Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Jueces (II)


Al igual que sucedió con Isaac y con Cristo, el nacimiento de Sansón fue anticipado a su madre mediante una anunciación del ángel de Dios, lo cual dice mucho de la importancia de ese bebé. En este caso, Sansón es distinto a los otros jueces que aparecen en este libro, pues ni recluta un ejército ni ejerce ningún tipo de soberanía, sino que su fama viene a raíz de hazañas individuales, lo que rápidamente le hace ganar la categoría de héroe popular. Sin embargo, no he podido evitar darme cuenta del dudoso sentido de la ética que muestra Sansón en alguna que otra ocasión, para ser uno de los héroes bíblicos. Una cosa es tener ciertas diversiones que de alguna manera te humanicen (a Sansón le encantaban las fiestas y las mujeres), y otra cosa es tener el mismo comportamiento de un animal sin cerebro. Os pongo en contexto; en una de esas fiestas, Sansón propuso una adivinanza a los filisteos, y si no llegaban a darle la respuesta en siete días, tendrían que entregarle una capa de lino y una muda de ropa de fiesta. Los filisteos supusieron que era más fácil amenazar de muerte a la mujer de Sansón (no era Dalila en ese momento) para que ella le sacara la respuesta a su marido. En Jueces 14 Sansón hace lo siguiente cuando los filisteos resuelven la adivinanza:

"Fue Sansón a Ascalón, mató a treinta hombres de aquel lugar y con la ropa que les quitó pagó la apuesta a los que habían explicado la adivinanza."


Sansón no era (tan) tonto; sabía que era mejor matar a gente que no tenía nada que ver con él antes que comprarle la ropa de la apuesta a mercaderes

¿Aún pensáis que exagero con la particular lucidez mental de Sansón? Pues vayamos ya a la parte en la que ha conocido a Dalila, quien será la que realmente descubra cuál es el secreto de su extraordinaria fuerza por orden de los filisteos. El proceso de cómo Dalila le saca la información a Sansón representa para mí uno de los momentos más hilarantes de toda la Biblia por lo absurdo en sí de la situación. Lo que sucede en Jueces 16 es largo pero no tiene desperdicio, así que voy a tratar de resumirlo de la mejor manera:

"- Sansón ¿hay algún modo de atarte sin que te puedas soltar?
- Si me atan con siete cuerdas de arco que todavía no estén secas perderé mi fuerza.
Los jefes de los filisteos llevaron a Dalila siete cuerdas de arco para atar a Sansón, pero él las rompió.

- ¡Sansón, me engañaste! Pero ahora sí, dime qué hay que hacer para atarte.

- Si me atan con sogas nuevas perderé mi fuerza.
Dalila tomó sogas nuevas, le ató, y llamó a los filisteos, pero Sansón volvió a romper las cuerdas.

- ¡Embustero! Todavía no me has dicho de dónde viene tu fuerza.

Como era tanta la insistencia de Dalila, finalmente le descubrió su secreto.
- Si me llegaran a cortar el cabello, perdería mi fuerza y sería tan débil como un hombre común."

Lo que pasa después ya lo sabéis. Parece que a Sansón no le parecía nada sospechoso que, después de decirle a Dalila las 1000 maneras (falsas) que había de someterlo, un grupo de filisteos le atacara. Si esto es comedia, la tragicomedia viene cuando nos damos cuenta (y como literalmente expresa la Biblia) que Dios abandona a Sansón en cuanto su pelo es cortado. Como dije al principio, Sansón había sido anunciado a su madre por medio de un ángel, lo que significaba que estaba consagrado a Dios y que el pelo no debía ser tocado. Esto me hizo pensar en una cosa, y es que corres muchos más riesgos siendo consagrado al Señor que no siéndolo; si por el simple gesto de cortar el cabello te juegas que Dios te abandone, significa que para Dios eres un bonito objeto de decoración que en cuanto se rompe por algún lado deja de tener valor. Recordemos que Dios pudo haber abandonado a Sansón por el pecado de haber matado a esos hombres en el episodio antes narrado, y sin embargo, lo que llevó a Sansón a su ruina fue un corte de pelo; bueno, eso y no saber sumar dos más dos.


No pensé que el libro de los Jueces iba a largarse así, pero no quiero dejar de resaltar más detalles que considero relevantes, así que este aún no es el final.
Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de los comentarios:
http://postila.ru/board/default/view/id/417231/page/14227962

http://terradesomnis.blogspot.com.es/2016/06/la-representacion-de-la-femme-fatale-en.html

Comentarios

  1. ¡Hola Carolina!

    Me alegro de encontrar otro post tuyo después del tiempo transcurrido desde el anterior. Espero que no sea debido a ningún problema.

    Sigues poniendo el dedo en la llaga y resaltando los puntos, en cierto modo, incongruentes de la Biblia, de los que encontrarás muchos pues, aunque disfrazado de libro de historia, no deja de ser un libro que transmite enseñanzas morales para la supervivencia de un pueblo en las condiciones de aquella época.

    Un abrazo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier,

      No te preocupes, ya he recuperado el ritmo normal de publicación y cada lunes, y si no hay impedimento mayor, habrá publicación nueva.

      La verdad es que incluso yo misma me sorprendo de algunos pasajes que voy leyendo, porque estoy tan acostumbrada a ver desde pequeña solo la cara amable de los personajes bíblicos, que lo nuevo que voy descubriendo es como un tortazo directo a la conciencia

      Gracias por pasarte por aquí ;)

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Este Sansón es todo un personaje cómico: o Dalila tenía mucha maña para sacarle la información o el muy listo no era... Eso sí, como tantas veces, la mujer como representación de lo malo, de lo que va contra Dios y quiere quitar la divinidad del hombre... En fin: excelente, como siempre.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que ese pasaje fue de lo más cómico, y eso que no he puesto el texto íntegro porque ocupaba toda una página; y qué te voy a contar al respecto de Dalila, ni siquiera los expertos saben explicar el por qué de algunas acciones fuera de toda lógica de Dios, pero lo de mostrar la "perfidia" femenina en cada oportunidad que se presta lo llevan al dedillo.

      Un abrazo :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

Hablemos de la generación burbuja

El gran Gatsby: el sueño americano (I)

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)