Las creencias y las tradiciones (a veces) no tienen nada que ver




"Lo que no entiendo es cómo una persona, siendo atea acérrima, pueda tener esa pasión por la Semana Santa."  Esto era lo que me comentaba una persona en relación a las pasadas fiestas de la Semana Santa, con sus tradicionales procesiones en honor a la religión cristiana. Como me comentaba, le parecía una total incoherencia que hubiera personas no creyentes celebrando, e incluso participando de festividades puramente religiosas; yo ya he conocido también algún que otro ateo ajeno a cualquier tipo de creencia que no tenga que ver con la pura ciencia participando en la Semana Santa, y yo también llegué a ver esto como un ejercicio de absoluta incoherencia, hasta que me paré a pensar en qué era lo que llevaba a tantos cristianos a celebrar la muerte y resurrección de Cristo portando iconos del Mesías crucificado durante toda una semana. La pregunta no tiene trampa, realmente hay que pararse a pensarlo ¿por qué cristianos, quienes se supone que deben conocer bien la palabra de la Biblia, omiten el dictado de Dios precisamente al respecto de la adoración de iconos?:

"El día en que el Señor habló con vosotros de en medio del fuego, en el monte Horeb, no visteis ninguna figura. Tened, pues, mucho cuidado de no caer en la perversión de hacer figuras en forma de hombre o mujer, ni figuras de animales, aves, reptiles o peces."

Este pasaje es del Deuteronomio 4, y es esta referencia respecto a la adoración a ciertas figuras donde muchos cristianos protestantes culpan al catolicismo de ignorar por completo la palabra de Dios, por poseer un buen número de iconos representando a santos (prácticamente cada ciudad de España tiene a su propio santo), vírgenes (lo mismo que con los santos), animales (no olvidemos la famosa estatua de la Virgen pisando la cabeza de la serpiente, o el cordero como símbolo de Cristo), y en general toda una colección de figuras icónicas que se pueden ver tanto durante la Semana Santa como fuera de ella. Aún así, y queriendo ofrecer mi voto de confianza, la opinión acertada a este respecto podría ser que dicho rechazo hacia los iconos tiene que ver con querer representar la figura de Dios porque nadie conoce el aspecto de Dios, y sin embargo, la adoración de iconos ajenos a Dios sigue presente, como los ejemplos que antes he puesto. ¿Podríamos decir entonces que son los propios cristianos quienes anteponen la tradición a lo que realmente dice la Biblia a este respecto? Pues es bastante probable que la tradición tenga mucho más poder que la creencia, al igual que pasa con los ateos seguidores de la Semana Santa; no es creencia, es tradición.

¿Cuánto saben los niños realmente sobre la cultura de su religión?

Otro punto a tener en cuenta son esos niños bautizados según el rito católico por unos padres que no son exactamente religiosos, pero que lo hacen "por si acaso" (¿por si acaso qué?), niños que luego celebran su comunión por los regalos (¿y a las autoridades religiosas no les incomoda que los niños solo lo hagan por los regalos?), niños cuyo interés por su religión es nula porque prácticamente todos los ritos que han hecho los han hecho por tradición, no por interés genuino; y estoy segura aún así de que muchos niños hacen la comunión y confirmación porque realmente tienen sus creencias, pero creo no equivocarme cuando digo que son una minoría. Y dicho todo esto, creo que tampoco me equivoco cuando digo que las creencias y las tradiciones (a veces) no tienen nada que ver.

Semana Santa y postureo


Recordad que podéis ver todos los vídeos del blog aquí
https://www.youtube.com/channel/UCOq0hbMiz_IBW6kIClelOAQ?view_as=subscriber

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
https://estaticos2.ileon.com/resources/files/2016/3/25/1458907988392encuentro21dn.jpg

https://laicismo.org/2012/09/paquetazo-neoliberal-la-iglesia-catolica-alemana-privatiza-la-comunion/33890/

Comentarios

Entradas populares de este blog

La esfinge: el terror está en la percepción

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)

Preguntas que debes hacerte sobre el Éxodo (II)