Harry Potter y la Segunda Guerra Mundial (I)



He leído muy pocas sagas en mi vida, pero las que he leído me han encantado, y por supuesto, entre ellas se encuentra Harry Potter, saga que empecé a leer a los 10 años justo cuando la fama de dichos libros acababa de nacer, y que me acompañó durante toda mi adolescencia. Me he leído cada libro dos veces, la primera cuando era niña, la segunda ya de adulta, y no podía haber tomado mejor decisión (nunca leo un libro más de una vez) ya que ahora me he dado cuenta de cosas que antes ni siquiera percibía, bien fuera por la edad o porque mi capacidad para analizar lo que estaba leyendo no era tan avanzada, y Harry Potter para mí era solo un libro de fantasía y magia con el que me divertía mucho. Esta saga, que aparentemente solo es una historia inofensiva para niños, te habla del racismo, del maltrato infantil, de las luchas por los derechos civiles, del esclavismo, y como es en el caso de esta entrada, también de la Segunda Guerra Mundial y el conflicto nazi.

Para los que no sepan el argumento de Harry Potter (que ya es difícil), trata sobre un niño que, habiendo sido criado por sus tíos tras la muerte de sus padres a manos (o a varita, más bien) de un poderoso y tenebroso mago, descubre en su undécimo cumpleaños que es un mago, de modo que acude al colegio Hogwarts de Magia y Hechicería para aprender todo lo que concierne no solo a su naturaleza mágica, sino a su propia vida: por qué fue criado por sus tíos muggles (no mágicos), por qué Voldemort (el mago tenebroso) quiso matarlo, por qué debido a esto todo el mundo le conoce en el mundo mágico, y lo más importante, cómo acabar con Voldemort.

Demasiada información para un niño de 11 años

La distinción entre muggles y magos va a ser uno de los ejes centrales en torno al cual gira la historia, y en torno al cual cobra sentido la interpretación de la historia de Harry Potter como alusión a la Segunda Guerra Mundial. En el mundo mágico hay ciertas personas que consideran a los muggles como parias, seres inferiores que deben ser exterminados de la faz de la tierra para que los magos puedan dominar el mundo. Pero ojo, que incluso este odio hacia la raza no mágica (porque en el libro es considerada una raza) tiene una justificación, y no es otra que las persecuciones y asesinatos que durante siglos sufrieron magos y brujas debido a su naturaleza. Yéndonos ahora al mundo real, recordad que mucha gente apoyó el exterminio judío por considerarlos culpables de las crisis económicas, entre otras cosas.

Hay incluso una forma peyorativa de llamar a los muggles y a los hijos de muggles con capacidad para la magia, y es el término "sangre-sucia". Es decir, las cosas son de la siguiente manera: raza no mágica = sangre sucia; raza mágica = sangre limpia (así se denominan los magos más puristas). El hecho de pertenecer a una línea mágica sin rastro de sangre muggle en su linaje es para muchos motivo de orgullo por pertenecer a una auténtica estirpe de magos. Para los más férreos defensores de la pureza de sangre, la unión de un mago o bruja con una persona no mágica era comparable a la relación de alguien de raza blanca con alguien de raza negra en los años 40, por poner un ejemplo.


El simpático muchacho de la foto de arriba, Draco Malfoy, es uno de los principales enemigos de Harry y sus amigos durante su estancia en Hogwarts; de hecho, es el típico abusón amparado por el poder de su familia y firme defensor de que la raza no mágica debe ser exterminada debido a su impureza y su inferioridad. Pero los magos no van a ser los únicos clasistas de la historia, porque eso también lo encontramos en la familia materna de Harry, aunque ese tema lo desarrollaré cuando hable del maltrato infantil. Lo que sí voy a comentar al respecto de la comparación de la familia Dursley (tíos y primo de Harry) con familias mágicas como los Malfoy, es que no solo son similares en cuanto a que ambas partes distinguen entre personas inferiores y personas superiores en base a X parámetros, sino que además tienen rasgos físicos muy parecidos: de piel muy blanca y con el pelo muy rubio. Obviamente, esto no es malo 'per se', pero pensad que estas eran las características que todo ario puro debía tener según la ideología nazi. No creo que J. K. Rowling no se diera cuenta de esta particular coincidencia.

Bueno, creo que como introducción para analizar los aspectos de la Segunda Guerra Mundial en Harry Potter no está mal. En la segunda parte iré a detalles aún más específicos.

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://es.harrypotter.wikia.com/wiki/Segunda_Guerra_M%C3%A1gica

http://www.ladydickson.com/2016/01/22/carolyn-watches-harry-potter-part-1/

http://aminoapps.com/page/harry-potter-espanol/9035991/frases-de-draco-malfoy

Comentarios

  1. Hola Carolina:

    No se si J.K. Rowling pretendía o no vincular sus libros al tema del nacional-socialismo, lo que si es indudable es que en ellos denuncia a través de Harry Potter y sus amigos, las lacras que históricamente subsisten en nuestra sociedad y no somos capaces de erradicar.

    Espero con interés la continuación.

    Un abrazo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier,

      Por lo que he leído de declaraciones de la escritora, creo que una de sus principales motivaciones a la hora de escribir su saga fue tratar la problemática del racismo y del odio entre clases para que los niños fueran conscientes de lo que se podían encontrar en un mundo dominado por ese clasismo, y como seguiré comentando en la siguiente parte, hay muchos simbolismos que me hacen pensar que Rowling estaba pensando justamente en la Alemania nazi.

      Como siempre, muchas gracias por tu colaboración en el blog ;)

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Muy buen artículo e interesante. No había sido consciente de este análisis hasta ahora. Buen trabajo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario ;)

      Harry potter tiene multitud de simbolismos y de hechos de la historia que si lo has leído en la infancia a lo mejor no percibes, pero si lo vuelves a leer ya de adulto te das cuenta de que su universo es más complejo de lo que parece a simple vista

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Los paralelismos entre el nacionalsocialismo y el III Reig pueden ser aproximaciones objetivas porque son claras en el libro, todos esos elementos y matizaciones que enumeras no dejarían indiferente a la autora. No es menos cierto tampoco que la crítica social a veces se hace metafóricamente o mediante una simbología que existe implícita en las tramas y subtramas. No he leído ningún libro de Harry Potter, será un error por mi parte, sin duda, lo que tengo muy claro es que tu ensayo es super interesante y determina que detrás de cada libro de un autor existe una posición más o menos demarcada. Excelente entrada.
    Un abrazo, Carolina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marisa :)

      Soy una gran fan de esta saga, lo admito jaja, solo que ahora no solo es por la fantasía que me gustaba cuando era niña, sino porque creo que la autora lo hila todo perfectamente con el mundo real. Recuerdo que en una ocasión dijiste que no te interesaba especialmente esta saga, pero te aseguro que vale mucho la pena ;)

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

El cuento del rechazo hacia la desinformación

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué