Preguntas que debes hacerte sobre el segundo libro de los Reyes



Esta segunda parte del libro de Reyes, se centra ya en la última etapa del reino de Judá, el reino que por ahora más fielmente ha seguido a Dios comparado con el reino de Israel. Atención con la lectura de este libro, porque puede resultar sumamente confuso por la forma en la que los hechos son narrados, lo que puede ser debido a que las historias en esta ocasión son contadas de forma desordenada, no siguiendo el orden lineal habitual al que estamos acostumbrados. Teniendo en cuenta que las inconsistencias históricas de este libro se pueden explicar por el motivo antes mencionado, para este análisis voy a hablar de cómo tus actos pueden ser considerados buenos o malos, justos o injustos dependiendo de si eres elegido por Dios o no; y para ello voy a hablar de lo que sucedió con Atalía, madre de Ocozías, uno de los reyes que tuvo Judá. Cuando esta mujer se entera del asesinato de su hijo a manos de los hombres de Jehú, rey de Israel, hace lo que hemos visto otras tantas veces a lo largo de la Biblia: vengar su muerte eliminando a toda la familia real de Israel. David, uno de los más famosos reyes, fue especialmente vengativo contra sus enemigos, y sin embargo fue una figura venerada en la Biblia. Entonces ¿qué es lo que pasa con Atalía para que sea considerada no solo una usurpadora del trono de Judá, sino que además se diga en la Biblia que cuando esta muere a filo de espada en el palacio real, toda la ciudad quede tranquila? Atalía se había casado con Joram, rey de Judá, pero en realidad ella procedía del reino del norte; es decir, no era una "judía" pura. Si Atalía hubiera formado parte de la dinastía elegida por Dios desde el principio ¿hubiera sido visto su ataque contra la familia real como un acto de justicia por la muerte de su hijo?


El hecho de que fuera una mujer en el trono también influye quizá en el tratamiento un tanto duro que la Biblia hace de ella

Al principio pensaba que todo eran paranoias mías, que a lo mejor le quería ver los tres pies al gato, pero vaya por Dios (y nunca mejor dicho) que en este mismo libro hay un ejemplo muy parecido al de Atalía, y el tratamiento es absolutamente distinto. Conozcamos ahora pues, la historia de un rey de Israel llamado Jehú. Este tal Jehú fue consagrado como rey por Dios por los siguientes motivos:

"El Señor, Dios de Israel, dice: 'Yo te consagro rey de Israel, mi pueblo. Tú acabarás con la descendencia de Ahab, tu amo, y así vengarás la sangre de mis profetas y de todos mis siervos derramada por Jezabel. Toda la familia de Ahab será destruida; acabaré con todos sus varones en Israel, y ninguno quedará con vida. Voy a hacer con la descendencia de Ahab lo mismo que hice con la de Jeroboam, hijo de Nabat, y con la de Basaá, hijo de Ahías. En cuanto a Jezabel, se la comerán los perros en el campo de Jezreel y no habrá quien la entierre'." 

El tal Jehú contaba con respaldo profético y consumió su golpe de estado con un baño total de sangre, con extrema violencia, y a sangre fría. Es lo que hoy en día llamaríamos un auténtico tarado, pero fue elegido por Dios, y si fue elegido por Él ya no hay más que hablar. ¿Cuál era la diferencia entre Jehú y Atalía, si ambos parece ser que llevaron a cabo un exterminio por venganza? Atalía no había sido elegida por Dios, así que lo que hizo es visto como algo malo; Jehú si era un elegido, así que lo que hizo sí está bien, aunque a lo mejor se excediera un poquito. Si hay una ley que se mantiene estable en la historia de la Biblia es que una misma acción se ve buena o mala dependiendo de quién la perpetre, como sucedía con las "conquistas" de los israelitas y con las "invasiones" de los pueblos extranjeros. Y de la misma manera, las leyes de Dios se cumplen o no, dependiendo de la persona, como sucedió con la familia del rey Jeroboam, del que ya hablé en el primer libro de Reyes

Absolutamente cierto

Y ya que hablamos de la justicia de Dios, voy a dejar a vuestra libre reflexión si lo que sucede en 2 Reyes 17 es justo por parte de Dios o no. En este fragmento, vamos a ver lo que pasa con aquellos que no rinden culto a Dios, no porque lo rechacen, sino porque ni siquiera saben de sus existencia:

"Pero como esta gente no rendía culto al Señor, cuando comenzaron a establecerse les mandó el Señor leones que mataron a algunos de ellos. Fueron entonces a decirle al rey de Asiria: 'La gente que has llevado a las ciudades de Samaria para que se establezca allí, no conoce la religión del dios de ese país y , por no conocerla, Él les ha mandado leones que los están matando'." 

Curiosidades que hay que saber:

- Tanto Reyes 1 como Reyes 2 forman una sola obra.

- El rey asirio Salmanasar III poseía un obelisco que representaba a Jehú pagando tributo para evitar una invasión asiria, y dicho obelisco puede verse hoy en día en el Museo Británico de Londres.

- Como en el caso anterior, también pervive hoy en día el canal subterráneo que construyó el rey Ezequías para llevar agua a Jerusalén, y hoy todavía lleva el agua de la fuente del río Guihón hasta la piscina de Siloé, dentro de los muros de la ciudad

- En este libro de describe un caso de antropofagia, cuando la región de Samaria estaba pasando por un período de fuerte hambruna.

- Uno de los reyes de Judá, Acaz, es la única persona mencionada en la Biblia de la que se decía que poseía un reloj de sol.

- El profeta Elías fue llevado al cielo por carrozas de fuego; es decir, en realidad nunca se dijo que hubiera muerto.

Audiolibro: Segundo libro de Reyes


Documental: El origen de los judíos


Recordad que podéis ver todos los vídeos del blog aquí

Espero vuestros comentarios en Google+, donde también recopilo todas las entradas sobre la Biblia en el grupo Religión crítica.

Fuente de las imágenes:
http://septimomilenio.com/tag/reino-de-juda/

https://es.slideshare.net/Gerizim2011/repasando-a-los-reyes-de-jud-e-israel

https://www.salvosporgracia.com/entendiendo-la-justicia-de-dios

Comentarios

Entradas populares de este blog

La esfinge: el terror está en la percepción

Preguntas que debes hacerte sobre el libro de Josué

Frankenstein o el moderno Prometeo: entre lo divino y lo mundano (I)

Fausto, de Goethe: conociendo el Sturm und Drang (II)