roles de dominador y dominado, y ya que en esta ocasión es la mujer blanca la que tiene la oportunidad de llevar el papel dominante, solo puede ver en Jacobs la diana de todas sus frustraciones. Había mencionado también en la segunda parte que desde el punto de vista de la Señora Flint, ella es la víctima y Jacobs es el verdugo, pero Jacobs es lo suficientemente inteligente como para darse cuenta de que su ama es tan víctima de las circunstancias como lo es ella, salvando siempre las distancias, claro está. Obviamente no se pueden hacer comparaciones entre las situación de ambas mujeres, pero lejos de desarrollar algún tipo de odio hacia su ama, Jacobs es capaz de ponerse en sus zapatos y sentir cierta compasión por ella:

"La joven esposa aprende pronto que su marido, en cuyas manos ha depositado su felicidad, no le da ninguna importancia a sus votos matrimoniales."

Resulta del todo interesante que sea Jacobs la que más se preocupe del bienestar de su ama y no al revés, ya que se supone que las mujeres cristianas como la Señora Flint deben mostrar misericordia por el sufrimiento del prójimo, especialmente por los más débiles, pero la sombra del sexismo representada en la figura del Señor Flint, junto a la influencia racista representada por todo el sistema esclavista, la convierten en una inesperada aliada de ambas corrientes discriminatorias. Es más, es posible que desde el punto de vista del lector, la Señora Flint nos haga sentir más pena por ella que desprecio, pero lo que sigue siendo muy claro es que Jacobs es la única que parece darse cuenta de tan extraña situación. Es de esta manera cómo la autora nos dice de forma implícita que la corrupción de la esclavitud y la opresión sexista tienen el poder de convertir en una marioneta incluso a la persona que parece tener más poder. Jacobs llega a un punto donde no critica los modales de su ama, sino su hipocresía, o dicho de otra manera, lo que quiere destacar es su profunda pasividad para no ver el abuso, al igual que el resto de mujeres blancas.


Hablando de criadas y señoras

Antes de acabar, me gustaría plantear una pregunta. Es obvio que Jacobs fue víctima de las circunstancias, víctima de un mundo que veía a los negros como animales; por otro lado, tenemos a la Señora Flint, que de una forma u otra estaba sometida al papel de sumisa que la sociedad le había impuesto, y por tanto, como mujer no tenía nada que decir, o al menos nada que fuera contra la palabra de su marido. ¿Pero qué pasa con el Señor Flint? ¿Fue un hombre transformado en un monstruo gracias a que el mundo le había puesto en la parte más alta de la pirámide social? Flint es el villano de esta historia, no hay duda, pero no es menos cierto que estos patrones de comportamiento los recibió de la misma sociedad, así que él se limita a comportarse como la sociedad espera de él, ejerciendo su control sobre su mujer y sus esclavos.

Teniendo en cuenta este último punto, no estaría de más preguntarse si el Señor Flint también estaba siendo víctima de una sociedad profundamente deshumanizada. De nuevo, al igual que no se podía comparar el sufrimiento de la Señora Flint con la esclavitud de Jacobs, tampoco se puede comparar la situación de "víctima" de el Señor Flint con la de su mujer y su esclava, pero desde luego que sufrió los efectos de las ideas racistas y sexistas de la época. Esos efectos tenían que ver con sentirse superior a todos y a todo, lo que le llevó a convertirse en un ser menos humano y más instintivo al que no le preocupaba tratar bien a su mujer y esclavos, sino lo que la sociedad pudiera pensar de él. 

Estar en lo más alto de la pirámide también tiene sus consecuencias

Después de haber leído el relato de Jacobs y de haber analizado las consecuencias del racismo y el sexismo, la conclusión que me viene a la cabeza es que la discriminación es promovida por aquellos que quieren mantener desigualdades por razón de clase social, género, o raza, como excusa para seguir con la dualidad inferioridad - superioridad usando fundamentos que solo ellos parecen entender. Y aún así, hay que seguir recordando que la discriminación también es promovida por aquellos que prefieren ser testigos pasivos de injusticias, aunque también estén sufriendo las consecuencias.

Curiosidades que hay que saber:

- Fue la abolicionista Amy Post la que sugirió a Jacobs por medio de una carta que escribiera un libro contando su historia.

- Harriet Beecher Stowe, autora de La cabaña del tío Tom, le ofreció a Jacobs incluir su historia en La llave de la cabaña del tío Tom, la segunda parte de la primera novela.

- Incidentes en la vida de una joven esclava fue publicado en Boston en 1861, mismo año del inicio de la Guerra Civil Norteamericana.

- Los críticos consideraron que había sido el editor de Jacobs el verdadero autor del libro argumentando que su estilo era demasiado sofisticado para una esclava.

- El libro solo adquirió notoriedad 100 años después de su publicación, gracias a un creciente interés hacia la literatura hecha por mujeres negras.

- Jacobs pasó los últimos años de su vida siendo activista, trabajando como costurera, y dirigiendo una pensión en Massachusetts.

Música: recopilatorio musical de esclavos norteamericanos



Recordad que podéis ver todos los vídeos del blog aquí
https://www.youtube.com/channel/UCOq0hbMiz_IBW6kIClelOAQ

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
https://narrativewiki.wikispaces.com/Harriet+Jacobs

http://www.altadefinicionhd.com/analisis-blu-ray/novedades/98-analisis-blu-ray/c-bd/251-criadas-senoras-analisis-blu-ray

http://plandemaestria.blogspot.com.es/2014/09/el-pueblo-es-el-que-decide.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

El cuento del rechazo hacia la desinformación

El gran Gatsby: el sueño americano (I)

Hablemos de la generación burbuja