Preguntas que debes hacerte sobre el primer libro de los Reyes (I)



Nunca he empezado un artículo de esta manera, pero con este ensayo ha llegado el momento. Ha sido buscar la palabra "Salomon" en Google Imágenes, y al momento aparecer solo resultados de zapatillas y más zapatillas de deporte. Da igual que hayas sido uno de los reyes más importantes de la humanidad, da igual que tu sabiduría sea tu seña de identidad... en la era de internet, la única diferencia entre una zapatilla y tú, es la tilde de tu nombre. Simplemente poético.

Y después de esta dramática introducción, vamos de lleno a analizar el libro que por fin nos da a conocer a uno de los más grandes reyes que Israel ha tenido nunca: Salomón. Al principio de su reinado, este rey no le pidió a Dios ni riquezas, ni larga vida, ni la muerte de sus enemigos, sino inteligencia y sabiduría para gobernar; este punto es muy importante, ya que según la idea común del Antiguo Testamento y de los pueblos del antiguo Oriente, la principal responsabilidad que un rey tenía era dirigir al pueblo según las bases de un orden social justo, y para lograrlo necesitaba poseer una sabiduría superior que solo Dios podía otorgarle. De ahí el decir que los monarcas son los elegidos de Dios, pero aquí viene la cara B del asunto, porque la historia de Israel durante todo el período histórico que recoge el libro de los Reyes (cuatro siglos) está plagado de pecados e infidelidades, y los primeros responsables de esta situación son precisamente los reyes, y ni siquiera Salomón, aún teniendo la sabiduría concedida por Dios, se libra de pecado por sus concesiones a la idolatría y por sus excesivas cargas impuestas al pueblo. ¿Qué tendríamos que pensar aquí entonces? ¿Que el libre albedrío es más poderoso que la sabiduría otorgada por Dios?


Y como el principio de este ensayo ha sido un tanto especial, el resto del análisis también va a ser un poco más especial, ya que aunque hay mucho que decir sobre este libro en concreto, hay algo que me ha llamado poderosamente la atención sobre su lectura, y es la numerología del templo de Salomón, el templo que el rey construyó para Dios. Vamos a volver a clase de matemáticas en Reyes 6 y 7:

"La nave del templo, que estaba frente al lugar Santísimo, medía dieciocho metros de largo... (1+8:9)... El interior del Lugar Santísimo medía nueve metros de largo, nueve de ancho, y nueve de alto... (9+9+9:27:2+7:9)... Así que, de una punta a otra de las alas (seres alados decorativos) cada uno de ellos medía cuatro metros y medio... (4+5:9)... Su altura (seres alados) era también de cuatro metros y medio..."

Estamos viendo que el número 9 es la medida a seguir en todo el templo de Salomón, porque el 9 es el número más espiritual según la numerología, es el número del iniciado, el de la sabiduría, el de la perfección divina... Básicamente, si ponemos atención a la numerología de las construcciones de Salomón (no únicamente de este templo), veremos cómo prácticamente siempre obtenemos el número 9 sumando las medidas en altura y dimensiones de los palacios y de incluso el mobiliario.

Y está claro que el número sagrado tiene que tener su reverso

En la Biblia, y supongo que en todos los libros sagrados en general, la perfección numerológica no es una simple coincidencia, pues los números también forma parte del simbolismo, y el simbolismo repetido adquiere cierto poder y significado; recordemos también la importancia del número 40, pues 40 años vagaron los israelitas por el desierto, 40 años duraron los reinados de David y Salomón, 40 años vagó también Jesús por el desierto, con lo cual este número es el simbolismo del período de prueba (he leído también por ahí que WinRAR tiene un período de prueba de 40 días). No voy a citar todos los párrafos en donde esta exactitud matemática se repite, pero si hay algo que también me gusta destacar en la Biblia (no va a ser siempre todo malo) es que es un buen compendio sobre numerología y el poder de los números en general, y de hecho, también pienso que la relación que tienen los hechos de la Biblia con determinados números (40, 9, 7, 3...) nos provee de información bastante jugosa acerca de su poder simbólico. Una pena no tener un poco más de conocimiento acerca de la Cábala.

Para esta primera parte sobre el libro de los Reyes he preferido centrarme un poco más en el tema esotérico, pero en la segunda parte volveremos a ver a Dios haciendo una de las suyas.

Hasta entonces, espero vuestros comentarios en Google+.

Fuente de las imágenes:
https://www.salomon.com/us/product/sense-marin.html#

https://es.wikipedia.org/wiki/Templo_de_Jerusal%C3%A9n

https://www.pinterest.ca/pin/66357794489434821

Entradas populares de este blog

La esfinge: el terror está en la percepción

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué

Frankenstein o el moderno Prometeo: entre lo divino y lo mundano (I)

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)