Preguntas que debes hacerte sobre el segundo libro de Samuel (I)


Como su propio nombre indica, este libro es una continuación del primer libro de Samuel, pero este segundo libro me resulta especialmente jugoso porque es aquí donde vamos a conocer como fue el reinado de David, uno de los monarcas más importantes de toda la Biblia, pues de su linaje desciende el mismo Jesús, ni más ni menos. Y aún así, a pesar de ser el elegido de Dios, vamos a ver a un rey especialmente vengativo y sangriento, un rey que adoraba las guerras y que eso llegó a contrariar al mismo Dios, pero eso lo analizaremos en otro momento. Ahora vayamos paso por paso.

Una de las cosas más sorprendentes que vamos a aprender de la personalidad de David es que es capaz de desearle mil desgracias a toda la familia de alguien que le ha hecho mal... ¡siendo él mismo pariente! Joab era oficial y pariente de David por parte de madre (aunque desconozco exactamente qué grado), y la afrenta que cometió contra el rey fue matar a su aliado Abner; debido a este hecho, David desea para Joab y toda su familia desde asesinatos, a hambruna y lepra. Recordemos que Dios había prohibido el castigo colectivo en el sentido de que la familia del condenado no muriera a causa suya, pero vistos los castigos que aún así van a recibir por simplemente ser familiares, casi es preferible la muerte.

Esta más que curiosa paradoja nos revela además algo más sobre la personalidad de David, y es que la razón por la que Abner fue asesinado se debió al hecho de que Abner había matado en una batalla al hermano de Joab. Siendo así, esto se trata de un ojo por ojo y diente por diente, que recordemos que en la Biblia no toma el cariz de venganza, sino de devolver exactamente el mismo daño que se ha hecho; en este caso es una vida por otra. Comparando la justicia que se ha tomando Joab con la que se ha tomado David, este rey se nos presenta como un rey especialmente vengativo por querer que el castigo contra Joab sea mucho mayor que simplemente "una vida por otra".

Para Dios, David siempre fue un rey recto y obediente  a todos sus mandatos, pero hay determinados detalles de su vida que pueden estar lejos de la rectitud para todos aquellos que no son Dios

Ahora, vamos a pensar en esta frase dicha por David en 2 Samuel, 5:

"David había dicho en aquella ocasión: 'Todo el que ataque a los jebuseos, que entre por el canal del agua y mate a los ciegos y a los cojos, a los cuales aborrezco con toda mi alma'. De allí viene el dicho: 'Ni los ciegos ni los cojos pueden entrar en el templo del Señor'."


Los jebuseos eran los habitantes de Jerusalén hasta que la ciudad fue conquistada por David, y semejante reacción contra ciegos y cojos tiene que ver con el hecho de que los mismos jebuseos le habían dicho que hasta los ciegos y los cojos le bloquearían la entrada a Jerusalén sin problema. De alguna manera, hasta podemos disculpar a David usando como excusa que ese desprecio se debe a lo dicho por los jebuseos, no porque odie a los ciegos y cojos por serlo, pero teniendo en cuenta que ni siquiera a Dios le agradan las personas con defectos físicos (en el Levítico prohibió que las personas con defectos físicos le hicieran ofrendas en el templo porque con su defecto rebajarían el carácter sagrado de su santuario, y eso lo dice así literalmente), que menos que poder tener dudas respecto a los verdaderos sentimientos de David. Y siguiendo con el tema de la discriminación por motivos de defectos físicos: ¿veríamos hoy en día aceptable que a una persona ciega, sorda, coja, o con algún otro tipo de invalidez, se le negara el acceso a iglesias o templos? ¿O que no pudieran tener una Comunión? Sería un acto de falta de humanidad bastante considerable, y hoy en día visto como algo absolutamente inaceptable, a pesar de que las personas con defectos físicos son víctimas constantes de rechazos, empezando por el mismo Dios. Y es por esto en lo que me reafirmo en algo que ya dije anteriormente acerca de cómo se debe tratar la Biblia y la religión en general: es la doctrina religiosa la que tiene que adaptarse a los nuevos tiempos y nunca al revés, luego lo que dice la Biblia, lo que dice el mismo Dios, nunca podrá ser una verdad o ley universal porque necesitará adaptarse a cada época histórica.


Pero no os preocupéis, porque en 2 Samuel 9, vamos a ver cómo le cae el escupitajo a David en la cara, o dicho de una manera más fina, vamos a ver de verdad cómo funciona la ley divina. Recordemos que Saúl, el primer rey de Israel, fue un mentor para David, a pesar que durante los últimos años de su vida Saúl solo quiso acabar con él, entre otras cosas, por la estrecha relación que éste mantenía con su hijo Jonatán. Pues bien, para honrar la memoria de su amigo fallecido, David quiso encontrar a un miembro de su familia al que pudiera acoger en Jerusalén y sentarle a comer a su mesa como si fuera un hijo más. Ese familiar de Jonatán era su hijo Mefi-bóset, inválido de ambos pies.



En la siguiente entrada, más aventuras y desventuras de la vida del rey David.

Todos los comentarios son bienvenidos.

Fuente de las imágenes:
https://rsanzcarrera2.wordpress.com/2015/04/10/david/

http://www.noticiasfinales.com/2016/08/20/descendientes-del-rey-david-afirman-que-el-mesias-ya-esta-en-israel-pero-aun-se-esconde/

https://imgur.com/gallery/jWr67J8

Comentarios

Entradas populares de este blog

La esfinge: el terror está en la percepción

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué

Frankenstein o el moderno Prometeo: entre lo divino y lo mundano (I)

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)