Harry Potter y la Segunda Guerra Mundial (II)


Voldemort, también conocido como el-que-no-debe-ser-nombrado debido al terror que su nombre producía, desapareció sin dejar rastro tras su intento fallido de matar a Harry. Obviamente, Voldemort también tenía sus seguidores y se hacían llamar mortífagos; al igual que su jefe, muchos de ellos desaparecieron tras su caída, otros fueron juzgados por los crímenes cometidos, y otros se "redimieron" (la mayoría de los redimidos los hicieron para evitar precisamente el castigo de los juicios). Pero Voldemort no estaba muerto, tampoco se puede decir que estuviera de parranda, sino que estaba esperando el momento oportuno para reaparecer ante todos, como si fuera una gran estrella del rock. Y ese momento se produjo precisamente durante un evento multitudinario como los Mundiales de Quidditch, que es el deporte rey del mundo mágico, como lo es el fútbol en el mundo muggle. Estos sucesos tienen lugar al principio del cuarto libro, Harry Potter y el cáliz de fuego, y quiero destacar una particularidad muy interesante. La señal de que Voldemort ha regresado se manifiesta mediante una enorme figura de humo verde con la forma de una calavera (como la que veis en la foto de arriba) conocida como la Marca Tenebrosa; aparece en el cielo, para que todos puedan verla. Esto se produce en el momento posterior al partido de quidditch, cuando aún hay gente celebrando la victoria de su equipo, lo que provoca un alboroto y caos general ya no solo por ver ese símbolo en sí, sino porque hay mortífagos en el campamento atacando a los que se cruzan en su camino.

Ataque de manera imprevista, conmoción general, y reivindicación de la autoría; suena bastante a un ataque terrorista

En el mundo mágico no hay nadie que no conozca el significado de la Marca Tenebrosa; de hecho, los mortífagos llevan ese distintivo como un tatuaje, para reconocerse los unos a los otros:

"Ron, Quien-tú-sabes y sus seguidores mostraban la Marca Tenebrosa en el cielo cada vez que cometían un asesinato. El terror que inspiraba... No puedes ni imaginártelo: eres demasiado joven. Imagínate que vuelves a casa y ves la Marca Tenebrosa flotando justo encima, y comprendes lo que estás a punto de encontrar dentro... Era lo que más temía todo el mundo... lo peor...

Estas palabras son dichas por el padre de Ron Weasley, el mejor amigo de Harry. La familia Weasley podría ser una de esas familias genéticamente perfectas desde el punto de vista de los mortífagos, pues no hay rastro muggle en su línea familiar, y sin embargo son firmes defensores de la gente no mágica y les aterra más que nadie el regreso de Voldemort. Es lo mismo que nos podría pasar a muchos de nosotros con el Ku Klux Klan o los nazis, que no nos haría falta ni ser judíos ni ser negros para sentir auténtico terror ante su presencia, al igual que reconoceríamos de inmediato el símbolo de la cruz gamada como la marca nazi por excelencia. Y hablando del KKK... Recuerdo hace tiempo haber leído en un reportaje acerca de este grupo sobre cómo muchos de ellos cometían una serie de actos vandálicos contra negros trabajando para ellos. Me explico, me acuerdo de un testimonio que me impactó especialmente por lo repugnante del mismo, y es que uno de los miembros trabajaba como fontanero, y cuando le tocaba ir a reparar el servicio estropeado de alguna familia negra, lo que hacía era manipular las cañerías de tal modo que cuando fueran a tirar de la cadena todo lo que hubiera dentro del WC saliera esparcido por todos lados. Este testimonio me vino a la cabeza leyendo estas palabras dichas también por el señor Weasley, acerca de un inodoro (precisamente) que se había puesto fuera de control en una casa muggle a causa de un embrujo realizado por un mago o bruja:


"Hay magos que se divierten fastidiando a los muggles, y eso es la expresión de algo mucho más profundo y feo, y yo personalmente..."

