El retrato de Dorian Gray: ese cuadro somos todos (II)



Pero no solo era Dorian Gray el que se negaba a que su cuadro fuera expuesto a la vista de cualquiera cuando éste empezó a empaparse de un aura maligna, sino que el creador del mismo retrato, Basil, ya rechazaba exponer su propia obra prácticamente desde el principio. Basil consideraba ese cuadro como su obra maestra, algo que hasta él sabía que nunca más podría volver a hacer, y sin embargo, la sola idea de que alguien lo viera le aterraba profundamente. Basil no estaba interesado en mantener la eterna juventud, no estaba interesado en vivir del hedonismo, no estaba interesado en ser el más popular... Basil era un hombre muy corriente, alguien de quien prácticamente nadie hablaría mal, pues no daba motivos para ello; pero como ya había explicado en la primera parte, el cuadro no trata de retener una juventud intacta, sino de ocultar aquello que resulta vergonzoso para el propietario, y en el caso de Basil, su secreto inconfesable es su devoción hacia el modelo de su retrato, un cariño que va más allá de un sentimiento de amistad. Y otra cosa que resulta de lo más curiosa es que Gray decide tapar el cuadro con nada más y nada menos que una colcha de raso púrpura, siendo el púrpura el color que simboliza la penitencia y el conservadurismo, pero también lo frívolo y lo inmoral. Nada mejor que una colcha púrpura para cubrir un cuadro que recoge tanto belleza como fealdad.

Las referencias al color púrpura van a ser frecuentes a lo largo de la novela

Basil, quien puede añadirse a la lista de víctimas de Gray, le escupe una serie de verdades que son innegables, como que a causa de él mucha gente cayó en lo más profundo del abismo, y a pesar de todo tiene la suficiente sangre fría como para reírse de eso, pero Gray le escupe una verdad aún mayor:

"La clase media airea sus prejuicios morales a los postres y murmuran sobre lo que ellos llaman la disipación de sus superiores para intentar aparentar que pertenecen a la sociedad elegante y que están en términos de confianza con las personas a quienes calumnian."

Se puede entender que Dorian Gray se limita a hacer lo que Henry hizo primero con él: pervertirlos, y hacer que se dejaran llevar por la tentación para manejarlos como marionetas, pero alto ahí ¿acaso esa "inmoralidad" no existía ya en ellos y lo único que necesitaban era un detonante? Dorian Gray es un personaje repulsivo que no se piensa ni dos veces en pasar por encima de alguien con tal de satisfacer sus deseos, aunque luego eso le dé vergüenza y trate de ocultarlo como si no hubiera pasado nada, pero no deja de ser cierto lo que dice respecto a la sociedad, pues lo que la sociedad quiere es tener un factor ajeno sobre el cual echar las culpas de sus propios actos, y tanto Gray como su famoso retrato eran, sin duda, la sociedad que Wilde tanto detestaba.


Curiosidades que hay que saber:

- Nada más publicarse El retrato de Dorian Gray en la revista estadounidense Lippincott's Monthly Magazine en 1890, las primeras críticas que recibió fue de inmoral y decadente.

- El libro ganó mucha notoriedad al ser calificado como "empalagoso", "nauseabundo", "afeminado", "sucio", o "contaminante".

- Algunos pasajes del libro fueron utilizados en contra de Wilde cuando fue juzgado en Londres por homosexualidad (considerada un delito en el siglo XIX)

- Wilde decía que el personaje principal de la primera novela de cada autor debía ser o Cristo o Fausto; con El retrato de Dorian Gray dijo haber seguido esa línea, pero dándole una forma nueva.

- El tema más recurrente para definir esta novela es la oda a la eterna juventud o el pacto con el diablo para mantener dicha juventud, cuando el tema central en realidad es el narcisismo como forma de vida.

- El retrato de Dorian Gray es considerada hoy en día como una de las últimas novelas clásicas de terror gótico.

