Madame Bovary: esto te pasa por leer demasiado (II)



¿Cuántas veces habremos escuchado que las noticias, ante un crimen atroz, tratan de buscar cabezas de turco en las aficiones del criminal? Por ejemplo, un hombre mata a todos sus vecinos tras perder a un juego de rol en internet y luego se suicida; ¿detonante del crimen?: los juegos de rol. Un joven mata a su familia emulando al personaje de su película favorita; ¿detonante del crimen?: películas violentas. Este reduccionismo que pone todo el foco de atención en un solo factor al que culpar, es una cortina de humo perfecta para no ahondar en las posibles carencias educacionales, mentales, o emocionales que llevan a ciertas personas a comportarse como se comportan. La misma suegra de Emma Bovary echa mano de ese reduccionismo, y está convencida de que la causa que provoca que su nuera tenga descuidada a su familia son los libros. Como dije en la primera parte, Emma es histriónica, a veces manifiesta abiertamente su desprecio hacia todo el mundo, criticando lo que todos aprobaban, y aprobando cosas que para los demás era una inmoralidad. ¿No parece esto la táctica de una niña ansiosa por que le presten atención? Entonces ¿qué tipo de carencia emocional tiene Madame Bovary? Vamos a ver si la cita que viene a continuación nos saca de dudas:

"Se repetía a sí misma: ¡Tengo un amante! ¡Tengo un amante!; y se deleitaba en esta idea, como si hubiese entrado en otra pubertad."

Y eso viene a confirmar esa actitud ciertamente infantil que Emma a veces saca a relucir. La persona que la lleva a este estado de segunda pubertad, como ella bien dice, es un hombre llamado Rodolfo, su nuevo amante; sí, es un nuevo amante, porque Emma tuvo uno antes que él, uno con el que parecía que por fin había encontrado el amor que tanto deseaba y que no hallaba en su matrimonio con Carlos, pero que finalizó abruptamente cuando su joven amante tuvo que mudarse a otra ciudad por razones de estudio. Sea como sea, en Rodolfo encuentra un reemplazo a su necesidad de sentirse querida, y sin embargo, pronto va a descubrir que Rodolfo es la horma de su zapato, pero quizá no para bien.


Rodolfo y Emma son muy parecidos, pues buscan satisfacer sus caprichos de forma rápida, y sin esperar nada más

Rodolfo ha tenido ya muchas aventuras con otras mujeres, su idilio con Emma no es nada nuevo para él, y sin duda es consciente de que tarde o temprano se cansará de su relación y se encaprichará con otra, un ciclo repetitivo en el que Emma parece rodar también; en realidad, debido a lo que dice y lo que hace, nos da la impresión de que Madame Bovary es una persona que no se ha enamorado nunca, y confunde constantemente la adrenalina de la aventura con el amor. ¿Será esa la gran carencia de Emma, el no saber lo que es amar, carencia que suaviza con la lectura de libros? Esta es una hipótesis que cobra fuerza a medida que se avanza en la lectura de la novela, pero que realmente se queda como una incógnita que no se llega a aclarar del todo. Sea como sea, el final de Madame Bovary es uno de los finales más dramáticos y tristes que he leído nunca.

Curiosidades que hay que saber:

- Para escribir Madame Bovary, Flaubert se inspiró en la historia real de un discípulo de su padre llamado Delamare, cuya mujer se envenenó tras haberle arruinado y engañado.

- Los críticos más importantes de la época calificaron Madame Bovary como "arte de segundo orden", "obra laboriosa, vulgar y culpable", e incluso de "gran montón de estiércol"; de hecho, la novela será marcada en todo el mundo como un libro indecente y pernicioso.

- Tras su publicación, Flaubert pasa por un proceso judicial que termina en absolución, algo que lo coloca en el primer plano de la vida literaria.

- En las primeras ediciones francesas de la novela solían incluirse como apéndice la requisitoria del abogado imperial, la defensa, y el fallo.

- Ortega y Gasset comparó a Emma Bovary con Don Quijote, pues a la larga, ambos son víctimas de ideales inalcanzables.

- El carisma del personaje y el argumento de Madame Bovary han sido irresistibles para el mundo del cine, siendo adaptada en muy diversas ocasiones.

Tráiler: Madame Bovary (2015)


Película: Madame Bovary (1947)


Radio-novela: Madame Bovary


Radio: Letras íntimas


Ballet: Madame Bovary


Teatro: Madame Bovary (tráiler)


Madame Bovary en teatro


Canción: Como Madame Bovary - Liliana Felipe


Recordad que podéis ver todos los vídeos del blog aquí

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
http://enpositivo.com/2012/01/verdades-y-mentiras-que-nos-cuentan-de-la-economia/

http://historialit.blogspot.com.es/2009/06/madame-bovary-madame-bovary-publicada.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

La esfinge: el terror está en la percepción

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)