Arthur Weasley sabe que ha sido un acto vandálico perpetrado por mortífagos, con el fin de enloquecer a los muggles por no ser capaces de comprender lo que pasa.


Juicios de Nuremberg

Antes he comentado que los mortífagos, tras la caída de su líder, se habían visto envueltos en una serie de juicios con el fin de condenarlos por crímenes cometidos tanto contra muggles como contra magos y brujas que no defendían su causa. Haciendo memoria en la historia, esto nos tienen que recordar a los famosos Juicios de Nuremberg en Alemania, contra organizaciones y dirigentes nazis tras la Segunda Guerra Mundial, y al igual que ocurrió durante estos hechos históricos, muchos mortífagos fueron definitivamente condenados, pero muchos otros lograron fugarse, permaneciendo siempre fiel a su ideología y a la espera de que su líder resurgiera para seguir con el proyecto de purificación de la sangre, para que así solo aquellos que fueran superiores, según su entendimiento, dominaran el mundo.

Y esto aún no acaba aquí, quedan más referencias que analizar, como es el caso de la manipulación de la prensa y el Estado, fundamental para cualquier guerra que quiera llevarse a cabo.

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
https://www.slideshare.net/IreneFresnoJorge/harry-potter-y-las-reliquias-de-la-muerte-72558719

https://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/2017-08-18/atentado-ramblas-barcelona-cambrils-isis-terror-catanuna_1430308/

https://gajour.wordpress.com/2015/07/01/juicios-de-nuremberg/

Comentarios

  1. Hola Carolina:

    Resulta fascinante seguir las analogías, totalmente acertadas, que realizas entre lo que ocurre en Harry Potter y lo que ocurre en la actualidad. ¡Te felicito!

    Un abrazo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier,

      Y desde luego que es sorprendente la cantidad de analogías que se pueden encontrar en esta saga poniendo atención a estos "pequeños" detalles, pistas que la autora fue poniendo y que demuestran una vez más que la realidad siempre supera a la ficción

      Muchas gracias por tus palabras ;)

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Es evidente que la autora parte ineludiblemente de la realidad, como ya te manifesté en el primer ensayo de la saga, es muy bueno, porque también la ficción puede hacer emulaciones y paralelismos, es la mejor manera de establecer la crítica social o política en tiempos donde los sucesos que se denuncian ya forman parte de la historia pasada, pero también es una manera de que el alegato llegue a futuras generaciones y a ciudadanos de todo tipo y condición. Es una fórmula que a mí siempre me ha gustado. No solamente funciona lo explícito, a través de las analogías y los simbolismos se pueden expresar con vehemencia muchas cosas y queda como mucho más poético y figurativo, que es a su vez un recurso literario que hace más interesante y sugerente a la obra en cuestión.
    Los juicios de Nuremberg quedan perfectamente reflejados, no habría caído de no ser por tí y tu análisis, por eso, es admirable tu capacidad para hacer comparaciones con la realidad, pero es que están implícitas en Harry Potter. Y se podrían hablar de más ejemplos. Te felicito.
    Un abrazo, Carolina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marisa,

      Solo puedo darte las gracias por tu comentario, ya que para mí es una fuente de motivación enorme para seguir haciendo estos análisis, así que gracias por estar siempre ahí :)

      J.K.Rowling siempre ha dejado claro que con Harry Potter quiere que la gente reflexione sobre lo que ocurrió en el pasado, y lo que está sucediendo en el presente (de hecho, últimamente se están haciendo populares sus tuits contra Donald Trump, al que compara mucho con el-que-no-debe-ser-nombrado), y aunque todo lo que he venido analizando hasta ahora cada vez deja más en evidencia que Harry Potter es la historia de la Segunda Guerra Mundial, lo que voy a incluir para la tercera parte va a ser un claro caso de blanco y en botella.

      Un fuerte abrazo ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)

El cuento del rechazo hacia la desinformación