Película: El retrato de Dorian Gray (1973)




Película: El retrato de Dorian Gray (2009)




Radio-novela: El retrato de Dorian Gray



Radio: La rosa de los vientos (Pasajes de la historia) 



Teatro: fragmento de El retrato de Dorian Gray



Canción: El tiempo es dinero (Dorian Gray) - Soda Stereo



Canción: A picture of Dorian Gray - Television Personalities



Recordad que podéis ver todos los vídeos del blog aquí
https://www.youtube.com/channel/UCOq0hbMiz_IBW6kIClelOAQ?view_as=subscriber

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://www.towleroad.com/2009/12/watch-ben-barnes-and-ben-chaplin-hot-wet-kiss-in-dorian-gray/

https://www.pinterest.com.mx/anitiger/k%C3%B6nyv-z%C3%A1rt-dorian-gray-arck%C3%A9pe/


Comentarios

  1. Es curioso y muy de agradecer los aportes que haces, que a mí cuando leí el libro me pasaron desapercibidos, como las connotaciones que se describen en el color púrpura y que amplían el significado de los sentimientos de frivolidad e inmoralidad, cuando Gray tapa el lienzo con una colcha de raso púrpura y cuando señalas que ese color adquirirá presencia preeminente en muchos escenarios del libro. No lo había captado y me parece sumamente significativo ahora que lo mencionas. Un detalle que me ha llamado la atención, y me hace pensar lo cuidadoso y perfeccionista del autor a la hora de esbozar su realidad circundante.
    Cuando planteas el tema de Dorian Gray como un perverso cooptador de personas inmorales, primero los pervierte, luego, una vez tentados, los maneja a su antojo como marionetas. Como planteas en la primera parte, aquí me caigo de un guindo, yo había visto muy esquemáticamente, una interpretación reduccionista del sentido de la obra, cuando solo me había fijado en lo que creía que pretendía Dorian Gray, poseer la eterna juventud pactando con el diablo. El hecho de que trate de ocultar sus verdaderas intenciones, incluso su perfil perturbador, en una sociedad clasista y moralista, ese hecho denota que no es más que un sentimiento de indefensión por parte del personaje, porque me parece que Gray se siente instrumento culpatorio, chivo expiatorio de la sociedad, por eso se oculta, aunque la doble moral hace acto de presencia. No por ello dejará de actuar como lo hace, a pesar de que por ejemplo, Basil le diga a la cara lo que piensa de él y este otro le declare sus intenciones, que recoges en un párrafo literal de la obra que aclarar muchísimo. Me sabe a profundidad este análisis, en esta segunda parte se complementan una conjunción de factores que hacen que llegue a la conclusión personal de que el libro no sea para nada un estudio simple de la humanidad y el deseo de trascender como único parámetro para entender el sentido final, y que muchos críticos establecen en su análisis. Muy bien, Carolina, sabes introducirte en la reflexión interior de los personajes para extraer motivos y no quedarte en lo aparente o explícito. Me ha gustado mucho leerte, como te dije, el libro está pendiente de reelectura.
    Un abrazo y enhorabuena por tu perspicacia analítica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marisa,

      La verdad es que cuando analizamos este libro en clase, se le dio mucha importancia a los colores, y especialmente al púrpura, por ser el que más aparecía; recuerdo sobre todo algo que no dijeron, y es que si nos sentíamos perdidos respecto a lo que la historia nos estaba contando en el plano más subliminal, entonces había que poner mucha atención a la simbología de los colores, y sabiendo lo que representa el púrpura y la línea que sigue la historia de Dorian Gray, las respuesta aparecía casi al instante.

      No dudes que esperaré cualquier comentario adicional que quieras hacer si finalmente te decides a releerlo. Y gracias a ti, Marisa, por dejar comentarios que se prestan tanto al debate. Siempre es un honor tenerte aquí :)

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)

El cuento del rechazo hacia la desinformación